Sectores laborales más lucrativos en Cuba

El salario medio mensual más bajo el pasado año estuvo en la actividad de hoteles y restaurantes. Santiago de Cuba fue la provincia donde menos se pagó, aunque en el Municipio Especial de Isla de la Juventud se cobró menos

 

  • En promedio, durante el año anterior las retribuciones en la Salud Pública alcanzaron los 712 pesos mensuales por trabajador
  • Les siguieron quienes se emplean en la explotación de minas y canteras, que devengaron 819 CUP por mes, y los trabajadores de la ciencia y la innovación tecnológica (811 CUP). Detrás estuvieron los de salud pública y asistencia social (712) y quienes laboran en agricultura, ganadería, silvicultura y pesca, que promediaron 679 CUP mensuales

 

Quienes trabajan en la industria azucarera obtuvieron las retribuciones más altas del país durante el año anterior, cuando cobraron, como promedio, 963 pesos por mes. Sus haberes se situaron muy por encima del salario medio mensual nacional, que llegó a 584 pesos, un incremento pronunciado con respecto a 2013, cuando fue de 471 CUP.

El incremento en 24 por ciento del salario medio mensual en el país se debió, en lo fundamental, a la subida de los sueldos en la Salud Pública —que emplea a más de 400 000 personas—, en áreas del Deporte y en la Inversión Extranjera1, como parte de la política de incremento gradual de las remuneraciones a los trabajadores estatales, la cual también ha beneficiado al sector empresarial, donde se generaliza el pago por rendimiento.

La información está en el capítulo Empleo y salario del Anuario Estadístico de Cuba 2014, elaborado por la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI), en www.onei.cu.

Según definiciones metodológicas de la Oficina, el salario medio mensual es «el importe de las retribuciones directas devengadas como promedio por un trabajador en un mes. Se calcula dividiendo el salario devengado en un territorio y período determinados entre el promedio de trabajadores».

En la confección del capítulo Empleo y salario, la ONEI explica que ha «tenido en cuenta las recomendaciones metodológicas de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), a fin de posibilitar la comparabilidad internacional».

Contiene «información sobre la población económicamente activa (ocupada y desocupada), fuerza de trabajo ocupada según la situación del empleo, su estructura por clase de actividad económica, sexo, edades, nivel educacional y categoría ocupacional. Las tasas de desocupación se muestran por sexo».

Incluye, además, datos sobre «salario medio por territorios y clase de actividad económica, así como indicadores sobre accidentes del trabajo, seguridad social y asistencia social». La ONEI es la fuente oficial de las estadísticas gubernamentales.

 

 

Hispanista revivido.