¿Por qué no hay leche en Sancti Spiritus?

Puertas adentro de la industria los trabajadores conocen muy bien en qué consisten las dificultades

Unas veces lo distribuyen a las seis de la mañana y otras a las diez de la noche

No se vislumbra una solución dado el estado de los medios de producción y distribución

Desde hace varios días adquirir la leche destinada a los niños más pequeños, embarazadas, ancianos y dietas médicas se ha convertido en un adivina adivinador, pues la población espirituana navega en una interrogante: ¿Cuándo llega?

Y es que casi a diario quienes tienen la responsabilidad de recibir y vender en las bodegas dicho alimento, junto a los propios consumidores, están siempre bajo una incertidumbre, pues unas veces lo distribuyen a las seis de la mañana y otras a las diez de la noche.

En torno al tema se desencadenan varias situaciones sin que hasta la fecha se vislumbre una solución definitiva; por el contrario, solo curitas se colocan sobre las dificultades objetivas y subjetivas que hacen cada vez más recurrente la problemática dentro y fuera de la industria láctea, entidad encargada del acopio, procesamiento, comercialización y distribución de la leche y el yogur en la provincia.
Las causas de la demora en la llegada de la leche a la bodega son diversas.

“En ocasiones el jefe de bloque nos avisa que el Lácteo distribuirá más tarde, sin precisar el tiempo que debemos esperar. El pasado día 2, por ejemplo, el carro llegó pasadas las doce de la noche, y el producto se echó a perder, pero a las seis de la mañana volvieron con el otro envío. ¿Acaso no era más razonable realizar un solo viaje al amanecer?”.

Puertas adentro de la industria los trabajadores conocen muy bien en qué consisten las dificultades. Por ejemplo, el 18 de septiembre se rompieron las calderas de vapor, sin las cuales resulta imposible garantizar los procesos de elaboración para cubrir las entregas de unos 13 000 litros diariamente, equipos con muchos años de explotación y sin respaldo de piezas de repuesto, a pesar de que en marzo se concluyó la instalación de una nueva caldera, que funciona pero no soluciona el problema.
Igual inestabilidad presenta la máquina selladora de bolsas, al dejar en cada turno un número significativo de envases con hendiduras que propician el derramamiento de la leche durante su traslado y estadía en las tiendas, situación asociada al empleo de un nailon de mala calidad.
A estas dificultades se unen otras referidas al mal estado en que se encuentran los pasteurizadores, así como la inutilidad del sistema de desinfección química o el alto grado de deterioro y obsolescencia que de manera general presenta la planta, la cual pasó años sin recibir inversiones y que si hoy “camina” es gracias a las inventivas de los innovadores del centro.
Según la dirección de la Empresa de Productos Lácteos Río Zaza en Sancti Spíritus, no menos complejas resultan las limitaciones con el parque de carros para la distribución en la red del comercio, el consumo social y la merienda escolar de toda la provincia, a lo que se une la carencia de cestos para el traslado de los productos, que provoca también tropiezos en la comercialización.

La falta de piezas, baterías, neumáticos y otras, que a veces no dependen del financiamiento, sino de la existencia de estas en el sistema de venta en divisas, hace que el coeficiente de disponibilidad técnica de los vehículos destinados a cubrir más de 17 rutas de distribución se encuentre a un 60 por ciento.

Para su completamiento se contrataron seis carros de otros organismos, pero en ocasiones han presentado roturas y al parecer las reclamaciones, válidas en este tipo de contrato, se quedaron en papeles.
Ante todas las dificultades objetivas y subjetivas por las que atraviesa la industria láctea en el territorio, con más razón tiene que existir una estrecha relación entre esa entidad y el sistema de Comercio en el territorio para lograr una adecuada información a la población, sobre todo con tiempo, cuándo y cómo, si a granel o en bolsa, y el grupo al que le corresponde adquirirla en cada jornada.
Es cierto que se emiten notas informativas por la radio, pero eso no es suficiente porque no todos los espirituanos cuentan con ese medio de comunicación en sus hogares, ni tampoco están constantemente escuchándolo, de ahí la necesidad de que Comercio concilie con suficiente antelación, mediante el departamento de Distribución y el Puesto de Dirección del Combinado Lácteo, bajo qué circunstancias se repartirá la leche, y así evitar molestias a la población.
No obstante, corresponde a la Pasteurizadora solucionar los problemas, muchas veces subjetivos, dentro de la industria porque si logramos que el vaquero madrugue para enviar en tiempo la leche, no es lógico que los espirituanos tengan que adivinar el momento en que recibirán el producto.

Hispanista revivido.