Dándole respuesta a los planteamientos realizados en la sesión de la Asamblea en diciembre pasado, la diputada Inés María Chapman, presidenta del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, comentó detalles de la Política Nacional del Agua

Estima en 11 mil millones las necesidades de inversión para resolver los problemas de abasto

Las útimas “inversiones” serias se remontan al siglo XIX cuando la Junta de Obras Públicas de Cuba inauguró en 1893 el acueducto de Albear

La diputada Chapman precisó que, entre otras medidas ejecutadas, se procede al levantamiento de las zonas de protección sanitarias de las fuentes, se trabaja en la capacitación del personal técnico, la instalación y mantenimiento de equipos de tratamiento así como la importación de equipos y piezas de repuesto para garantizar servicio sostenido.

Urge reducir los 14 000 focos contaminantes en el país que afectan la calidad del agua para evitar la aparición y auge de enfermedades que tienen en ella su principal vía de transmisión, apuntó.

Al respecto, el doctor Armando Garrido Beracierto, jefe del departamento de Salud Ambiental y Epidemiología del Ministerio de Salud Pública, insistió en la prioridad de vigilar la calidad del agua que se le suministra a la población y a la producción, porque «a pesar de que no hay un panorama preocupante en cuanto a los índices de enfermedades diarreicas agudas y brotes de cólera por causa hídrica, sí debemos supervisar la adecuada manipulación de los alimentos, situación que afecta la salud de la población cubana con frecuencia.

Más de ocho millones de habitantes en el territorio nacional son abastecidos por el Grupo Empresarial de Acueducto y Alcantarillado, y su director, el ingeniero Alexander Argilagos Moreira, aseguró se trabaja por extender este servicio.

La diputada y doctora Elba Rosa Pérez Montoya, ministra de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, alertó sobre las consecuencias del cambio climático para el abasto de agua en el país e insistió en que, aunque cada provincia tiene su estrategia para solucionar sus problemas en el ámbito hidráulico, no puede perderse de vista que las grandes guerras en el mundo se librarán en el futuro por el conocido oro blanco.

Lazo Hernández convidó a tomar conciencia a propósito del uso racional de este recurso natural, teniendo en cuenta que, como comentó la diputada Chapman, se valora en 11 000 millones de pesos la cantidad que necesita Cuba para resolver problemas de abasto y saneamiento del agua en el transcurso de 50 años.

Fuente: Juventud Rebelde

Deja un comentario