Cuba: la pista de hielo que “surgió” en pleno Malecón de La Habana

 

Algunos miran, otros se calzan alguno de los patines viejos traídos desde EE.UU.: desde esta semana los cubanos pueden deslizarse sobre hielo frente al mar Caribe y bajo el sol de La Habana. Y detrás hay un mensaje político.

 

Frente al mar Caribe y bajo el sol rabioso, un grupo de niños intenta aprender a mantenerse en pie sobre el filo de las cuchillas de sus patines de hielo.
Otros son más experimentados: van en maillot deportivo e intentan algún cruce de piernas o alguna pirueta sobre el filo de sus botas.
Todo esto ocurre en el Malecón de La Habana, esa explanada que recorre la costa frente al mar en la capital cubana: un escenario poco frecuente para ver una pista de hielo en pleno funcionamiento.
Está abierta al público desde esta semana y es la instalación concebida por un artista para la 12ma. Bienal de Arte de la ciudad.
El estadounidense Duke Riley fue quien se inventó la propuesta.
Y no sólo para que los locales pasen el rato –sobre patines algunos, los más observando desde las gradas– también es un vehículo para un mensaje de contenido político.
“El hecho de que es absurdo que haya hielo en el Caribe, que no tiene sentido, es una de las razones por las que quise hacerlo”, apunta el artista en diálogo con BBC Mundo, mientras se seca el sudor de la frente, cubierta la cabeza con un gorro de fieltro marrón con pluma.
Aunque no sólo se trata de sorprender a los cubanos, poco habituados a deportes asociados al invierno y al frío.
Según Riley, los movimientos sobre las cuchillas de cromo son una metáfora sobre “el deshielo” en las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, que transitan una etapa de diálogo después de 50 años de distanciamiento.
“Creo que los dos países, y sus relaciones, tendrán mucho más intercambios culturales. Aunque eso puede ser negativo o positivo según el caso, sin duda habrá cosas que tendrán mucho impacto (en esta nueva etapa)”, apunta el creador.
Titulada “La esquina fría”, la pista se inauguró en el marco de la bienal de arte que tiene lugar cada dos en La Habana y que, en esta edición, congrega a 200 artistas de 40 países.
Se armó en unos días, con la ayuda de una brigada cubana, usando un sustituto del hielo cubierto por un lubricante especial.
Y Riley se trajo consigo unos 200 pares de patines viejos de una antigua pista de Queens, Nueva York.
Y aunque no muchos lo recuerdan, no es la primera vez que el Malecón se “cubre” de hielo: a pocos metros de donde está esta instalación, funcionó una pista cuando, en los años 30 del siglo pasado, los estadounidenses en la isla soñaron con formar un equipo de hockey sobre hielo llamado El Tropical, que duró apenas una temporada.

Deja un comentario