Prisioneros del silencio impuesto por el Partido Comunista Italiano a los que sobrevivieron al infierno de La Isla Calva yugoslava

785442

París, 28 de enero de 2016.

Mi querida Ofelia,

Al inicio de esta historia, había un joven en Cerdeña, su isla natal. Era solitario y rebelde, se llamaba Andrea Scano. A inicios de los años treinta del siglo XX, se escapó de Santa Teresa in Gallura, su pueblito natal, en su barca de vela. Quería llegar a Córcega, la isla francesa donde él podría convertir en realidad sus sueños de Libertad y fortuna.

El chico no podía imaginar que esa fuga sería el inicio de un camino lleno de tragedias en una Europa donde en esos momentos ya la democracia chocaba contra: el fascismo, el nazismo y el comunismo.

De Francia, el muchacho continuó hacia España para formar parte de las Brigadas Internacionales. Regresó a la isla-cárcel italiana de Ventotenne y desde allí fue a participar en la Guerra Civil en Génova y posteriormente en la guerrilla de los Apeninos, hasta la victoria del 25 de abril de 1945.

Ahí comienza su recorrido trágico como militante del PCI (partido comunista italiano). Se fue a Yugoslavia a construir el socialismo en el “paraíso del proletariado”, bajo las órdenes del mariscal Tito. Y así descubrió que de vencedor se convirtió en vencido. Acusado de comunista estalinista (por ser italiano), fue condenado a uno de los campos de trabajo forzado más terribles de Yugoslavia: Goli Otuk (La Isla Calva). Allí fue torturado salvajemente por los comunistas titistas.

Al terminar de cumplir la pena impuesta por los camaradas yugoslavos, logró regresar a Italia con el cuerpo cubierto de cicatrices y… de nuevo cayó preso, pero de la “cárcel del silencio” impuesta cínicamente por los comunistas italianos a los que como él, sobrevivieron al infierno comunista yugoslavo.

Después de haber narrado los arreglos de cuentas contra los fascistas y sus familias con Il sangue del vinti (La sangre de los vencidos). Giampaolo Pansa escribió sobre un drama paralelo, pero opuesto al anterior: la tragedia de los soldados comunistas, seguros de su triunfo y que terminaron bajo las garras de un régimen comunista, siendo torturados salvajemente ( algunos capítulos son escalofriantes) y posteriormente fueron obligados al silencio por sus ex camaradas de lucha .

Prisioneros del Silencio es una historia verdadera que nos transporta dentro de una epopeya diabólica, en la que los idealistas como Scano se sacrificaron a las órdenes de los jefes al terminar la Segunda Guerra Mundial: José Estalin, Broz Josip Tito, Nikita Kruchov, Palmiro Togliatti, Luigi Longo, etc.

Jefes crueles o cómplices silenciosos, frente a una matanza de prisioneros comunistas en la Isla Calva yugoslava, que la izquierda italiana ha tratado por todos los medios de esconder a la opinión pública, destrozando las vidas de numerosos militantes lanzados al combate y después silenciados.

Este drama vive en las páginas del libro de Pansa con una narración repleta de detalles y de testimonios, de los que sobrevivieron a las torturas y masacres de miles comunistas italianos por órdenes de Tito.
Este libro abre una puerta cerrada por mucho tiempo y libera la verdad histórica.

Giampaolo Pansa nació en Casale Monferrato en 1935. Es escritor y periodista . Escribe en la célebre revista de centro izquierda L’Espresso y en el periódico de igual tendencia política La Repubblica.
Entre sus libros más conocidos se encuentran: La bambina dalle mani sporche (La niña de las manos sucias), I nostri giorni proibiti (Nuestros días prohibidos), con este último ganó el Premio Bancarella, Romanzo di un ingenuo (Novela de un ingenuo), Le notti diei fuochi (La noche de los fuegos), Il sangue deli vinti (La sangre de los vencidos) y Bestiario de l’Italia 1994-2004.

Si lo encuentro en español, te lo enviaré con alguien a la Perla de las Antillas.

Un gran abrazo desde la Ciudad Luz,

Félix José Hernández

Prigioneri del Silenzio.
Giampaolo Pansa
Sperling & Kupfer Editori.
Milano.
ISBN:88-200-3733-5

Hispanista revivido.