Hace dos años su Majestad Felipe VI me dijo ¡cómo te hemos echado de menos! En realidad se dirigía a todos los sefaradíes en todo el mundo, a los descendientes de los judíos expulsados de España en 1492. Aprovechando la oportunidad de una nueva ley que nos permitía recuperar la nacionalidad española el monarca nos invitaba a regresar al país.

Confieso que en aquel momento dudé un poco porque después de todo han pasado 5 siglos… pero enseguida acepté el reto que se nos ofrecía con aquel histórico llamado.

Hice los trámites correspondientes pero sin esperar la naturalización me vine a España, el país de don Quijote y de Almodóvar, de Goya, del Real Madrid, de la Inquisición y de la post movida. Una España que explora su pasado y que al mismo tiempo lo relega. He hablado con la gente, escritores, poetas, profesores, pero durante aquellos días mi expediente de naturalización tropezaba con obstáculos administrativos imprevistos. Regreso a Sefarad es una palpitante novela de aventuras que tiene lugar en uno de los países de Europa más entrañables, al mismo tiempo que contiene una reflexión sobre la identidad.

Deja un comentario