París, 22 de septiembre de 2016.

Querida Ofelia:

Te envío este interesante artículo escrito por nuestro querido amigo Don Roberto A. Solera, el que me lo envió hoy desde La Ciudad del Sol.

“Miami, 21 de septiembre de 2016.

¡Lamentos y más lamentos! ¿Qué esperaban? Que el gobierno cubano olvidara sus verdaderos sentimientos, echara tierra a los viejos agravios contra los cubanos que lo desafiaron y aun hoy día lo desafían?

Cuba ha “hecho las paces” con EE.UU. pero sigue considerando a los cubanoamericanos como enemigos a los que hay que perseguir y humillar. ¿Por qué iba a cambiar disposiciones ocultas no publicadas pero sí puestas en vigor?

Los cubanos emigrantes que terminan adoptando ciudadanías extranjeras – que el gobierno cubano no reconoce – , no les da cobertura ante los desmanes que sufren en la creencia equivocada de que Cuba ha cambiado de mentalidad agresora, desafiante y desdeñosa de los derechos mundialmente reconocidos en la arena internacional.

El Gobierno cubano califica y encasilla  a sus opositores como despreciables gusanos a los que hay que aplastar.

¿Pero de quién es la culpa? ¿Del opresor o del “oprimido”?

Día a día, con una u otra excusa, cubanos del patio viajan a Cuba y se someten a todo tipo de humillaciones, desde que los asalten a la salida del aeropuerto de Rancho Boyeros, u otro cualquiera, “revolucionarios” que les cobran el “barato” en forma de dádivas en dólares por haberse “pasado en el peso” de sus pacotillas que llevan a sus familiares que les piden desde un vestido para “los quince” de la niña hasta equipos eléctricos – que es posible el viajero no se pueda permitir en su hogar de “obrero exiliado”- que lucha a diario en su trabajo, en Hialeah, Westchester, Miami Beach o cualquier otro lugar donde viva.

¿Pero comienza todo ahí? Lamentablemente no. Desde el costo del pasaje “charter” al pasaporte cubano – que no es necesario para viajar sino para controlar al viajero-, sin derecho a réplica si surge “algún inconveniente” a discreción del “agresor” y que pasa a engrosar la bolsa de este pirata con fachada de gobierno.

¿Pero alguien se rebela?, ¡No! Allá van los borregos a que los trasquilen, no de su lana sino de sus dólares.

Pero por qué el gobierno cubano no los va a considerar “cubanos” si ellos son los primeros que lo admiten al doblegarse ante las imposiciones legales y de todo tipo  que el pirata mayor les impone aún antes de salir de EE.UU. u otro país cualquiera donde habiten.

Y el gobierno americano, ¿qué? Al primero al que consideran enemigo vencido es al gobierno de Barack Obama que les ha admitido villas y castillos por unos dólares más.

Además si los cubanos reyollos y criollos no protestan – y aun más grave no protestarán – por qué lo va a hacer el gobierno al cual se afiliaron al naturalizarse y el que ha demostrado que los cubanoamericanos son “ciudadanos de pacotilla” o de segunda clase.” Roberto A. Solera

Don Roberto A. Solera es autor de “Cuba: Viaje al Pasado”; “Cuba en el Recuerdo”, “En el Jardín de Mis Recuerdos”, Cuba, la República de Generales y Doctores, y otras obras… Es editor de Cubaenelmundo.com

Un gran abrazo desde La Ciudad Luz,

Félix José Hernández.

1 COMENTARIO

  1. Desde que sali de Cuba huyendo del gobierno cubano por ser enfermera y el G-2 CUBANO me identifico como hija de Ruben Cañizares Capitán del ejército rebelde me cuestionan en cuba como gusana y hija de un asesino

Deja un comentario