Ponte el cuerpo. Javier Codesal

 

 

 

Ponte el cuerpo.
Ponte el cuerpo.

León, 14 de junio de 2015.

Querida Ofelia:

MUSAC,

presenta desde el 18 de abril una exposición retrospectiva dedicada a Javier Codesal, considerado uno de los artistas pioneros en la introducción del videoarte en España. La muestra, que lleva por título ‘Ponte el cuerpo’, se centra en uno de los temas fundamentales en la obra de Codesal: el cuerpo, en su dimensión tanto íntima como social. A partir de este hilo conductor, el artista despliega en la sala 3 del museo un recorrido por veinticinco obras fechadas entre 1988 y 2015 –la última de ellas producida específicamente para la exposición- que tienen el cuerpo como como soporte para el análisis de las dificultades para vislumbrar, comprender y abarcar la existencia humana. En la muestra podrán verse tanto vídeos, cortometrajes, instalaciones y fotografías, como ejemplos de su hasta ahora menos conocida producción poética y de dibujos.

Javier Codesal (Sabiñánigo, Huesca, 1958) es uno de los artistas que mejor ha sabido estructurar en España un lenguaje propio a partir de la utilización del vídeo y del espacio, dentro de una tradición audiovisual enraizada en lo antropológico, lo vernacular, o el folclore. En su trabajo se suceden múltiples temas: el paso del tiempo, la memoria, la incomunicación, la pérdida y la muerte, lo real y el deseo, la construcción de la imagen y su relación casi física con el tiempo, lo cinematográfico y sus posibles formulaciones actuales, la relación entre palabra e imagen, el canto y la oralidad, y, en general, la actualización de la práctica del retrato.

En todos estos temas presentes a lo largo de su extensa producción se imbrica la atención que el artista ha prestado al cuerpo como manifestación y vehículo privilegiado del ser, más allá de la ejemplificación del individualismo o el culto a la personalidad propios de nuestro tiempo. Así, a través de él aparecen en las obras de Codesal la identidad, el dolor, los gozos, el placer o la enfermedad, de forma tan brutal y despojada como dulce y delicada. Los cuerpos que se sitúan delante de su objetivo se presentan ante el espectador como enigmas que reclaman insistentemente atención. En el trabajo de Codesal todo cuerpo es un texto que tiene capacidad de hablar, y los que recoge la exposición hablan de las cuestiones más humanas y más inefables: la existencia, el deseo, el amor, la belleza, el erotismo, la comunicación, el conocimiento, la pérdida, el abandono, la debilidad, la enfermedad, o la muerte.

La exposición toma su nombre de un verso del poema ‘Los desgraciados’ de César Vallejo, un título que es a la vez un imperativo, una invitación y una sugerencia: ‘Ponte el cuerpo’. En la exposición el cuerpo reclama la atención que le corresponde, se levanta y aparece ante el espectador para hablar a pesar de la dificultad, del pudor o de la modestia.

La más antigua de las obras expuestas es ‘Sábado legionario’ (1988), una pieza en la que la individualidad del cuerpo juvenil es absorbida por la masa. La obra más reciente es ‘Ponte el cuerpo’ (2015), una producción realizada específicamente para la muestra en MUSAC y sustanciada en una serie de fotografías centradas en el cuerpo de un modelo con el que el artista se encuentra repetidamente en un hotel y al que observa, analiza y se acerca a través de la cámara, que se convierte en excusa perfecta para el placer de la contemplación y el dolor del conocimiento.

Entre estas dos obras aparecen múltiples cuerpos que han emergido a lo largo de la producción del artista: el cuerpo-máquina (‘Sábado legionario’, 1988), el cuerpo del placer (‘Centauro’, 1988), el cuerpo del dolor (‘Tras la piel’, 1996), el de la necesidad (‘Fábula a destiempo’, 1996), el del deseo (‘Estudio’, 2002), la ensoñación (‘Fábula del hombre amado’, 1999), el de la pérdida (‘Feliz humo’, 2006), el de la comunicación y ‘ la incomunicación (‘Inmóviles’, 1999), o el de la muerte y de la ausencia (Días de sida, 1989).

Algunas de las obras mencionadas tienen como objeto la fragilidad, la muerte, la enfermedad, y en concreto el contagio por VIH. Es el caso de la serie de obras tituladas ‘Días de sida’ (1989-1996) o ‘Tras la piel’ (1995), en las que aparecen metafóricamente tanto los efectos de la enfermedad sobre el cuerpo o la perdida ante la inminente desaparición, como sobre todo el erotismo, la belleza o el cuidado. Codesal fue uno de los primeros artistas españoles en visibilizar la pandemia, tanto en la exposición individual titulada ‘Días de sida’ (Galería XXI, Madrid, 1993) como en la muestra ‘Sida, pronunciamento e acción’, comisariada por Juan de Nieves (Pazo de Fonseca, Santiago de Compostela, 1994).

La atención del artista a la corporalidad tanto en su esplendor y como en su más extrema fragilidad se corresponde con una atención a lo concreto, la fisicidad o la realidad que se aleja bastante de las aproximaciones del realismo y naturalismo documental. Sin estetizaciones, la tensión irresoluble de Codesal frente a lo real -y, por ende de los espectadores con la realidad- se produce con una lógica particular, interna y casi íntima. La cámara es el dispositivo y la excusa que propicia el acercamiento para seguir el ritmo de la existencia y de la realidad. Es por ello que, en el caso de las obras de Codesal, la intimidad y lo familiar juegan un papel crucial, aunque se trata de un acercamiento que no es nunca invasivo ni obvio.

Javier Codesal ha tenido una discreta presencia pública que no tiene relación con la importancia de su trabajo. Su obra se ha expuesto en las instituciones más destacadas de España: En 2009 el Centro de la Imagen La Virreina, de Barcelona, le dedicó una importante retrospectiva a su obra bajo el título Dentro y fuera de nosotros, y diez años antes, en 1999, el Espacio Uno del Museo Reina Sofía lo consagró como uno de los principales videoartistas de su generación. Tiene un larga trayectoria y una intensa producción que ha presentado en numerosas exposiciones, tanto individuales como colectivas, en centros culturales, galerías y museos como: MACBA (Barcelona, 2014), La Virreina (Barcelona, 2009), Galería casa sin fin (Madrid, 2011), Diputación Provincial de Huesca (Huesca, 2005), Galería Estrany – de la Mota (Barcelona, 2004), MUA (Alicante, 2003), Sala Imagen (Sevilla, 2002), El Roser (Lleida, 2002), Palacio de Abrantes (Salamanca, 2000), Espacio Uno del MNCARS (Madrid, 1999). Entre sus últimas exposiciones colectivas se encuentran ‘La herencia inmaterial. Ensayando desde la colección’, MACBA (Barcelona, 2014); ‘Colonia apócrifa. Imágenes de la colonialidad en España’, MUSAC (León, 2014); ‘Video(S)torias’, Artium (Vitoria, 2011); ‘Intervalo’, Museo de Arte y Diseño Contemporáneo, (San José, Costa Rica, 2011); ‘Cazadores de sombras’, Museo Nacional de Bellas Artes de Cuba (La Habana, 2009); ‘El discreto encanto de la tecnología. Artes en España’, ZKM, (Karlsruhe, Alemania, 2008); ‘Paisatges després de la batalla’, Centre d´art La Panera, (Lleida, 2004); ‘Gestes, Printemps de septembre’, Ecole des beaux-arts (Toulouse, 2003); ‘Pantalles Sensibles, Vieoart dels anys 90’, Fundación “La Caixa” (Lleida y Girona, 2002); ‘Between the Skin and the Distance’, Salvador Dalí Museum (St. Petersburg, Florida, 1999). ‘SIDA, Pronunciamento e Acción’, Palacio de Fonseca (Santiago de Compostela, 1994); ‘Visiones Privadas, Museo Carrillo Gil’ (México D.F., 1993); Bienal de la Imagen en Movimiento´92. Visionarios Españoles, MNCARS (Madrid, 1992).

Además de su actividad expositiva, Codesal llevó a cabo entre 1993 y 1996 la reconstrucción y finalización de la película Acariño Galaico de José Val del Omar por encargo de la Filmoteca de Andalucía. También, ha publicado los libros de poesía Ha nacido Manuel (Icaria, Barcelona, 2005), Feliz humo (Centro Municipal Puertas de Castilla, Murcia, 2005. Reeditado por Periférica, Cáceres, 2009) e Imagen de Caín (Icaria, Barcelona, 2002) y un ensayo sobre su obra cinematográfica Dos películas (en coedición con Periférica y Casa sin Fin, Cáceres, 2010). Actualmente es profesor en la facultad de Bellas artes de la Universidad de salamanca.

Ponte el cuerpo. Javier Codesal . Hasta el 6 de septiembre de 2015. Comisario: Manuel Olveira. Lugar: Sala 3, MUSAC. Avenida de los Reyes Leoneses, 24 · 24008 León.

Un gran abrazo desde nuestra querida y culta España,

Félix José Hernández.

 

Hispanista revivido.