Buenos días, Palmaris montoreados, esquilmados e incluso caninos.

Rebajad ya los impuestos,
recortad pronto los gastos,
anulad todos los fastos
y demás chollos infestos.
Sed, por una vez, honestos,
permitid que la justicia
condene tanta codicia
y luego pedid perdón,
antes de que un paredón
subsane vuestra avaricia.

Muchas felicidades al gran rapsoda Palmari Teodoro.

Salud y pronto para los enfermos y fortuna para los infortunados.

Climilla en Valencia por las cuatro gotillas que están cayendo.

Sit tibi dies levis.

Deja un comentario