Ramón Moreno, secretario ejecutivo del PP en el Exterior, esquiva pregunta sobre acceso a la nacionalidad

De visita en Buenos Aires, el secretario respondía a unas preguntas de Leo Vellés, corresponsal de España Exterior en aquella ciudad.

Su respuesta a la pregunta sobre al accesos a la nacionalidad española para los descendientes se resumió a un recital de palabras huecas, donde no quedó claro si el PP apoyará  o no la actual iniciativa de la Izquierda, que se presentará ante el Pleno del Congreso en algún momento de la actual legislatura.

He la aquí:

“tenemos que darle una vuelta a este tema entre todos los partidos y mirar qué casos afectan al mayor número de personas para que nadie se sienta discriminado por situaciones que no tienen mucho sentido”.

Los dos temas que más reclaman los españoles en el exterior son la reforma de la Ley Electoral para eliminar el sistema del voto rogado y la ampliación del acceso a la nacionalidad para que puedan acceder a ella los descendientes de emigrantes que quedaron fuera de los alcances de la Ley de Memoria Histórica. ¿Cuál es la posición del PP respecto a ambas cuestiones?

Efectivamente, el primer asunto que todas las comunidades en el exterior nos reclaman es el del voto rogado, que es un sistema que hay que recordar se implementó a propuesta del PSOE y no de otro partido y que determinó desde entonces la baja participación electoral de los españoles que residen fuera.

Ante ese hecho, hace tan solo unas semanas en el Congreso de los Diputados se ha creado una Subcomisión para estudiar la reforma de la Ley Electoral y seguramente se tratará el tema del voto rogado. A mí lo que me llama poderosamente la atención es que algunos partidos políticos públicamente dicen una cosa y privadamente hacen otra.

Yo creo que hay que estudiar bien este tema porque es verdad que un ciudadano residente en el exterior no puede sentirse alejado de su país por el hecho de no poder participar activamente en un proceso electoral y, por lo tanto, hay que brindarles mayores facilidades para que lo puedan hacer, aunque muchas veces no es por culpa del voto rogado, sino porque en muchos países no hay una organización que funcione adecuadamente para hacerles llegar las papeletas y para que luego esas mismas papeletas regresen a España en tiempo y forma.

Desde luego, soy de la opinión de que hay que apostar porque haya un sistema que funcione de verdad, y sobre eso ya está trabajando la Subcomisión, que tiene de plazo hasta el 31 de diciembre de este año para presentar unas propuestas que luego debatiremos en la Comisión Constitucional en el Parlamento español.

De lo que sí estamos seguros es que tiene que tomarse una postura que sea adoptada por todo el arco parlamentario, porque la reforma a la Ley Electoral es un tema muy importante como para que sea un único partido político el que, de una forma unilateral, tome decisiones al respecto.

El PP pudo haberlo hecho en la anterior legislatura al tener mayoría absoluta, pero entendimos que es un tema suficientemente importante como para que haya un consenso entre todos los partidos en una única dirección para resolver éste y otros asuntos que son muy importantes, como lo es también el acceso a la nacionalidad, donde también tenemos que darle una vuelta a este tema entre todos los partidos y mirar qué casos afectan al mayor número de personas para que nadie se sienta discriminado por situaciones que no tienen mucho sentido.

Vuelvo a repetir, son temas que tenemos que solucionar entre todos los partidos para que no quede la sensación de que se toman determinadas medidas o leyes para jugar políticamente contra el adversario, porque eso al final perjudica a los ciudadanos. Creo que es algo que el PSOE no lo supo entender en el pasado y de aquellos males llegamos a este tipo de situaciones.

¿Y qué opina de la creación de una circunscripción electoral propia de los españoles que residen en el exterior?

Creo que es una idea más que hay que tener encima de la mesa para mejorar la participación de la ciudadanía española a la hora de votar y para eso está también la Subcomisión que se ha creado en el Parlamento, aunque también hay que tener en cuenta que para lograrlo se debería hacer una modificación constitucional y eso ya son palabras mayores.

Por último, ¿qué mensaje quiere dejarle a los afiliados al PP que están por todo el mundo?

Nosotros creemos que nuestros afiliados y simpatizantes fuera de España hagan de altavoz del PP para hacer llegar al mayor número de personas las propuestas, los proyectos, las ideas y las actuaciones que estamos llevando adelante tanto desde el Gobierno de España como desde el propio partido. Ese es el objetivo que me ha marcado el presidente Mariano Rajoy y la secretaria general María de los Dolores de Cospedal: que nuestras organizaciones que están fuera de España sirvan de ejemplo y modelo para que cada miembro del PP en el exterior sea un agente electoral para hacer llegar nuestro mensaje a todos nuestros compatriotas.

 

Hispanista revivido.