Pedro Luis Pedroso Cuesta ‘EE.UU. no puede dar lecciones a Cuba en materia de Derechos humanos’

Este viernes se desarrolló el Segundo Diá­logo sobre Derechos Humanos entre Cuba y Estados Unidos

  • Un ejemplo del compromiso de la Isla con la protección de los derechos humanos es el alto nivel de ratificación por el país de instrumentos internacionales en la materia —44 de los 61 reconocidos—; mientras que Estados Unidos solo lo ha hecho con 18.

Cuba ratificó su voluntad de tener relaciones civilizadas con su contraparte en un marco de igualdad, respeto y reciprocidad, a pesar de las profundas diferencias existentes en cuan­to a las concepciones y el ejercicio de ese tema, informó el subdirector general de Asuntos Mul­ti­laterales y Derecho Interna­cional de la Cancillería cubana, Pedro Luis Pedroso Cuesta.

Desde la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores, el diplomático, quien presidió la delegación cubana a la cita, dijo a la prensa que el encuentro tuvo lugar en un ambiente profesional y respetuoso.

Señaló asimismo que la parte cubana de­fendió asuntos como la universalidad, indivisibilidad e interdependencia de todos los de­rechos humanos, los cuales deben tratarse en pie de igualdad a los derechos civiles y políticos como los derechos económicos, sociales y culturales.

En este encuentro, que es una continuidad del efectuado en marzo del año pasado a partir de una propuesta cubana, se reiteró la ne­cesidad de desarrollar intercambios de este tipo con pleno respeto a la igualdad soberana, la independencia y la no injerencia en los asuntos internos.

Pedroso destacó que la representación cubana expuso la realidad del país sobre asuntos como los logros en la promoción y protección de los derechos humanos, no solo para beneficio del pueblo, sino también el de otras muchas naciones del mundo.

Un ejemplo del compromiso de la Isla con la protección de los derechos humanos es el alto nivel de ratificación por el país de instrumentos internacionales en la materia —44 de los 61 reconocidos—; mientras que Estados Unidos solo lo ha hecho con 18, según el subdirector general de Asuntos Multilaterales y Derecho Internacional del Minrex.

Acorde con Pedroso, la comitiva cubana trasladó a su contraparte estadounidense —presidida en esta ocasión por el secretario adjunto para la

Democracia, los Derechos Huma­nos y el Trabajo del Departamento de Estado, Tomasz Malinowski—, preocupaciones por el respeto y garantía de los derechos humanos en Estados Unidos, y detalló al respecto la brutalidad policial sobre todo contra los afroamericanos, la inseguridad ciudadana y el aumento de las muertes por armas de fuego.

Otros asuntos como la discriminación de los migrantes y la racial también fueron abordados por la delegación de Cuba.

Los actos de tortura en los centros de de­tención y cárceles secretas y las ejecuciones extrajudiciales como parte de la lucha contra el terrorismo también son ejemplos de violaciones de derechos humanos cometidas por Washington en otras partes del mundo.

Pedroso dijo en ese sentido que Cuba criticó en particular, la permanencia del centro de detenciones en el territorio ilegalmente ocupado de la Base Naval de Guantánamo y las torturas y graves violaciones allí cometidas.

La delegación se refirió igualmente a los dobles raseros y la selectividad que prevalece en el tema.

En el intercambio se subrayó que el bloqueo económico, comercial y financiero im­puesto a Cuba hace más de 50 años, constituye una violación flagrante, masiva y sistemática de sus derechos humanos, dijo.

Pedroso culminó reiterando que si el Go­bierno estadounidense quiere realmente im­pulsar políticas que ayuden a los cubanos, lo imperativo es que elimine las restricciones p­a­ra contribuir decisivamente a desmontar una política que calificó de injusta.

Hispanista revivido.