Fue la Liga Jónica la primera y única revolución cultural de la historia del hombre

En aquella esfera pública de discusión – que diría Hebermas -, llamada Koinon, se creó una de las mayores aventuras del pensamiento humano. El análisis de la realidad a través del juicio, el funcionamiento comparado de las cosas, la deducción e inducción, etc., ofrecieron a las generaciones siguientes un pensamiento más elaborado y un entendimiento más comprensivo de las nuevas técnicas que iban apareciendo.


Sólo las revoluciones que no dejan al hombre fragmentado y duran siglos sin rechinar al pensamiento racional y a los sentimientos pueden considerarse como tales. Son las revoluciones culturales.


El tiempo que se nos echa encima como una pesada apisonadora es impredecible. Si hacemos caso a Schumpeter, la Cuarta Revolución Industrial será al mismo tiempo destructiva y creativa. Seguramente, más de lo primero que de lo segundo.


Hasta ahora podía afirmarse que todos los seres humanos éramos platónicos o aristótélicos, porque toda la filosofía, madre de todas las ciencias, ha seguido una u otra dirección; en esta revolución que empieza nadie nos ha asegurado que detrás de la invención habrá una moral generalmente aceptada o primacía del humanismo sobre la máquina.

Un mayor entendimiento entre España y Portugal sólo tiene sentido si estamos dispuestos a ofrecer al mundo un proyecto de vida más humana y diferente


A falta de un liderazgo moral en el mundo, las naciones líderes que existen lo ejercen sólo en el plano militar o económico, una nueva Liga Ibérica, surgida de las grandes experiencias positivas y negativas de España y Portugal, herederas del conocimiento de Grecia y Roma, de la cultura árabe, de la sabiduría de los pueblos de América y de nuestra asimilación europea, debería asumir la responsabilidad de recoger todas las ideas de la Ilustración y ofrecer al mundo una filosofía de vida que compense lo impersonal de una tecnología que debe estar al servicio de la humanidad en general, todos los seres vivos, y no de intereses económicos, políticos, militares, etc.


Un mayor entendimiento entre España y Portugal sólo tiene sentido si estamos dispuestos a ofrecer al mundo un proyecto de vida más humana y diferente, si estamos dispuestos a anticiparnos al futuro y controlar sus desafíos.


Una nueva Iberia solo es deseable si es una fiel copia de Jonia.

Partido Ibérico (íber)

Deja un comentario