Hay que estar rematadamente locos para abrir las puertas de par en par, a fin de que entre una nación asiática de cien millones de musulmanes gobernada por un islamista confeso

 

César Vidal

Han bastado unos días para que resulte innegable que, en todo el asunto del derribo de un avión ruso en Siria, las autoridades turcas actuaron con un dolo vergonzoso.

Ahora sabemos que si el avión traspasó en algún momento la frontera no pudo sobrevolar Turquía por más de un período de tiempo situado entre los seis y los doce segundos. En esos ¡¡¡segundos!!! los turcos habrían advertido al avión ruso nada menos que diez veces para que saliera de su territorio y, al no hacerlo, lo agredieron.

Descubierta la mentira turca sobre la violación de su espacio aéreo, la NATO no sólo no ha obligado a Turquía a pedir al menos disculpas a Rusia sino que la Unión Europea ha decidido entregarle algunos miles de millones de euros para que mantenga refugiados sirios en su territorio y ha prometido que suprimirá el visado para que sus nacionales viajen por Europa a la vez que comenzará las negociaciones para la integración de Turquía.

En otras palabras, medio millón de refugiados sirios es un peligro, pero, a ojos de la Unión Europea, no lo son cien millones de turcos moviéndose por sus diversas naciones. Dicho de otra manera: los islamistas pueden disfrazarse de lo que sea para entrar en la Unión Europea y cometer atentados, pero los ciudadanos de una nación gobernada por un islamista como Erdogan no van a plantear jamás ese peligro.

Yo comprendo que Turquía ha sido siempre para la NATO un puñal apuntado hacia la URSS. Durante la Guerra fría, fue precisamente por colocar misiles en Turquía apuntando a territorio soviético por lo que Moscú decidió situarlos en Cuba a unas millas de Estados Unidos. Aquella crisis de los misiles se zanjó al final porque, de manera secreta, ambas naciones aceptaron retirarlos. Pero la URSS desapareció hace décadas y el comunismo no va a anegar el mundo.

¿Realmente no existe otro remedio para que la NATO se quede contenta que dar entrada a que Europa sea invadida por el islam? ¿Es así como se supone que nos defiende y garantiza nuestra seguridad?

Pueden ustedes pensar lo que deseen, pero cuando leo noticias como éstas es cuando me pregunto si alguien en las alturas es muy malo o muy estúpido. Porque si se desea conservar una identidad europea común fundada en la libertad, hay que estar rematadamente locos para abrir las puertas de par en par a fin de que entre una nación asiática de cien millones de musulmanes gobernada por un islamista confeso.

Deja un comentario