Iván Arrache interpela a Ricardo Roselló y al gobierno de España, al que le reprocha su pusilanimidad ante el fuerte.

Como puertorriqueño, nieto de un hombre que rechazó la ciudadanía estadounidense para conservar su ciudadanía española al momento de la invasión estadounidense, y sabiendo que los tratos comerciales son ante todo un asunto político.

Recordando también que con la firma del Tratado de París el Gobierno de España dejó una deuda moral con Puerto Rico, cuyos derechos civiles, humanos y democráticos fueron secuestrados por el invasor.

Hoy en Puerto Rico NO se vota por un presidente ni tampoco por congresistas. Ante todo este escenario, esta institución se vuelve CÓMPLICE.

Cómplice de una organización del Partido Nuevo Progresista, una institución nacida gracias a la falsa ilusión de que algún día Puerto Rico pasará a formar parte de los Estados Unidos.

Ya nos regalaron, de nosotros se olvidaron, NO tienen ni la fuerza moral para pedir por nuestros derechos como hacen gobiernos más débiles como Ecuador y Cuba.

Aún así, me tomo el atrevimiento de SUPLICARLE, que por lo menos mire con valentía a los ojos a ese demagogo de Ricky Rosselló, y le recuerde, que por sus falsas prédicas en esta bendita isla olvidada por España y por Dios, hay familias que sufren…

Y que con su solución de estatus de estatidad Hawái y Alaska igual que Puerto Rico tienen Leyes de Cabotaje que les impiden hacer negocios con España. ¿Es mucho pedir para alguien que cree más en la diplomacia que en la justicia?

Que Dios lo ilumine.

Deja un comentario