Reactivado el intercambio de visitas con Cuba

El Gobierno de Mariano Rajoy reanuda las visitas a Cuba, que se vieron frenadas durante los últimos meses como consecuencia de la incertidumbre política que vivía España. El secretario de Estado de Cooperación y para Iberoamérica, Fernando García Casas, se desplazará el lunes a La Habana, convirtiéndose en el primer alto cargo del nuevo Gobierno de Rajoy que lo hace, según supo ABC de fuentes solventes.

Las autoridades españolas quieren así reactivar el intercambio de visitas con Cuba, un país con el que, durante la anterior Legislatura, hubo numerosos contactos políticos y económicos, incluidos viajes de varios ministros allí. España se sumó con esas visitas a la corriente internacional que confiaba en que el régimen castrista iba a emprender un proceso de apertura.

García Casas será recibido en La Habana por el ministro cubano de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez, y se reunirá con otros altos cargo del Gobierno. Curiosamente, aunque el anterior ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, viajó en dos ocasiones a la isla, no lo hizo nunca el que durante los últimos cinco años fue secretario de Estado para Iberoamérica, Jesús Gracia.

Entre otros objetivos, García Casas, tendrá previsiblemente, el de reiterarle a Rodríguez la invitación a viajar a España que le hizo el actual ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, cuando se reunió con él en Bruselas en diciembre.

Si se produjera esa visita, Dastis podría seguir, más tarde, los pasos de García-Margallo viajando a La Habana, tal vez con la intención de preparar un posible desplazamiento deRajoy. El propio Dastis se mostró confiado en diciembre en que eso pueda tener lugar «no a largo plazo». Más difícil resultaría, pese a los deseos de algunos sectores del Gobierno, que se produjera la esperada visita de los Reyes a Cuba.

Confianza

Lo cierto es que la visita del secretario de Estado parece indicar que el Gobierno español sigue confiando en que el régimen amplíe las tímidas medidas de apertura económicas adoptadas y en que se decida a tomar alguna en el terreno político. Ese proceso, según los observadores, no marcha al ritmo que se esperaba y, por el contrario, se siguen produciendo hechos que van en la dirección contraria, como la reciente decisión de negar el visado para viajar a la isla al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, que iba a recoger el premio Oswaldo Payá de la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia, por su defensa de la democracia en la región.

La presencia de García Casas tiene un particular interés en un momento en que hay gran expectación por conocer si el presidente de Estados Unidos, Donald Trump revertirá la política emprendida por Barack Obama respecto a Cuba y si optará por medidas de presión para intentar la democratización de la isla.

En la pasada legislatura, García-Margallo hizo dos viajes a La Habana, en noviembre de 2014, en solitario; y en mayo de 2016, junto a la ministra de Fomento, Ana Pastor, momento en que fueron recibido por el presidente cubano, Raúl Castro. También visitaron la isla los titulares de Economía, Luis de Guindos;y de Industria, José Manuel Soria, así como el presidente del Congreso de los Diputados, Jesús Posada.

Hispanista revivido.