El presidente de la Asociación Canaria y presidente del Consejo de Residentes Españoles de Cuba Carmelo González Acosta (CRE) solicita una nueva subvención

Dada la catastrófica cobertura de salud a jubilados españoles de Cuba, a la falta de medicamentos y otras necesidades, España cada día que pasa devía recursos para paliar a las ingentes necesidades de sus emigrantes, en particular en Cuba y Venezuela.

La “Asociación Canaria Leonor Pérez Cabrera” es una entidad Canaria reconocida por el gobierno cubano e inscrita en el Registro de Entidades Canarias en el Exterior. Es la única entidad canaria reconocida en Cuba y acaba de solicitar una subvención para financiar la adquisición de medicamentos para distribuirlos entre los canarios del territorio de su sede que carezcan de recursos y lo necesiten.

Aparecida el pasado 5 de octubre en la Base de Datos Nacional de Subvenciones, la propuesta  tiene grandes probabilidades de concretarse en breve dadas las relaciones privilegiadas del solicitante con el Gobierno de Canarias.

El compañero Carmelo

Carmelo González Acosta se ha ido convirtiendo en los últimos años en un interlocutor privilegiado entre las autoridades españolas acreditadas en La Habana y las más de 100 asociaciones que representan a los españoles de Cuba. Con el paso del tiempo, el infatigable compañero Carmelo , ha ido creando una intensa maraña clientelar entre Cuba y Canarias con el fin de drenar hacia la isla el torrente de dinero que España y las comunidades autónomas acuerdan cada año a la Emigración.

Recientemente, la lista que presentó a las elecciones de los Consejos de Residentes españoles de Cuba, ‘Unión Española de Cuba’, resultó ganadora con el  0,26 % de votantes. Una cifra que dice mucho sobre la poca representatividad del compañero Carmelo.

La ceguera voluntaria de las autoridades españolas en la isla

A pesar de la opacidad en el uso de estos dineros las autoridades consulares cierran los ojos. También lo hacen con respecto a su militancia política pues muchos de ellos son agentes en activo o jubilados de la Seguridad del estado cubano.

La situación es tan escandalosa que durante un viaje a La Habana el Director general de migraciones, Miras Portugal reclamó una renovación del CRE de Cuba. Veremos si para las próximas elecciones que probablemente tengan lugar en el mes de abril de 2016 sus deseos se realizan.

Pero si los argumentos anteriores no alcanzaran como demostración suficiente sobre la extraña inacción del CRE, baste señalar la indolencia que muestra en lo que concierne al tema –cardinal-  de la participación del electorado cubano-español en las pasadas elecciones del 20D. En efecto, resulta inadmisible e intolerable que de un censo electoral que cuenta en la isla con más de 116 mil inscritos, sólo hayan conseguido “rogar” el voto 732 y ejercerlo menos de 300.

Pero el dinero sigue fluyendo mientras los acucientes problemas de los españoles de Cuba siguen esperando.

 

Deja un comentario