Poder más legitimidad

París, 20 de septiembre de 2015.

Querida Ofelia:

El presente artículo fue escrito por nuestro viejo amigo, el poeta disidente cubano Yndamiro Restano. Sus puntos de vista suelen prestarse al debate de ideas, dentro del contexto de la Libertad de Expresión, uno de los pilares de nuestra Democracia Occidental.

“Hacen muy bien las fuerzas constructivas, dentro y fuera de Cuba, aquellas que participan en el actual proceso histórico de cambio, que tiene lugar en la Isla, en dar el paso del marxismo-leninismo a la Etica Cristiana como imagen legitimadora.

Es muy peligroso que los cubanos se queden sin Paraíso y que la contradicción dialéctica entre Mercado y Etica se quede desbalanceada y el Mercado sustituya el discurso Etico de la República, precisamente fundada por sacerdotes liberales.

Además, la ética martiana confluye de manera casi natural con la Cristiana, aunque la propuesta del Apóstol se resuelva en una especie de Cristianismo Pagano, que anuncia como Providencia al propio Espíritu de la Naturaleza y como primera ley de la nación el culto de los cubanos a la Dignidad Plena del hombre.

La República naciente tenía que tener como fundamento la libertad porque sin libertad no hay verdad. Hay estancamiento en los símbolos del poderoso y la verdad se esconde o huye. Obviamente, cualquier esfuerzo emancipador que encadene la creatividad del pensamiento crítico termina en una dictadura. El Papa Bergoglio, ha dicho sobre la importancia de ejercer el pensamiento crítico que una Curia que no se autocritica, que no se confronta con la realidad, es un cuerpo enfermo.

Excelente esta legitimidad que aporta el Papa Francisco al proceso histórico de cambio que tiene lugar en el seno del heroico pueblo de Cuba. En las fuerzas históricas se produce una contradicción dialéctica entre el Mercado y la legitimidad Etica, ya que poder más legitimidad , es igual a autoridad. No existe empeño social posible sin legitimidad. Más aún, yo diría que pasa lo mismo a nivel individual. El ser humano, en general, necesita nutrir con un contenido ético sus acciones vitales.

Las gravísimas experiencias del siglo XX con sus totalitarismos y su violencia casi monstruosa, tuvieron su origen en olvidar el balance insoslayable que tiene que existir en el escenario histórico entre el Mercado y la legitimidad Etica.

Tanto el estalinismo, como el capitalismo salvaje llegaron a su nivel de incompetencia en el siglo pasado. Una moral dogmatizada que pisoteó las fuerzas productivas, en unos casos, mientras en otros, el dinero omnipresente, que aplastó una legitimidad ética, imprescindible para lograr un desarrollo integral, fracasaron; tanto un polo como el otro, perdieron la perspectiva del balance. Aquellos polvos trajeron estos lodos.
No obstante, hoy ya se empiezan a vislumbrar, después del patético curso que dio a la historia la modernidad y su diosa la “razón omnipotente”, muros que se caen y puertas que se abren. Por supuesto, uno de los líderes más preclaros de este liderazgo de salvación de la Humanidad, es su Santidad, el Papa Francisco Bergoglio. La Razón Sensible de Dios lo ha querido así. Especialmente porque su lectura de la realidad es integral. Bergoglio no se queda en el Dogma ni en la razón científica. El Papa Francisco percibe la realidad por los sentidos, pero la matiza de amor, la diviniza, porque sabe escuchar la voz del corazón. En fin, su Santidad está conectado con lo mejor de nosotros mismos; con lo mejor de la Creación; con el principio esencial de su Iglesia: La Caridad.

El templo de Martí era la Libertad; el de Bergoglio es la Conciencia de la Humanidad. Dos visiones que se funden y se complementan en el eco misterioso de los tambores de nuestro Cristianismo Pagano”. Yndamiro Restano
Un gran abrazo desde La Ciudad Luz,

Félix José Hernández.

Foto: El papa Francisco durante la misa en la Plaza de la Revolución, en La Habana, el 20 de septiembre de 2015.

Hispanista revivido.