¿Podría la economía cubana sobrevivir sin las remesas desde Estados Unidos?

Un reportaje de NBC analiza en cifras cómo las remesas de cubanoamericanos están contribuyendo a la creación de empresas y un mayor nivel de vida en la isla.

¿Cuánto aportan las remesas desde Estados Unidos a la economía cubana? ¿Podría sobrevivir este país y sus nuevos empresarios sin este tipo de ingresos?

Estas son algunas de las preguntas que se plantea un reportaje de NBC y que analiza en cifras cómo los cubanoamericanos están contribuyendo a la creación de empresas y un mayor nivel de vida en la isla.

Tal y como recoge este medio en palabras de Jorge Duany, director del Instituto de Investigaciones Cubanas de la Universidad Internacional de Florida en Miami, “aproximadamente un tercio de los cubanos reciben dinero del extranjero“, lo cual es un número sorprendente para cualquier otro país del mundo.

Teniendo en cuenta que muchas de estas remesas están entre los 100 y 200 dólares mensuales cuando el salario promedio está por debajo de los 24, esto supone “una diferencia sustancial en el nivel de vida de la gente”, señala.

Este tipo de ingresos, enviado principalmente por cubanos que viven en Estados Unidos a sus familiares, ha jugado un papel esencial en el crecimiento de la economía cubana desde septiembre de 2009, año en el que las restricciones a la cantidad de dinero que se podía enviar a sus familiares en Cuba fueron eliminadas. Pero incluso sin demostrar lazos familiares las cifras permitidas también son importantes: se elevó de $500 a $2.000 por trimestre, o bien $8.000 anuales.

Calcular el total de las remesas de Estados Unidos a Cuba sigue siendo difícil en cualquier caso por la diversos procedimientos para enviar el dinero que existen, ya que además de las transferencias de dinero, los ciudadanos norteamericanos que puedan viajar a Cuba legalmente tiene autorizado portar hasta $10.000. Pero además existen otros procedimientos -legales o no- que no quedan reflejados en las estadísticas.

Con estos datos, el Departamento de Estado de EEUU estima que anualmente se envían a Cuba entre 1.400 y 2.000 millones de dólares, aunque “otros medios dicen que el número real podría estar más cerca de los 3 o a 4.000 millones” según apunta Alanna Tummino, directora de política de la Sociedad de las Américas y Consejo de las Américas. Como apunta esta experta, “ya se trate de $1.400 millones o $3.000 millones, es un montón de dinero. Desempeña un papel importante en la economía cubana”.

Las remesas en la economía de Cuba

Si se extrapolan estos datos con las cifras que maneja el Banco Mundial, las remesas estarían aportando entre el 2 y el 5 por ciento del producto interno bruto del país en 2013, valorado en $77.15 billones.

Pero para otros expertos como Manuel Orozco, miembro de Diálogo Interamericano, un centro de estudios con sede en Washington, las cifras reales son mucho más bajas. Según sus estimaciones el dinero en remesas desde EEUU estaría en torno a 770 millones de dólares, una cantidad que según éste podría duplicarse hasta los 1,4 billones a finales de 2016 gracias a la flexibilización de las normas.

Hace cinco años, el gobierno cubano despidió a unos 500.000 trabajadores en respuesta a su baja productividad. Esto ha supuesto que los cuentapropistas hayan aumentado en los últimos cinco años, alcanzando un 10 por ciento de toda la fuerza laboral. Y aunque las categorías donde se desempeñan son muchas, la mayoría de ellos sigue optando por montar pequeños restaurantes de gestión familiar, los alojamientos para turistas o negocios de taxis como forma de vida. Y gracias a las remesas son capaces en muchas ocasiones de sacar adelante estos negocios.

Un 32% de los nuevos negocios en Cuba ha salido adelante con el dinero de las remesas

En un país en el que es casi imposible acceder a los los préstamos bancarios, las remesas juegan un papel importante en el autoempleo. Según una encuesta de 2014 realizada por activistas sindicales, un 32% de los nuevos negocios en Cuba ha salido adelante con el dinero de las remesas y es probable que en un futuro cercano jueguen un papel mayor como resultado de la normalización de las relaciones diplomáticas y proliferen los métodos y puntos de pago, indica el reportaje de NBC.

Aunque no aporta datos concretos, el mejor ejemplo de esta tendencia es la empresa Western Union, que volvió al negocio de las remesas desde Estados Unidos en el mercado cubano hace 15 años. Según su portavoz Pia De Lima, esta compañía “espera que su negocio crezca a medida que más personas se sienten más cómodos con el concepto”.

En su caso, cuenta, “abrimos en Cuba con 36 lugares; ahora tenemos más de 400”. “La clave es que cuantos más puntos de acceso se tiene, es más probable que la gente los utilice”.

Según datos de Western Union, el 62% de los cubanos recibe dinero del exterior por medio de sus oficinas en la isla.

Hispanista revivido.