El repentismo, tradición española, vive en Cuba

Organizan un primer festival juvenil a nivel nacional en Sancti Spíritus

  • La representación juvenil de Mayabeque se alzó con el primer premio.

Integrado por alumnos del Taller Tata Güines, los niños repentistas junto a los músicos acompañantes mostraron con su talento las potencialidades de la joven provincia en la música campesina.

Entre los jóvenes poetas estuvieron Anamaris Gil, Yoniel Perdomo, Eriennis González y Maira de la Caridad Cruz y formando parte de los músicos triunfadores Silianni Ulloa, Gabriel Hernández, Yoandi Zúñiga y Noslen Chávez.

En Mayabeque durante el pasado año tuvo lugar la Final del Clásico Nacional del Repentismo y asistieron los repentistas locales Héctor y Néstor Gutiérrez junto a Aramís Padilla.

El repentismo como fenómeno cultural permite el rescate y conservación de las más genuinas tradiciones campesinas, y representa lo más autóctono de nuestros campesinos a través de la décima, la controversia, la poesía, los pies forzados y las tonadas guajiras.

Historia

El repentismo o «canto de improviso», es una forma de poesía popular oral típica de algunas regiones de España (ver trovo) y de varios países de América Latina, basada en la improvisación pero en la que todo se improvisa menos la estructura, usándose sobre todo las quintillas o las décimas. De esta manera, si un trovador o poeta empieza una controversia con una redondilla, su contrario tendrá que seguirla de la misma forma.

En Cuba

La controversia y el pie forzado son, según lo afirma Alexis Díaz Pimienta, las dos formas más importantes de la improvisación en Cuba.

Una controversia es un encuentro entre dos poetas improvisadores, los cuales desarrollan una especie de competencia o enfrentamiento. “Una controversia —la parte textual de la obra repentista—, es un macropoema oral, formado por dos poemas orales (individuales) que se entrecruzan, negándose con mayor o menor intensidad, y alternando con la música” (Díaz-Pimienta, 1998: 397). En la controversia cubana, se distinguen tres partes: la zona de tanteo o de hilvanación, que incluye las décimas de saludo; la zona de temática-núcleo, que da comienzo cuando surge y se desarrolla un determinado tema, y la zona de desenlace, que se inicia cuando el temanúcleo comienza a perder fuerza, e incluye las décimas de despedida.

El pie forzado tiene, lo mismo que la controversia, un carácter general, y en Cuba tiene tres características principales: “la individualidad (cada poeta improvisa solo), la participación del público (que es el que pone el pie forzado) y su carácter concursivo, de competencia, muchas veces frente a un jurado”. El pie forzado es un verso octosilábico con el que el poeta tiene que terminar la décima; desarrollar un mensaje lógico, una unidad temática, y transmitir siempre una idea, dando solución, terminando exactamente en la frase que le pusieron.

El punto cubano o punto guajiro es el género musical con el que se acompaña el repentismo en Cuba.

Hispanista revivido.