París, 15 de junio de 2016

Querida Ofelia,

Te envío este poema escrito por Doña Marta Requeiro Dueñas a propósito de la reciente masacre llevada a cabo por un terrorista en el club gay en la ciudad estadounidense de Orlando. Su autora me lo mandó hoy desde Miami, ciudad en la que reside.

Esta masacre ha conmovido a la población francesa. La Torre Eiffel fue iluminada con los colores de la bandera del arcoíris, mientras que la fachada del Ayuntamiento de La Ciudad Luz fue cubierta por banderas de los EE.UU. y las del arcoíris.

Orlando

Contra gente divertida
irrumpe en la noche un fuego.
Las balas arremetidas
salen en nombre de un credo.

Medio centenar reunido
sangra esparcido en el suelo.
Orlando lamenta luego
el suceso acontecido.

En contra ha sido de aquellos
que se muestran diferentes,
en resumen, inocentes
reciben el atropello.

Porque dos hombres se besen
porque dos mujeres se amen,
porque no amemos iguales,
¿vivir no les pertenece?

Quedó en el aire el aroma
de perfumes y las risas
La vida se va de prisa
ante una bala que asoma.

Toma la noche el terror,
lloran las madres sus hijos.
No importa lo que hayan sido
si sólo daban amor.

Mil promesas sin cumplir
se rompen en el instante
ametrallan al causante
haciéndolo sucumbir.

Volvió el miedo a sonreír
de la mano de la muerte.
¿Si se navega con suerte
se logra sobrevivir?

Mano dura a los sucesos
en alta voz le pedimos
a quien el voto le dimos
que actúen como sabuesos.

La vida es para vivirla

en unión, paz, con amor.
Todo el rigor hacedor
a quien pretenda destruirla.

Marta Requeiro. Dueñas
© Marta Requeiro.

Mis más sinceras condolencias a las familias de las víctimas del horroroso acto de terrorismo llevado a cabo por el odio, la homofobia y el fanatismo en Orlando. Envío mi simpatía y solidaridad a todos los heridos y sus familiares. Que descansen en paz por la eternidad todos los asesinados.

¡Qué Dios bendiga y proteja a ese gran país que es los EE.UU.!

Un gran abrazo desde estas lejanas tierras allende los mares,

Félix José Hernández