Rivera a Sánchez: ¡ni se te ocurra!

Al calor de la cita mañana con el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont

Sánchez pretende disuadirle para que abandone sus pretensiones independentistas

El secretario de Comunicación de Ciudadanos, Fernando de Páramo, ha recordado a Pedro Sánchez que en su reunión con Puigdemont no puede hablar de “saltarse la legalidad”, de un referéndum o romper la unidad de España, pues es el “veto político” firmado con Ciudadanos. “Si Sánchez se sale de ese acuerdo y condiciones, Ciudadanos se levantará de la mesa, como ya habíamos dicho”, ha amenazado.

Esta será la primera reunión que el actual presidente de la Generalitat mantiene con un líder de los grandes partidos que aspiran a dirigir España. Desde su elección, Puigdemont no se ha reunido con ninguno de los mandatarios estatales, únicamente ha hablado con ellos por teléfono después de su victoria. A excepción de Mariano Rajoy que, según contó Puigdemont, no le felicitó.

El líder socialista telefoneó a Puigdemont tras ser elegido presidente y quedaron en mantener una conversación, ya que quiere abrir una vía de diálogo con la Generalitat al considerar que la incomunicación entre La Moncloa y los nacionalistas ha empeorado las cosas.

Sánchez siempre ha declarado que no quiere ser presidente del Gobierno de España con la ayuda de los soberanistas y así se lo expresó cara a cara a los representantes de esos partidos en la ronda de conversaciones previos a su malograda investidura. Pero el diálogo tiene que mantenerse, señalan en el entorno del líder socialista.

La reunión del martes se celebra, según la Generalitat, a petición de Sánchez. Puigdemont ha reiterado su voluntad de hablar con el candidato que finalmente sea elegido presidente de España. Una vez finalizado el encuentro, el secretario general del PSOE dará una rueda de prensa, seguida de otra conferencia con los medios de la portavoz del Gobierno catalán, Neus Munté.

Según fuentes del Gobierno catalán, Sánchez quiere detallar a Puigdemont su propuesta de investidura, aunque hasta el momento el socialista había rehuido cualquier negociación con los independentistas catalanes en el Congreso. El presidente de la Generalitat le reiterará que la condición para que los partidos secesionistas aprueben su investidura es un referéndum sobre la independencia, una propuesta vetada explícitamente en el acuerdo del PSOE con Ciudadanos.

Hispanista revivido.