Todos hemos escuchado sobre el antisemitismo y el Holocausto de la Alemania nazi y Adolfo Hitler. Muy probablemente la historia más oscura de la humanidad en todos los tiempos. Sabemos de los puertorriqueños que pelearon en la Guerra Hispanoamericana allá por la Asomante y donde quiera que se disparó un cañonazo hasta la Filipinas. También un poco después, entrada la Guerra Civil Española, ya siendo Puerto Rico ocupado por los Estados Unidos, a España también fueron boricuas a pelear.

Siguió la Primera Guerra Mundial y allá también llegaron los puertorriqueños como de costumbre, porque si hay con quien pelear, allí llegarán los de la Isla del Encanto, y si no hay con quien pelear, pues pelearán entre ellos en su  isla. Entrada la Segunda Guerra Mundial, y es el tema que nos ocupa, más de 53,00 puertorriqueños fueron a pelear contra el Eje y el régimen de la Alemania nazi. Quizás este dato sea bastante conocido, lo que es desconocido por muchos hoy es  la  Operación Westindien (Operación Neuland para los alemanes) 15 de febrero de 1942 – finales de julio de 1944.

Los alemanes comenzaron una destrucción indiscriminada contra toda embarcación en aguas caribeñas. Hasta finales de 1942, el 36% de todos los hundimientos de buques comerciales del mundo se efectuaron en el Mar Caribe. De febrero a mayo de 1942 hundieron 348 buques, perdiéndose 2 submarinos entre abril y mayo. La escasez de alimentos y medicinas en Puerto Rico ocasionó una crisis humanitaria espantosa como preámbulo de la creación del ELA. El Caribe suponía un campo de batalla estratégico que, antes de que los Aliados del Nuevo Mundo entraron en guerra, ofrecía presas fáciles a los submarinos alemanes, que apodarán esta época como el segundo tiempo feliz.

Toda esta barbarie del Eje (Italia y Alemania), en la que participaron 96 submarinos alemanes y 6 italianos en 152 incursiones, en la zona de guerra caribeña, fueron hundidos en total cerca de 400 barcos comerciales y otros 56 fueron seriamente averiados, aparte que ni la Isla de Mona puertorriqueña se salvó de los ataques de Adolfo Hitler. Por todo lo anterior, entraron en guerra contra el Nazismo  Brasil con una fuerza expedicionaria formada por 30,000 hombres, que estuvieron destinados en el frente de Italia. Y salvando el honor de Hispanoamérica, México con el Escuadrón 201 conformada por 300 almas, mejor conocidos como las Águilas Aztecas, que fueron destinados a Filipinas en mayo de 1945 para combatir contra los japoneses, donde completaron un total de 50 misiones, en las cuales 5 pilotos perdieron la vida. Y los ya mencionados puertorriqueños superando por mucho hasta al gigante Brasil con sus 53,000 guerreros.

Del resto de Hispanoamérica aunque NO participaron directamente, todos con la única bochornosa excepción de Argentina que mantuvo una política opuesta al resto de sus países hermanos en favor de Italia y Alemania, mantuvieron una política a favor de los Aliados. Dando ejemplos como el de Perú que rompió relaciones diplomáticas con el eje, o Ecuador con una política idéntica a la de Perú donde el gobierno de Carlos Arroyo del Río cedió la isla Baltra en Galápagos a EE.UU. que se denominó a la base Beta; también instaló en Salinas una base aeronaval nombrada Gama.

Así pues, sirva este artículo principalmente para jovencitos hispanos que desconocen la historia de sus nacionalidades que nos hermanan entre nosotros, y se sienten seducidos por el Nazismo que usan de herramienta para expresar su rebeldía y frustración. Que sepan que la Segunda Guerra Mundial no sólo fue Inglaterra, EEUU., Alemania y la Unión Soviética. Sino que nosotros los  Hispanoamericanos peleamos también. Que no sólo los judíos sufrieron a causa del salvajismo de la Alemania nazi, que nosotros sufrimos hasta hambrunas por el Nazismo igualmente. Que muchas fueron las víctimas civiles e inocentes a bordo de barcos petroleros venezolanos. Que todos los países hispanos fuimos aliados en contra del Eje. Y que si hubo una excepción por renegar de nosotros y creerse italianos, les terminó costando las Malvinas más adelante.

1 COMENTARIO

  1. Estimado hermano boricua, perdone este largo comentario a su artículo, pero veo que en el mismo se deslizan algunas inexactitudes históricas, algunas de las cuales inciden directamente sobre Cuba.
    Estoy seguro que esas inexactitudes se deben a su deseo de llevar la Justicia a su pueblo, pero eso no debe suceder cometiendo, seguramente de forma involuntaria, otra injusticia con hermanos americanos; especialmente cuando se trata de Puerto Rico y Cuba, que somos las dos caras de una misma moneda.
    Paso a comentarle:
    1.- Hace ya tiempo que he colocado a los voluntarios internacionales, entre los que había muchos cubanos, fuera de aquellos que lucharon por la Democracia y la República Española. Sencillamente eran personas honradas de dos tipos: a) comunistas y socialistas convencidos que fueron a luchar por la Dictadura del Proletariado, al servicio de Stalin; b) personas de otras ideologías, o ninguna, que sinceramente fueron a luchar por la República, pero que fueron manipulados; de estos los que se dieron cuenta y protestaron fueron rápidamente eliminados mediante fusilamiento, desapariciones o siendo utilizados como “carne de cañón” en las batallas; los que no protestaron y se adaptaron, simplemente hicieron el juego a Stalin y sus agentes; c) Quizás deba poner un tercer grupo de aquellos que nunca se dieron cuenta de nada.
    Sobre esto le aconsejo el siguiente libro de un brigadista internacional, que se dio cuenta de la realidad: Homenaje a Cataluña (Homage to Catalonia).
    2.- A la Guerra Civil Española no siguió la Primera Guerra Mundial, sino la Segunda.
    3.- La Operación Westindien (o Neuland) no tuvo lugar entre el “15 de febrero de 1942 a finales de julio de 1944”. Duración fue entre 16 de febrero y el 16 de marzo de 1942, o sea un mes. Su objetivo, alcanzado en buena parte, era interrumpir el suministro de petróleo venezolano a las refinerías caribeñas y el envío de gasolina, etc., hacia USA y Canadá.
    Podría citar alguna que otra “cosilla” más, pero prefiero ir a lo más importante:
    4.- Usted dice de la participación hispanoamericana que, excepto Puerto Rico (que participó, no lo olvide, como territorio USA, por más que nos duela), México y Brasil: “Del resto de Hispanoamérica aunque NO (así con mayúsculas) participaron directamente… “. Creo que debería saber lo siguiente:
    a) Cuba declaró la guerra a Japón el 9 de diciembre de 1941, es decir dos días después de Pearl Harbour, y a Alemania e Italia el 11.
    b) Sobre la participación “en tierra”. En aquellos años Cuba no tenía servicio militar obligatorio, ni medios para implantarlo rápidamente (aunque finalmente se hizo), así que ese aspecto se nutrió con miles de voluntarios, que se incorporaron directamente en el US ARMY en unidades tipo batallón. Los datos están en los registros de la Biblioteca del Congreso y supongo que en los del Ejército. He tenido el honor de conocer a varios veteranos que, en la Cuba castrista, seguían recibiendo sus pensiones a través de Canadá.
    c) A la marina y aviación cubanas, junto con la USAF, se les encomendó precisamente la lucha contra esas incursiones navales alemanas e italianas que menciona, consiguiendo alejarlas totalmente de las rutas comerciales caribeñas y atlánticas próximas al continente. Así pudo USA enviar todas sus unidades navales a pelear en el gran esfuerzo de los convoyes hacia Reino Unido y la URSS.
    d) En El Morro de La Habana figura una tarja en la cual se agradece el servicio prestado por los marinos cubanos.
    e) La Marina de Guerra Cubana fue citada, con agradecimiento, en varias sesiones del Congreso y Senado USA. Puede consultarlo en los diarios de sesiones.
    f) En Cuba también se produjeron problemas de abastecimiento, pero el pueblo cubano lo entendió como una aportación al esfuerzo de guerra, pues el espacio disponible en los mercantes había que destinarlo al trasporte no solo de azúcar, sino también de cobre, níquel y manganeso hacia las fábricas de material de guerra en territorio USA.
    g) Se construyeron bases aeronavales y aéreas necesarias para el control de los ataques, entre ellas la de San Antonio de los Baños, que ha seguido en activo para su cierre a la desaparición de la URSS, que la usó durante años en la Guerra Fría.
    h) En 1942 se construye el primer, y único, avión producido en Cuba: el CUT-143, evidentemente hablamos de un avión de combate.
    i) Entre los héroes de guerra cubanos está Ricardo Gómez Aznardo, que desembarcó en Normandía el 6 de junio de 1944, con el 2º Ejército USA, y murió en Holanda, tras ser herido deteniendo la ofensiva alemana en las Ardenas.
    j) Otro: Armando Díaz Fernández, miembro del 1º Ejército USA, participó en la toma de Leipzig y otras ciudades, cayendo herido en la captura de Leipzig el 5 de abril de 1945.
    l) En la Plaza Carlos Manuel de Céspedes, de Banes, hay un monumento a los jóvenes cubanos de la zona muertos en la II Guerra Mundial, allí están los siguientes nombres: Fructuoso Alvarez Ortigosa, Mario Cisneros Devesa, Eduardo Cruz Provenza, Iván Cruz Provenza, Arthur Gibbons, Laurence Gibbons, Héctor Hernández Almira, William Hillary Delpos, Martín Charles Lafie, Luis Martín Balesta, Ramón Ortuño del Valle, Guillermo Pascual Moreira, Gilberto Rojas Avila, Jorge Rojas Bethancourt, Belarmino Luis Remedios, Héctor Sánchez Maturel, Félix Santiago Rodríguez, Edward Bayle Serra, Geo Suárez Ojeda, Calin Taylor, Donald Alfredo Gray, John Anthony Belly y Sergio Cisneros Devesa.
    m) Como curiosidad Norberto Collado Abreu, timonel del Granma, fue voluntario en esa lucha contra el fascismo en el Caribe, y lo fue tan joven que su padre tuvo que firmar una autorización al respecto. Collado participó en el hundimiento de un submarino alemán el 15 de mayo de 1943.
    n) Un total de 77 marinos mercantes cubanos murieron en esa guerra.
    o) Merece citarse el hundimiento (15 de Mayo de 1943) del submarino U-176 frente a las costas de Matanzas, cosa que se consiguió mediante la coordinación de un avión USA que lo había localizado y el cazasubmarinos cubano CS-13, siguiendo instrucciones de su jefe de patrulla el CS-11, que consiguió el hundimiento con solo dos cargas de profundidad, lo cual cualquier marino militar sabe que es una hazaña. Ese submarino había causado tanto daño que se mantuvo en secreto su hundimiento hasta 1944. Además de las condecoraciones cubanas la tripulación recibió la Medalla y Diploma de Honor del Congreso USA.
    p) El contraalmirante Samuel Elliott Morrison, historiador de la US NAVY, declaró que “Con la excepción del Canadá, nuestro aliado más valioso en las Américas fue Cuba”.
    Creo que no merece la pena seguir.

Deja un comentario