Próxima apertura de la ampliación del Canal de Panamá

El paso de los majestuosos buques Post-Panamax, eliminará lo que actualmente constituye un “cuello de botella” que estrangula la llegada ágil de mercancías de uno a otro Océano

Esa situación es debido a las limitaciones del trasiego por la vía fluvial de las naves, cuyas dimensiones máximas las definen las centenarias esclusas, de ahí su denominación Panamax.

En las próximas dos décadas podrían duplicarse las cargas que atraviesan hoy el Canal de Panamá tras la puesta en marcha de la ampliación para embarcaciones más grandes, auguró en diálogo con la prensa Jorge Luis Quijano, administrador de la Autoridad del Canal (ACP).

Actualmente por la vía cruzan 340 millones de toneladas a bordo de las naves y en 10 o 20 años la cifra pudiera ascender a 600 millones, aseguró.

Las naciones del Pacífico triplican en extensión, población y magnitud de sus economías a las del Atlántico, y los fletes a ese destino no resultan competitivos para contenedores en una nave de 12 metros de calado (distancia de la línea de flotación al fondo del casco), 290 de eslora (largo) y cuatro mil TEUs (contenedor de 20 toneladas métricas) de capacidad.

Además, una buena parte de la industria mundial en las últimas tres décadas se trasladó para Asia, y generó así grandes flujos de transporte desde ese continente hacia América del Norte, los cuales serán eventualmente impactados por la ampliación, según economistas.

Actualmente, en ambas entradas de la ruta llegan los Post-Panamax con 13 mil 500 Teus, pero sus dimensiones cercanas a los 400 metros de eslora y 16 de calado les impiden hacer la travesía, por lo que deben trasbordar las mercancías a ferrocarriles o embarcaciones de menor tamaño.

En su hipótesis “la era Post-Panamax”, el experto cubano Pedro Monreal auguró que costos de producción, decisiones de inversión, relocalización de la infraestructura productiva y comercial, duración del ciclo diseño-producción-consumo, modelos de operación de negocios y valoración de activos, pudieran cambiar de manera significativa.

Mayores instalaciones portuarias, nuevas tecnologías, incorporación de participantes en la cadena, centros de distribución, diferentes rutas de suministros y establecimiento de “aglomeraciones” (clusters) productivas que involucran montos sustanciales de inversión, ya están en marcha, aseveró.

Todo ello con efectos relativamente concentrados en una zona geográfica que incluye el Caribe y la costa Este y Sureste de los Estados Unidos, literalmente frente a Cuba, por ello, el desarrollo del puerto de Mariel encuentra terreno fértil que abre su horizonte, luego del acercamiento de la isla y su cercano vecino del norte.

El Mariel llena todas las expectativas de redistribución en la zona, aseguró a Prensa Latina Orlando Allard, de la Cámara Marítima de Panamá, quien ratificó que geográficamente está en el vórtice de la evolución actual y futura del comercio regional.

Hispanista revivido.