Se agota la gasolina, crece la angustia

El Gobierno cubano se mantiene en silencio, mientras aumenta la incertidumbre por la escasez de combustible

Gasolinera CUPET en 42 y 39 Playa, La Habana, Cuba. Marzo 30, 2017 (foto Cubanet)

LA HABANA, Cuba.- La gasolina escasea en La Habana desde inicios de abril. Los choferes llaman por teléfono a los garajes, pero al llegar se ha terminado y, malhumorados, tienen que continuar la búsqueda incierta.  La cola, en los pocos garajes que surten diariamente, no suele ser larga, pues se agota pronto, lo que sugiere el reducido abastecimiento por CUPET.

El gobierno no ha emitido explicación sobre el déficit de combustible, que no solo afecta la capital, ni ha promulgado medidas de racionamiento, pero a fines de marzo se comentaba que habría restricciones en la venta de gasolina especial. En las empresas (todas del Estado) las cuotas asignadas de gasolina regular comenzaron a recortarse desde mediados de 2016.

Los envíos de petróleo desde Venezuela han caído notablemente. Esto tiene un fuerte impacto en la economía cubana por los precios preferenciales y las condiciones para la amortización del petróleo a cambio de los servicios médicos y de otras especialidades. Cuba produce la mitad de sus necesidades de combustible, y la pérdida de los suministros venezolanos representaría alrededor de 1 300 millones de dólares, según estimados del especialista Jorge Piñón.

La refinería de Cienfuegos gestionada con PDVSA trabaja a muy baja capacidad y en el primer trimestre de 2017 recibió petróleo de Argelia, fundamentalmente. La caída del precio del petróleo afectó a Cuba que comercializaba parte de los derivados en el mercado mundial, por lo que recibió 765 millones de dólares en 2014.  En la nueva situación, las autoridades tendrían que  decidir las ventajas de comprar el petróleo para refinarlo o adquirir los derivados.

El gobierno no informa en detalle a la población, que sufre las consecuencias de sus decisiones. En julio y diciembre de 2016, Raúl Castro reconoció  la reducción de la colaboración venezolana, aplicó medidas restrictivas,  anunció que se trataría de preservar el consumo de la electricidad residencial, y aseguró que no se repetiría la crisis del inicio del Período Especial en 1994, pues la población ya  temía los prolongados apagones. Sin embargo, el desabastecimiento en las tiendas de venta en divisas y en la gasolina augura que continuará profundizando la recesión en 2017.

La Cumbre  del ALBA-TCP, efectuada en Caracas en marzo,  el XV Consejo Político al nivel de cancilleres con la asistencia de Raúl Castro y Nicolás Maduro en La Habana, el 10 de abril, y las reuniones de los 19 países de Petrocaribe, bajo los lemas de unidad y fortaleza, procuran compromisos de apoyo al chavismo y la concertación para afrontar la caída o pérdida del combustible y los programas de ayuda de Venezuela.