Así lo afirma el diplomático retirado Javier Rupérez, que fue embajador en Estados Unidos en 2000 y 2004.

MADRID, 10 Oct. (EUROPA PRESS) –
El diplomático retirado Javier Rupérez, que fue embajador en Estados Unidos en 2000 y 2004, considera que el Rey Felipe VI debería viajar a los Estados hispanos de Estados Unidos, como hizo su padre en 1987, y que debería hacerlo “incluso antes de ir a Cuba”.
También ha animado a hacer ese viaje al presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, “siguiendo el ejemplo de José María Aznar”. Aznar viajó en 2003 a California, Nuevo México y Texas, los mismos que visitaron los Reyes de España en la década de los ochenta.

En opinión del exembajador, el Gobierno tiene que moverse para que “en su momento el jefe de Estado sea invitado a celebrar el 12 de octubre” en Estados Unidos.

Los Reyes Felipe y Letizia viajaron en 2015 a Estados Unidos y, además de reunirse con Barack Obama en la Casa Blanca, se desplazaron a Florida y visitaron la ciudad estadounidense de origen europeo más antigua, San Agustín. Rajoy, por su parte, hizo un viaje oficial a Washington en 2014 y el pasado septiembre volvió a la Casa Blanca para una breve visita de trabajo a Donald Trump.

Rupérez también ha dicho que está “esperando del Gobierno español una protesta activa y contundente por todas las barbaridades que se están diciendo sobre Cristóbal Colón\” por una parte de la sociedad americana. A su juicio, es hasta “surrealista” que haya que estar defendiendo a Colón \”a estas alturas de la película”.

El diplomático se ha expresado así durante el acto “El vínculo España-EEU en el nuevo contexto internacional\”, con motivo del III Foro de la Herencia Hispana organizado por The Hispanic Council en la Deusto Business School. En él también han participado los exministros de Exteriores Josep Piqué y Trinidad Jiménez y el actual director de la Escuela Diplomática y embajador en Estados Unidos entre 2012 y 2017.
El acto ha estado centrado en parte en cómo dar relieve a la herencia hispana en Estados Unidos y atraer a la comunidad hispana en este país, que supera los 50 millones de personas.

Para Rupérez, está claro que sendos viajes del Rey y del presidente del Gobierno no cambiarían la situación \”de la noche a la mañana”, pero allanarían el camino. También ha abogado por utilizar instrumentos como el Instituto Cervantes y la Fundación Carolina.

Por su parte, el ex ministro Piqué ha propuesto el diseño de un “plan estratégico” y el nombramiento de un embajador en misión especial de cara a 2018, año en que se conmemorará el 50 aniversario de la “Semana de la herencia hispana” en Estados Unidos, instituida por el presidente Lyndon B. Johnson en 1968 y que en 1988 Ronald Reagan decidió ampliar a todo un mes, desde el 15 de septiembre hasta el 15 de octubre. Jiménez ha apostado por organizar eventos con la Fundación Consejo España-Estados Unidos.
Durante el debate, los ponentes han hecho hincapié en que los hispanos en Estados Unidos se sienten profundamente estadounidenses y son comunidades muy diferentes entre sí. “La aproximación al mundo hispano tiene que basarse en palancas de interés mutuo, también para Estados Unidos\”, ha señalado Piqué.

Por su parte, Gil-Casares ha señalado que España tendría que escucharlos, para que ellos expliquen a los españoles como es Estados Unidos, y ha asegurado que estas comunidades tienen mucho interés en la relación con España.

Deja un comentario