Una vez más España ha sido la gran ausente en ese foro.

Bueno ya está hecho.

Una vez más y sin sorpresas, el comité Especial de Descolonización de la ONU ha aprobado una resolución presentada por Cuba donde se reclama el derecho a la autodeterminación de Puerto Rico.

El tema salta a la actualidad cada cierto tiempo, impulsado por las conveniencias políticas del régimen de La Habana que, poco a poco, ha ido colocando a sus peones aprovechando los meandros burocráticos (y democráticos) de esta institución internacional.

Como sucedió con la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (que tuvo que ser disuelta el 27 de marzo de 2006, pues sus decisiones aparecían sesgadas a favor de los intereses estratégicos de países como Irak, Irán, Libia, China, Rusia y los miembros de la Organización para la Cooperación Islámica), el Comité está compuesto por los “amigos” tradicionales de Cuba. A quien sin dudarlo un segundo, debemos reconocer la habilidad para movilizar a la opinión internacional a su favor y beneficio utilizando los mecanismos democráticos que niega a sus propios ciudadanos desde hace más de 55 años.

Sin embargo, esta vez hubo novedades: otros países que no son miembros de Comité (Nicaragua, Ecuador y Siria) apoyaron la trigésima tercera la iniciativa cubana que, como lo recuerda el embajador alterno de la isla Oscar León, exige la “autodeterminación y la independencia” para Puerto Rico.

Asimismo, el diplomático cubano luciéndose ante el foro, reclamó al Presidente de Estados Unidos la libertad del preso político Oscar López Rivera, de 71 años, encerrado durante más de tres décadas por la causa independentista.

Antes de la adopción por consenso del citado documento, el Movimiento de Países No Alineados, que agrupa a 120 naciones, y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, integrada por los 33 países de la región expresó también su apoyo a la autodeterminación boricua.

Durante las discusiones, el Movimiento Independentista Hostosiano (MINH) presentó una ponencia escrita por Wilma E. Reverón Collazo. Sufragado por Cuba, también intervino el Frente Socialista de Puerto Rico (FSPR). En cambio, el documento presentado por el Movimiento de Reunificación de Puerto Rico con España (que no pudo conseguir el apoyo de la península ni pudo enviar delegados) fue desestimado por el Comité de Descolonización.

¿Cuándo el gobierno de Mariano Rajoy va a comprender que dejar la iniciativa de estos justísimos reclamos a extremistas y demagogos, acentúa el descrédito internacional de la errática diplomacia española?

España está tan adormecida y ensimismada en contemplar a quienes desde dentro pretenden disolverla, que no ha sabido ver la magnífica ocasión de secundar la propuesta de Cuba y ofrecer al pueblo puertorriqueño la opción de su reintegración a España, como una más de las que se le ofrecen en este momento tan crucial. Eso podría haber sido un revulsivo para la política nacional, desarmando a los secesionistas catalanes y vascos.

Deja un comentario