Rocío Monasterio: “El castrismo es un peligro para España”

MIAMI.- “El castrismo tiene sus ojos puestos en España”, asegura Rocío Monasterio, la cubanoespañola que saltó a la palestra política internacional tras la muerte de Fidel Castro. La activista que dejó sin argumentos durante un programa de televisión a simpatizantes del régimen de La Habana, considera que ese interés se facilita a través de la izquierda radical, encarnada en partidos políticos como Podemos, que gana espacios en la nación española.

Monasterio, arquitecta de profesión y dirigente de VOX, partido español de derecha, dijo en declaraciones exclusivas a DIARIO LAS AMÉRICAS que hay que estar “muy alertas” porque la inteligencia cubana ha demostrado que es capaz de permear la institucionalidad de otros países, como ha sucedido en el caso de Venezuela.

La cubanoespañola, que trascendió después de su aparición en el programa de televisión Enfoque, frente a panelistas procastristas a quienes literalmente “dejó sin argumentos”, no vacila al señalar que la izquierda tiene adoctrinada a los españoles que siguen viendo al “Che” Guevara como un héroe y a Fidel Castro como a un patriota.

Dijo también que siente vergüenza de Europa por no asumir una postura de rechazo ante la dictadura castrista y su negativa a permitir unas elecciones libres en la isla, al tiempo que deploró la relación que existe entre el narcotráfico y los regímenes de Cuba y Venezuela.

¿Cómo percibe la comunidad espoñola a la dictadura cubana?

Los españoles, como otros muchos, han sido víctimas de la hegemonía cultural de la izquierda, por lo cual muchos de ellos piensan que los cubanos son felices y tienen libertad, y que es el sistema que han elegido. Hay un engaño generalizado respecto a lo que tienen los cubanos y la vida que hay en Cuba. Muchos españoles cuando viajan a Cuba, y vuelven, comentan sorprendidos que les parece que los cubanos no tienen libertad. Durante años, en las universidades, los españoles han sido adoctrinados y se les ha dicho que el “Che” Guevara era un héroe y Fidel Castro un patriota, y es porque, en general, los españoles sufren un engaño en cuanto a la realidad de la vida de los cubanos.

Entonces, ¿cuándo los españoles viajan a Cuba se encuentran otra realidad?

Muchos cuando viajan a Cuba y ven que no pueden salir de los hoteles o salen y consiguen hablar con la gente de la calle es que son conscientes de lo que está pasando en la isla. En general, han asumido como que ese es un sistema legítimo en parte también porque muchos gobiernos de Europa han legitimado esa dictadura. Es curioso cómo en España se aplica una distinta forma de ver y de medir la dictadura castrista frente a la dictadura de Pinochet, en Chile, mientras otros hablan de los horrores de la dictadura de Franco, pero no de la dictadura de los Castro y de lo que están sufriendo nuestros hermanos cubanos. Yo creo que más por ignorancia que por mala intención. La juventud española está mal informada y, además, adoctrinada porque la izquierda maneja las universidades y con toda lógica lo que hace es adoctrinar a sus alumnos en la idolatría a unos que ellos llaman héroes que son el “Che” Guevara, Fidel Castro. Algunos medios hablaban de los 50 años del “Che” Guevara con veneración como también lo hicieron muchos jóvenes en las calles. Igual cuando muere Fidel Castro, en Madrid hubo gente en la puerta de la embajada diciendo “Adiós, mi comandante”, y los pocos que estábamos celebrando, que solo éramos cuatro, nos alegramos profundamente porque ya no iba a estar más Fidel en este mundo. Los otros creían que estaban despidiendo a un ídolo sin saber que estaban despidiendo a un asesino, un dictador, un torturador. Nadie en España se atrevería a decir eso. Hay una doble vara de medir porque, como ya dije, están adoctrinados.

¿La izquierda radical de la que usted habla tiene su espejo en Cuba?

No es que tenga un espejo, sino que se relaciona directamente con el castrismo. El partido Podemos, de la izquierda radical en España, que ha conseguido unos resultados muy buenos en las pasadas elecciones, es un partido que se financia con el chavismo, y cuyos líderes tienen relación con Maduro. Y ya sabemos que Maduro y su ideología obedecen a lo que le dictan los Castro que siempre han querido tener el poder en Venezuela, y ya lo han conseguido, y las dictaduras castrista y chavista tienen sus ojos puestos en España. Todo lo que estamos sufriendo hoy en España y la desestabilidad que generan los independistas catalanes son el caldo de cultivo que aprovecha la izquierda radical para desestabilizar el sistema español. La izquierda quiere que el Gobierno esté debilitado para entrar a imponernos su totalitarismo.

¿La dictadura cubana trata de permear la institucionalidad española?

Igual que consiguieron la venezolana. Es decir, las ideas del castrismo, incluso su sistema de inteligencia que lo tiene muy desarrollado, y en eso son unos maestros, permean las instituciones, y permearon el sistema venezolano, y consiguieron que Maduro diera golpes a la institucionalidad. Antes veíamos a los venezolanos diciendo que Venezuela no era Cuba; hoy Venezuela va en camino de convertirse, sino lo es ya, en otra Cuba. También hoy decimos España no es Venezuela. Pues no nos equivoquemos. En cuanto se dé una situación que favorezca la inestabilidad de nuestras instituciones, de la justicia, de la legalidad, cuando todo eso falla la izquierda radical lo aprovecha para imponer su totalitarismo. Hay que estar muy alertas en España. Lo que ha pasado en Cataluña es aprovechado por la izquierda radical que se une a otros grupos, como los que hoy son políticos y antes eran terroristas en el País Vasco, que se unen al señor Pablo Iglesias, que es el líder de Podemos, y a otros de sus líderes, y unidos a la izquierda anticapitalista catalana y a los anarquistas en Cataluña están aprovechando para desestabilizar todo el sistema.

¿El padrinazgo de la izquierda radical de España hace suponer que tendremos castrismo por mucho tiempo?

Si mucha gente ignora las consecuencias que tienen esas ideas del castrismo y las del comunismo, pues claro. Lo que sucede es que mucha gente desconoce a dónde nos llevan esas ideas, desconocen que esas recetas lo que aseguran es la miseria que hoy vivimos en Cuba. Muchos jóvenes engañados escuchan las recetas utópicas de la izquierda, que aseguran que van a traer la igualdad para todos y van a acabar con la desigualdad. Engañan a mucha gente, igual que engañaron a los cubanos. Fidel dijo que venía a acabar con la desigualdad y al final qué ha garantizado a los cubanos: la igualdad en la miseria. En Venezuela qué proclamaba Maduro: la justicia para la gente necesitada, para los débiles, y qué es lo que ha traído: la miseria para todos. No han mejorado los que necesitaban mejorar. Ha llevado a la miseria absolutamente a todos. Ahora mismo Venezuela está en la oscuridad, igual que está en la noche Cuba. Llegó la noche con Fidel a Cuba y siguen en la oscuridad los cubanos. Llegó la noche con Maduro a Venezuela y están viendo que si no los rescata la presión internacional, si no los ayudamos desde afuera, Venezuela acabará en la noche como Cuba. Eso es producto del engaño, del populismo de la izquierda. Un engaño que viene a contar las recetas de la mentira, y Podemos en España cuenta la gran mentira, y usa los mismos métodos de adoctrinamiento e incluso la violencia.

Muere Fidel, ya había asumido su hermano Raúl que debe salir del poder en el 2018. ¿Qué cree que pueda pasar con el castrismo?

Yo creo que el castrismo tiene muchos herederos. Por ejemplo, Díaz-Canel y otros más. El castrismo crea sagas y pandillas que defienden lo mismo, y yo creo que eso es lo que vamos a ver. Yo estoy avergonzada de la posición de Europa. No ha habido una presión por parte de los países europeos para que hubiera unas elecciones libres en Cuba. Yo estoy avergonzada, pues también soy española, porque no se han liberado a los presos políticos en Cuba. En el 2016 la represión aumentó. Hay muchos que están presos por sus ideas políticas, y el Gobierno dice que fueron presos por algunos delitos, lo que es parte de una mentira. Lo vergonzoso de Europa es que dice que defiende la libertad y eso es mentira porque algunos van a hacer negocios a Cuba y se olvidan de la libertad y los derechos humanos. Lo que tendríamos que ver es una presión por parte de los Estados Unidos y Europa, todos a la vez como un frente común, y ayudar a los cubanos porque ellos solos no pueden salir de esto porque son presos de Castro. No tienen libertad para hablar, no tienen libertad para salir a la calle y gritar, y los que tenemos la obligación de ayudarles somos lo que creemos en la libertad y en los derechos humanos, los que tenemos las manos libres para poder asfixiar lo que está pasando en Cuba.

¿Cree que la izquierda se sustenta en una ideología real o se trata de unos pocos que sólo buscan enriquecerse camuflados en pretextos sociales?

Yo creo que ya se vio que la ideología de la izquierda está caduca, y de hecho hemos visto la prueba en los países en donde han aplicado esa receta, comprobándose la existencia de una miseria absoluta. Lo que pasa es que ahora mismo esa izquierda radical y ese populismo está apoyado también por otras mafias que son las del narcotráfico. La relación de Fidel Castro con el narcotráfico; la relación de algunos líderes venezolanos con los carteles del narcotráfico y con otros países como Irán, es todo un eje que sirve para apoyarse unos y otros. Esto no se trata de un país aislado, es algo que varios países lideran, y tenemos que estar muy atentos porque van ganando posiciones aprovechándose de la gente cuando vienen recortes, cuando vienen crisis, y entonces vienen a presentarles su receta como si fuera algo novedoso, cuando los que la hemos vivido sabemos que lo único que garantiza es la miseria, la pobreza y la falta de libertad para todos.

¿Cómo podemos calificar en estos momentos a la izquierda en España?

Hay una izquierda radical, intolerante, que ha crecido en España porque aun habiéndose quedado sin discurso ideológico, ha tomado el discurso de la recuperación de los derechos y ha llevado su mensaje al plano de los recortes que hemos sufrido durante la crisis económica. La izquierda radical aprovecha el desconcierto de la población y utiliza el populismo barato y engañoso para lanzar a la población contra el común enemigo, que generalmente es la derecha.

Hispanista revivido.