Nada, según el periódico oficial, quien acaba de consagrar un interesante artículo a este problema

 

La ley de Memoria histórica ha tenido como consecuencia directa, el crecimiento exponencial de los nacidos en la isla con pasaporte español. Aunque el gobierno de Mariano Rajoy ha hecho lo imposible por detener el proceso, cuando este concluya, vivirán en Cuba 300 mil compatriotas.

Una parte de esta población, la más joven, ha abandonado el país para instalarse en los Estados Unidos. Se calcula así que más de 40 mil de estos nuevos españoles ha abandonado el país para instalarse en los Estados Unidos.

Podemos suponer que las reformas económicas, muchas de las cuales ha beneficiado a esta comunidad, ha podido detener la hemorragia, pero dada la falta de cifras oficiales nada puede asegurarse.

La probable llegada al poder de una gran coalición de izquierdas en España, permitiría el desbloqueo del proceso de nacionalidad española en curso y, si son ciertas las promesas electorales del Partido Socialista Obrero Español, se corregirían las ilegalidades a la que la Ley de la Memoria histórica dio lugar. Entre ellas se pueden citar, la imposibilidad de acceder a la nacionalidad española de los hijos mayores y a los nietos de las abuelas españolas. La socialista Carmela Silva Rego ha hecho de este combate su campo de batalla.

Si accedieran a la nacionalidad los hijos mayores excluidos de la anterior Ley, ya estaríamos hablando de medio millón de personas, muchas de ellas jóvenes y en edad reproductiva. No hace falta sacar la calculadora para imaginar un crecimiento exponencial de los españoles de Cuba en ese caso.

Ahora bien ¿qué sucedería si esa población “española” se vuelve mayoritaria?

Nada, según el periódico oficial, quien acaba de consagrar un interesante artículo a este problema. Titulado ¿Pueden existir países donde la mayoría de la población sea extranjera? Concluye su redactor que sí, y pone como ejemplo a alguna de las monarquías del Golfo arábigo, entre las cuales se encuentran Qatar Kuwait y los Emiratos árabes.

Parece imposible, pero podría también llegar a ser una realidad en Cuba.

Deja un comentario