Por: Ángel Santiesteban-Prats
He demorado mi respuesta porque he esperado, he apurado mi regreso a Cuba, para emitir mis puntos de vista, porque hacerlo desde lugares donde no corro ningún riesgo me hace sentir cobarde, y esto es solo una impresión personal.
Desde un principio es bueno aclarar que a Antonio Rodiles no le hace falta que lo defiendan. Ha demostrado tener la suficiente entereza para enfrentar sólo sus contiendas. Tampoco es de los líderes que se ocultan mientras sacrifican, como reses, a una caterva de fulleros que lanzan al ruedo público, y que asemejan a las hordas de gladiadores que se degüellan entre sí, o peor, a esa chusma que criticamos en los Encuentro de las Américas en Ciudad de Panamá y ahora en Lima, en busca de histrionismos, quince minutos de fama o alguna prebenda para su peculio personal.
Desde que conocí a Antonio Rodiles, siempre ha sido el primero en ir delante y recibir los zarpazos de la dictadura. No se esconde para que otros hablen por él. No vive del pasado de su familia, del sacrificio que ellos hicieron y que sin arriesgar nada, pudo disfrutar de beneficios; él se los gana aun, enfrentando a esa propia familia que es parte del régimen; expone su cuerpo todos los días, no algún día de pasada y pernoctar en La Habana. Ha estado siempre al lado de los que la policía política sacrifican y encarcelan, así como de su familiares, aunque luego le muerdan la mano.
Vale recordar que cuando el expresidente Barak Obama –el hombre más poderoso del mundo en su momento– quiso dictar su política grasienta contra el régimen de los Castro, el Foro por los Derechos y Libertades, liderados por Berta Soler y Antonio Rodiles, en pleno rostro en la reunión de La Habana –que los recibió por la cocina para no marcarse con la dictadura– le dijeron que no, que era una política errónea y un espaldarazo al régimen; pero a Obama no le importaba la disidencia cubana, no le interesaba ver los brazos de Antonio inflamados y heridos por los abusos de la policía política, no le concernía que las Damas de Blanco fueran abusadas, y son aún hoy, cada domingo. Si ellos le dijeron eso a Obama, cómo no se lo van a decir a Rosa María o a quien fuere necesario, en pos de la transparencia política.
Por momentos me pregunto si Antonio es un político. Es tan honesto que a veces parece que algo falla, máxime cuando vivimos en un mundo de embustes. Coincidimos en espacios públicos donde todos tenemos la misma voz y ayudan a confundir y tergiversar.
Antonio jamás habla por la espalda. Dice las cosas de frente y a eso es a lo que muchos le temen. A Rosa María Payá le ha dicho en persona que no diga que vive en Cuba, porque no es cierto. Pasar por Cuba y tener libreta de abastecimiento, no quiere decir que vive en Cuba. Le ha dicho también sus desacuerdos con su proyecto donde la dictadura es un actor importante. Antonio Rodiles se ha ganado el derecho de exigir no ser inmiscuido en un proyecto que no comparte. Eso no es un delito, se llama honestidad. Antonio Rodiles tiene el derecho de llamar la atención sobre el espaldarazo político y financiero a un proyecto que todos sabemos que es irrealizable dentro, y mientras exista la dictadura, eso se llama confrontación. Antonio Rodiles le asiste el derecho de pedir un debate público con Rosa María o cualquiera que lo desee, pues eso se llama democracia. Que Antonio Rodiles pida transparencia no significa un traspié a otro proyecto o persona, se llama caminos políticos que difieren, por ende, lo aconsejable es explicar, discutir públicamente esos proyectos, y tenemos el gran ejemplo de las contiendas por la presidencia de los Estados Unidos. Es el derecho de Antonio Rodiles a pedir un debate público, como también es el derecho a los demás de negarlo. Pero como todos sabemos, quien calla otorga.
Lo cierto es que Antonio Rodiles jamás ha ofendido a Rosa María. Sus palabras públicas o escritas salen con fuerza, no con saña, son dichas con verticalidad, no con odio. Defienden su proyecto, no coartan los demás.
El día que Antonio decidió abandonar a su familia y la tierra de libertad que lo acogía, para ir a luchar por la democracia en Cuba, botó la llave del regreso. No finge que vive en Cuba, vive y sangra en Cuba. No intenta manipular que se sacrifica, sino que expone su vida y recibe el encono del régimen. No inventa que lo apoyan tantos grupos opositores ni personas si no es cierto, porque bastaría con las Damas de Blanco y otros grupos dispersos por el país para formar una plataforma política sostenible. Antonio jamás ha saltado por intereses mezquinos. Nunca acepta lo que no cree bueno para Cuba ni cambia de tren cuando lo sabe cerca de apoyos políticos y económicos si no son viables, objetivos y coherentes.
Lo más injusto es que pronto Antonio Rodiles regresará a Cuba, y todos aquellos que lo critican y que emiten falsas acusaciones, quedarán resguardados en suelos de libertad y sentados cómodamente en sus poltronas, viéndolo partir, mientras lleva sobre sus espaldas los arañazos y codazos de aquellos que jamás arriesgan. Que el gran sacrificio de esos está en dejar caer sus dedos sobre unas teclas plásticas para restar credibilidad y exponerlo a los castigos del totalitarismo. Esos no recibirán siquiera una amenaza de la dictadura porque jamás se le podrán al alcance.
Antonio no vive de su apellido. Antonio no vive de sus muertos. Antonio no vive de Cuba, sino de los sueños por una Cuba libre.

4 COMENTARIOS

  1. Mi admirado Angel Santisteban:
    Leo sus palabras, pues de ellas creo que siempre se puede aprender algo, pero he sacado la impresión de que usted está cayendo en uno de los pecados capitales de los cubanos y los latinoamericanos en general: el caudillismo.
    Demasiada defensa, demasiada admiración. No digo que lo que dice sea verdad. No digo que lo que dice sea mentira. Siempre intento evitar, en público, los comentarios que puedan servir para, aunque sea minimamente, dividir a la oposición.
    De todas formas, me permito recordar una palabras de Camilo Cienfuegos del que si creo que todos tenemos cosas que aprender (y cito de memoria): esta revolución no se ha hecho para encumbrar a ningún lider, porque ningún lider es bueno; excepto aquel que ya no está: José Antonio Echeverría, que era líder porque se lanzaba sobre los cuerpos de sus compañeros para recibir él los palos de la Policía.

  2. Creo que sería interesante imprimir y guardar este artículo en DLM, pues en otros sitios alguien lo está borrando, por ejemplo en algún grupo de Facebook.

  3. Para decirse ser demócrata hay que actuar y vivir como tal, para ser político hay que saber ser diplomático, hay que ser negociante, Antonio Rodiles no es ni una cosa ni la otra, uno no puede ir por ahí aplastando a los demás porque no hacen las cosas como uno quiere, pues cada persona es un ente aparte y diferente, hay que exponer ideas, criterios, planes, proyectos desde la base del consenso y no ir por ahí desacreditando al que piensa diferente y otra manera de hacer las cosas.
    Antonio Rodiles no es dueño de la verdad por entero y eso es lo que él se cree o demipuestra.
    Sr. Santiesteban, a Ud. Lo respeta y admira el mundo entero por su valor, sinceridad e inteligencia, intelecto, pero por favor, no vaya por ahí rasgándose las vestiduras por el Sr. Rodiles ni nadie en particular, con tanta ceguera, que los humanos no somos tan santos y este artículo suyo pretende poner a un intransigente y arrogante que se cree mesías, como si del Apóstol se tratara. Ah y hablando del apóstol, que también vivió casi toda su vida fuera como muchos líderes de la oposición cubana actual y este gran poeta y patriota tenía su lado flaco, pues ni fue tan buen esposo, ni tan buen hijo, además de su predilección por la ginebra.

Deja un comentario