“El plan es garantizar la continuidad del autoritarismo con la connivencia de la comunidad internacional” y procurar un futuro dictatorial “a la próxima generación de Castros”

 

 

El director de Estado de SATS, Antonio Rodiles, subrayó este viernes ante un comité del Congreso estadounidense, en Washington, que Cuba continúa siendo “una dictadura militarizada” que lejos de pretender abrir caminos al libre comercio, pretende aprovecharse del aperturismo para enriquecer al propio régimen.

“El plan es garantizar la continuidad del autoritarismo con la connivencia de la comunidad internacional” y procurar un futuro dictatorial “a la próxima generación de Castros”, insistió el disidente cubano, informa EFE.

“La idea no es abrir un mercado poco a poco para crear una clase media, sino crear un monopolio para la gente que está en el cuerpo militar”, agregó.

Por su parte, el reverendo cubano Mario Félix Lleonart Barroso aseguró que tanto el presidente ruso, Vladímir Putin, como el general Raúl Castro “se están riendo de EE.UU.” ante el paso aperturista de Washington hacia La Habana.

Durante una audiencia ante el subcomité de Asuntos para Latinoamérica de la Cámara de Representantes, Lleonart consideró que la Administración Obama “se equivoca” si cree que con el restablecimiento de las relaciones con Cuba va a ganar un aliado, y aseveró que los Gobiernos ruso y cubano se beneficiarán de ello.

Además, el pastor de la Iglesia bautista denunció ante los congresistas “la continúa violación” de los derechos humanos en la isla, especialmente, en su caso, en materia de libertad religiosa y acusó a las autoridades cubanas de tratarlo como un “narcotraficante” cada vez que entra y sale del país.

Sylvia Iriondo, presidenta de la asociación Madres y Mujeres contra la Represión en Cuba, reiteró que a los ciudadanos cubanos se les siguen negando los derechos humanos fundamentales y consideró equivocada la nueva política estadounidense hacia la isla.

Según la agencia EFE, Iriondo protagonizó un tenso intercambio con el congresista demócrata Alan Grayson, quien le preguntó si a su parecer el embargo estadounidense hacia Cuba durante los últimos 50 años había tenido un efecto positivo a favor de los derechos de sus ciudadanos y en su búsqueda de la democracia.

La opositora afirmó que el embargo era una política “solidaria” de Estados Unidos hacia el pueblo cubano, aunque no corroboró que tuviera efectos positivos en la mejora de la situación del país.

Deja un comentario