Pucherazo en el PP

Buenos días, Palmaris congresuales, congresistas e incluso congregados.

El de la balsa de aceite
se resolvió en pucherazo
y el que iba pa gran tortazo
se convirtió en un deleite.
Ahora ya no hay quien afeite
las barbas a estos dos capos
y veremos tragar sapos
a sus presuntos rivales,
que apechugarán los males
de quedar como guiñapos.

Pronta recuperación de los enfermos y presto socorro a los menesterosos.

Llueve mansamente en Valencia.

Sit tibi dies levis.