Sara Marín no pasa bien a la tele

Sin embargo la chica ganó 5 medallas de oro el pasado julio sin que la prensa lo destacara

Fuente:APTISCAM

La gimnasta Sara Marín ha conseguido un total de 5 medallas de oro en la primera Olimpiada para personas con Síndrome de Down, que se ha disputado recientemente en Florencia (Italia).

Sara es menuda, una de esas personas pequeñas que tiene la grandeza de llenarlo todo. Llena también su gimnasio de toda la vida, el Club Deportivo Algar, donde gracias a personas que creen sinceramente en la capacidad del potencial de este colectivo, existe a día de hoy un grupo de integración para el deporte adaptado en el que entrenan personas con algún tipo de diversidad.

Sara es una de ellas y llena el tapete allí, sumergida en un mundo único y exclusivo, el suyo y de sus compañeras; el pabellón municipal de El Toscar, ubicado en Elche.

Sara Marín es una ilicitana de 19 años con síndrome de down y probablemente sea la gimnasta rítmica más destacada en la historia de la FEDDI (Federación Española de Deportes para personas con Discapacidad Intelectual). No ha ganado un campeonato de España, ni dos, ni siquiera tres, sino muchos más, porque desde que se subiera al primer escalón del podio en 2008, en Madrid, no se ha bajado de él. Lleva ocho años consecutivos proclamándose la mejor del país (y para la Prensa Nacional no es interesante la noticia).

Sara es una “monstrua”sobre el tapete. Poca gente en Elche lo sabe, y mucho menos en el resto de España; claro, no es fútbol. Cuando Sara nació, a su madre se lo pintaron todo negro. “Que si no iba a tener musculatura, que si los down son hipotónicos, que no iba a pronunciar la erre, que no iba a hacer esto ni esto otro”. Nadie se podía imaginar entonces la de sorpresas que les daría Sara a la familia, ni al resto de “expertos profesionales” con sus pésimos diagnósticos.

Cinco veces ORO en los “TRISOME GAMES” han competido alrededor de un millar de deportistas de 36 nacionalidades distintas en las modalidades de atletismo, natación, natación sincronizada, gimnasia rítmica, gimnasia artística, judo, tenis de mesa, tenis y fútbol sala.

La ilicitana ha arrollado: ¡¡¡CINCO OROS!!!. Oro en pelota, oro en cinta, oro en mazas, oro en aro y oro en general. Imagino a María José, la mami, llorando de la emoción cuando vió a su hija subida al primer cajón del podio, con la bandera detrás de ella mientras sonaba el himno de España, que sonó, y bien que sonó, (y me emociono yo también, casi como si estuviera allí). Imagino a Sara, sin poder quitarse la sonrisa de la boca, feliz, feliz, feliz, feliz y feliz; cinco veces feliz.

Ella, que dice que “no se pone nerviosa antes de salir al tapete”, ella, que dice que “es la que tranquiliza a su madre, que sí que se pone nerviosa al verla.” Entre las muchas felicitaciones recibidas en las últimas horas, «tengo a tope el Facebook», reconoce Sara, destaca la de Almudena Cid.

La exgimnasta de rítmica, que participó en cuatro Olimpiadas y disputó cuatro finales olímpicas, escribió en su cuenta de Twitter lo siguiente:

«Sara Marín arrasa con 5 oros en la I Olimpiada para Personas con Síndrome de Down. Enhorabuena».

Marín ha encontrado el apoyo económico, para estar presente en esta Olimpiada, de varias firmas. «Sin ellas esto no hubiera sido posible. Los gastos era muy altos y hemos tenido la colaboración de mucha gente que ha querido que Sara cumpla un sueño. Muchas gracias a todos por su colaboración», resalta María José Fernández, la madre más feliz del mundo, antes de que Sara Marín reconozca que «ahora sólo pienso en llegar a Elche y tomarme unas días de vacaciones. Me las merezco».

Y yo pienso en éste, el oficio más hermoso del mundo, el mío, este de contar historias y en la suerte de que a veces, al hacerlo, puedo contribuir en algo a que sueños como el de Sara se hagan realidad. Los TRISOME son un sueño cumplido. Ahora hay otro: que la gimnasia rítmica sea incluida en los Juegos Paralímpicos. A por él, hasta que deje de ser un sueño. ¡¡¡ FELICIDADES, CAMPEONA !!!

Hispanista revivido.