Para los grandes luchadores de Puerto Rico

Cuando un pueblo sabe a donde va el mundo entero, se aparta para darle paso

Hay tres grupos de personas: los que hacen que las cosas pasen; los que miran las cosas que pasan y los que se preguntan qué pasó. He ido conociendo a puertorriqueños que saben que hay que ser pacientes y no pretender que llegue todo de inmediato pues el mundo no funciona así. Ustedes mis hermanos son personas firmes en sus actitudes y perseverantes en sus ideales y eso algo que realmente admiro pues teniéndolo todo en contra han conseguido que las cosas empiecen a cambiar en Puerto Rico y que día a día se les presta más atención y se siguen sumando los interesados en recuperar sus raíces, su pasado, su esencia, recuperar lo que siempre fueron a pesar de que se lo niegan : Españoles Puertorriqueños.

Nada sobre esta tierra puede detener al hombre que posee la correcta actitud mental para lograr su meta. Tan sólo una cosa convierte en imposible un sueño: el miedo a fracasar y ustedes amigos a pesar de las dudas de si se está logrando algo o no, de si podéis cambiar el rumbo de la historia, lo estás haciendo, daros tiempo. La libertad es el oxígeno del alma, es algo tan grande que cuesta asimilarlo. Pero la libertad nunca es dada; se gana.

Cuando un pueblo sabe a donde va el mundo entero, se aparta para darle paso. Y ustedes están luchando por hacer saber, por hacer comprender a su pueblo cuál es la verdadera esencia, la verdadera alma del pueblo puertorriqueño. A pesar de que dicha alma se sigue intentando ocultar y despreciar para manteneros cautivos, la vuestra es el alma española.

Dicen que los años arrugan la piel, pero renunciar al entusiasmo arruga el alma y es justamente la posibilidad de realizar un sueño lo que hace que la vida sea interesante. Hay que abrirle los ojos a vuestros compatriotas, que miren dentro de sí mismos. ¿Están satisfechos con la vida que están viviendo? ¿Seguir emigrando de vuestra propia tierra sobre la cuál no tenéis más derecho que os otorga el extranjero que la domina.

¡Basta ya de maletas en la historia de la insular miseria! Ellos, ellos,que cojan ellos la maleta. Los invasores de Puerto Rico que cojan la maleta. Los que venden la tierra que no es suya que cojan la maleta. Los que ponen la muerte en el futuro que cojan la maleta¡ ¡Que cojan para siempre la maleta!

Hispanista revivido.