“Sin nación, seremos resignación”

El nuevo president se compromete a cumplir la declaración de desconexión e independencia unilateral de la cámara del pasado 9-N

Prometió todos los objetivos de la CUP, renta garantizada de ciudadanía incluida y hasta un “estatuto del artista”.

 

Carles Puigdemont en su sesión de investidura | EFE
 (BARCELONA) 

El primer discurso de Carles Puigdemont en el parlamento catalán siguió las pautas previstas. Sólo hubo una aportación, el juego de palabras entre nación y resignación. El esperpento continúa. Tras las solemnes honras fúnebres oficiadas por el propio difunto político, Artur Mas, el foco alumbra al alcalde de Gerona, independentista de primera hora y nuevo ariete de la Generalidad contra España en el golpe de Estado institucionalizado.

En síntesis, leyó trozos del discurso de Mas en su frustrada investidura y la integridad de los compromisos asumidos con la CUP, desde la hacienda y la seguridad social catalanas hasta los espías. Se comprometió también a cumplir la “hoja de ruta” soberanista, salvo el espinoso asunto de una cuestión de confianza pasados 18 meses. “Si no somos nación, seremos resignación”, declamó Puigdemont.

Mas y los principales dirigentes tenían pavor a una repetición de las elecciones, de ahí el movimiento de última hora, el sacrificio del expresident Mas a favor del pulso con el Estado. “A veces hay que tomar decisiones inesperadas en momentos culminantes”, justificó Puigdemont respecto al apaño de última hora. Tras dar las gracias a media humanidad,Junts pel Sí y la CUP, se refirió a Mas. Ya habían pasado diez minutos de su discurso. Tal vez por eso los ditirambos fueron excepcionales e incluso se comprometió a contar con su concurso en el proceso, pero sin concretar de qué manera.

Puigdemont invirtió 50 minutos en un discurso que fue en su mayor parte leído y en el que prometió todos los objetivos de la CUP, renta garantizada de ciudadanía incluida y hasta un “estatuto del artista”. Se mostró como un digno sucesor de Pujol y de Mas, retórica patriótica, promesas de toda clase, épica y el mismo callejón sin salida, un proceso ilegal y una sesión de investidura recurrida por el PP, dado que el “Parlament” habría incumplido su propio reglamento. Domingo por la tarde en Barcelona. Ni toros, ni fútbol. El pleno de la desconexión.

 

Carles Puigdemont Casamajó (Amer, Gerona, 1962) es un político y periodista español, alcalde de Gerona y diputado en el Parlamento de Cataluña desde 2006. Actualmente forma parte del Grupo Parlamentario Junts pel Sí. Desde julio de 2015 es presidente de la Asociación de Municipios por la Independencia, y una de las personas clave en la refundación de Convergencia Democrática de Cataluña (CDC).

Deja un comentario