El autor de este artículo pretende probar que José Martí había nacido en España y no en Cuba como lo cuenta la historia oficial.

Cojo un autobús de la línea Cartagena-Sevilla, pido el asiento que nadie suele querer, el 57 ventanilla que es el que a mi particularmente me gusta (el último de todo) y me dispongo a estar sentado unas nueve horas con parada en Granada para descansar y comer algo.

El calor no me acobarda; cosa que sí lo hace, y mucho, el frío; así es que me monto en mi chepa de dromedario de zonas desérticas calurosas, y me dispongo a buscar en dos archivos de la capital andaluza, Sevilla, en el Archivo General de Indias y, posteriormente, en el del Arzobispado de la zona.

Busco un escrito originado como consecuencia del hecho que acaeció dentro del año de 1.895, a partir del día 19 de Mayo de 1.895 fecha en la que el práctico Antonio Oliva, adscrito a fuerzas de caballería del Regimiento Hernán Cortés, disparó contra José Martí y lo mató, ante el asombro del coronel José Ximénez de Sandoval, máxima autoridad del grupo de caballería.

En Remanganaguas, localidad oriental cubana, en cuyo paraje de Dos Ríos, fue muerto por bala de fusil José Martí, y, al médico del lugar, Aureliano Valencia, le presentan el cadáver para que lo embalsame supuesto que va a ser trasladado para enterrarlo en Santiago, entiende con buen criterio el galeno que el asunto no es nada fácil, y que el calor reinante no va a cooperar en conservar el cadáver de aquel cubano al que el coronel Sandoval lo ha despojado del reloj y el revólver para regalárselo al jefe militar de las tropas acantonadas en Santiago de Cuba, a la sazón General Juan Salcedo y Monilla de Los Ríos.

En aquella altura de fecha de la muerte de José Martí, primavera del noventa y cinco, Martí no era un desconocido, pero en la más pura de las realidades, tampoco era persona que fuese conocida por fuera del tronco central de los mandos que componían el núcleo del Ejército Libertador de Cuba, con poco, por tanto, carisma popular, como para no enterrar su cuerpo en Remanganaguas, donde dicen que estuvo unos días, y llevarlo a Santiago a darle sepultura.

Y el traslado del féretro puede tener su explicación en el hecho de que José Martí pasase (sus cenizas, porque el difunto no estaba para traslados) a Santiago al cementerio de Santa Ifigenia, inaugurado unos años de antes, concretamente en 1.868, en el mes de febrero, lugar preventivo porque sabían aquellos cubanos que se alzaron unos meses después de Yara, que iban a necesitar un lugar donde darle enterramiento a sus muertos singulares como consecuencia de su levantamiento contra la madrastra y llena de verrugas  España.

Y al tiempo que disponían de un espacio de enterramiento para todos los cubanos singulares que tendrían que morir en la lucha armada, se quitaban la pejiguera de los curas que no cansados de cobrar por prestar sus servicios, pese a las epidemias que se originaban con los enterramientos en las iglesias, se opusieron con todas su fuerzas a que los muertos que ellos tenían por principales en razón o no de la plata que poseyeron en vida, el mejor sitio y el más rápido para ir de la tierra al cielo en un viaje exprés de ida, y la vuelta regalada, era ser enterrado en una iglesia.

En la ciudad de Sevilla, en el Archivo de Indias, nos atendieron de maravilla (me acompañó un cuñado mío que vive en Sevilla ya con experiencia para pasar el desierto del Sahara con bufanda, porque el calentamiento global donde se sufre y se aprecia con todo su nefasto calor es en ciudades como Sevilla, Córdoba y demás), pero, en el Archivo de Indias no hay prácticamente nada del año 1.895 respecto a José Martí, y muy poco en referencia a  lo que nosotros buscábamos: “Un escrito mediante el cual el Gobernador Militar de Cuba pide a la Diócesis de Sevilla la partida de nacimiento de José Martí”

Algo así, la existencia de este escrito que hace cumplida referencia un periódico cubano que fue emitido por el Gobierno Militar de Cuba, en una página de la Crónica de la Guerra de Cuba, escrita en 1.895 por Rafael Guerrero, editada en el mismo año en tres tomos por la editorial barcelonesa Maucci, que guardo como oro en paño en mi poder, lo deja claro y conciso anotado el referido autor. Y es, por tanto, un documento que va a ser muy interesante descubrir, aunque en este primer intento de hallarlo haya resultado un fracaso.

En vista de que en el Archivo Sevillano de Indias no había nada. Nos dirigimos al Archivo de la Diócesis de Sevilla con la seguridad de que al ser una carta dirigida a la archidiócesis sevillana se conservaría en ese lugar.

Nos tragamos cuatro cajas de papeles buscando el escrito, y, para nuestra desilusión, no encontramos absolutamente nada, y, por supuesto, el nombre de José Martí no figuraba por parte alguna.

Al día siguiente vimos todo lo que hay al respecto, correspondiente al año de 1.896, y, al final, nos tragó el calor de las calles sevillanas, con las manos sudorosas pero sin un solo rastro de nada.

Pensaba, mientras caminaba en el “horno encendido” que resulta el calor sevillano, que todos los mandatarios mundiales deberían de pasar este verano paseando por Sevilla al sol, y que después volvieran a dar órdenes respecto al calentamiento global.

Aunque a lo mejor Mariano, el líder español, mirando la aprobación de sus jefes europeos, diría que estaba fresquito y de puta madre. Total, como va a su bola.

Salud y Felicidad. Juan Eladio Palmis.

20 COMENTARIOS

  1. POBRES
    Quiero contar y juntar
    uno a uno
    a los pobres,
    a los que saben
    y a los que no,
    que un día con ellos
    quiso su vida echar
    un poeta de Cuba,
    José Martí,
    cubano de los de verdad.

    Y quiero,
    por bandera,
    caña, platanal,
    tierra removida
    y viento venciendo
    al verde y al blanco algodonal.

    Y al hombre:
    hombre blanco,
    hombre negro,
    o esclavo
    o aquel liberto
    de vientre y látigo,
    lo quiero libre;
    libre como un cielo
    abierto o cerrado
    de nubes,
    cerrado o abierto,
    pero nunca
    látigo y puñal
    que golpea,
    entra o sale;
    camino sangrante de la piel,
    que pasa y llega
    el metal:
    arado de mal acero
    para sembrar,
    usado en matar
    y mutilar.

    Y el trigo,
    lo quiero rubio,
    maduro.
    Y el maíz,
    la mazorca,
    verde a reventar.

    Y el agua, agua,
    mucha agua
    para beber y regar;
    y saliva en la boca
    para hablar;
    hablar y contar
    que hubo un tiempo,
    un tiempo de atrás
    que los pobres
    contaban,
    que el poeta
    los contaba
    y les cantaba
    sin usarlos
    para engalanar
    trova alguna,
    ningún altar,
    ninguna boca
    de político barato,
    de mala gente
    de mala paga
    y peor pan.

    Si los cuento
    en la cuenta
    del contador
    y amigo
    José Martí.
    Si tengo pobres
    y vendo pobres
    empaquetados
    al por menor,
    será por una
    sinvergonzonería
    al por mayor
    de la humanidad entera,
    sin el poeta
    que con ellos
    quería
    su suerte echar.

  2. Y, ¿qué importancia tiene donde nació Martí?

    ¿Acaso variaría mucho la Historia de Cuba, o la de España, si Máximo Gómez en lugar de nacer en Baní – República Dominicana (donde, por cierto, se producen los mejores mangos de todo el Caribe), hubiese nacido en Batabanó – Cuba o en Dos Hermanas – España?

    Lo que importa es la obra de Martí y destacar de ella, a pesar de ser el promotor de la Guerra del 1895, su gran amor por Cuba y también por España. Su guerra no era contra España o los españoles, era contra un sistema de gobierno que asfixiaba por igual, aunque de formas distintas, a la Península y a la Isla.

    Y si hay dudas sobre ello, dos citas:

    “Y si a los españoles, por ser españoles, los ataco, mi padre saldría de la tumba, y me diría: parricida. Pero el mal gobierno, la opresión, la ignorancia en que vivimos, la miseria moral a que se nos condena, esto ipadre mio! no eres tú, eso no es España, sino otro país; eso es infamia y abominacíon, y dondequiera que lo encontraras lo has de acabar.” Obras Completas, Tomo22, Página 11, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1975.

    “Para Aragón en España,
    Tengo yo en mi corazón
    Un lugar, todo Aragón,
    Franco, fiero, fiel, sin saña.”

    “Si quiere un tonto saber
    Por qué lo tengo, le digo
    Que allí tuve a un buen amigo,
    Que allí quise a una mujer.”
    Dos primeros versos del poema Aragón, incluido en la recopilación llamada “Versos Sencillos”.

    • Creo que es importante en la medida en que contribuíría a mostrar que una buena parte de los presupuestos ideológicos sobre los que se construyó la fallida República son falsos. Nada quita (o pone) sobre la catadura moral del Martí qepd…

      • Sinceramente, respeto su opinión, pero sigo sin ver la utilidad, ni para entender mejor a Martí, ni para desmontar cualquier falsa teoría política, ni tampoco para apoyarla en un sentido u otro.

        Como curiosidad científica está bien, pero no más allá.

        Vuelvo a decir lo mismo, da exactamente lo mismo que Martí haya nacido en el número 41 de la calle Paula de La Habana, como en cualquier otro lugar, no ya de España sino del mundo.

        Les puedo decir que, incluso, he llegado a ver una teoría, bastante peregrina, de que no solo era valenciado Mariano Martí, su padre, sino que también lo era él mismo.

        • ¿Pero qué insistencia absurda es esta de intentar encontrarle siempre “utilidad” a los datos históricos? No puedo compulsar la veracidad de lo que cuenta Rafa, pero sería un dato valioso en caso de que fuera cierto. Se trata en todo caso de ESCRIBIR LA HISTORIA CORRECTAMENTE, Sr Presol, que no es moco de pavo. Eso ya es suficiente para que tenga valor. Qué manía de poner siempre la importancia de la obra martiana por encima de cualquier otra arista de su vida. Así vamos, desechando la verdad e inventándonos una historia paralela a nuestro gusto; lo que ha hecho el castrismo hasta hoy. Los historiadores están para contar las cosas como fueron, por insignificantes e inútiles que le parezcan a usted.

  3. Este escritor es disléxico. Demasiadas interrupciones de ideas y comentarios superfluos. No pude acabar de leer a este individuo mas interesado en hablar de sus problemas con el clima que del tema que anuncia el titular.

  4. Le hago una pregunta pues no me queda claro de su articulo ?Alguien ha buscado la fe da bautizo de Martí en la Habana?
    Encuentro esta referencia en internet, quizás pueda ser útil.

    Nació el 28 de enero de 1853, en la calle Paula No. 41—hoy Leonor Pérez, 314—, fue bautizado 15 días más tarde, el 12 de febrero, en la Iglesia del Santo Ángel Custodio de La Habana.

    https://www.ecured.cu/Jos%C3%A9_Mart%C3%AD

    • José Martí, como bien dice, fue bautizado, con 15 días de edad, en la Iglesia del Santo Angel Custodio, de La Habana. En esa misma Iglesia fue bautizado, años antes, D. Félix Varela. Para más información, la Iglesia del Angel Custodio está situada en la llamada Loma del Angel, lugar donde se desarrolla la gran obra de Cirilo Villaverde “Cecilia Valdés” o “La Loma del Angel”.

      Hoy día, en esa “Loma”, mejor dicho en la pequeña plaza que forma, se puede ver una escultura a tamaño natural de Cecilia Valdés a la entrada de la Iglesia, y se encuentra allí mirando desafiante, cara a cara, al busto de su creador, Cirilo Villaverde, que está en una de las paredes de la mencionada plazuela.

      • Hola Jose, gracias por los detalles, conozco la Loma del Angel pero no me he fijado en las estatuas que menciona, lo haré la próxima vez que pase por el lugar, o tenga que ir al tristemente celebre consulado Español!!
        Buscando un poco encontré en internet el acta de nacimiento del hijo de José Martí, donde está plasmado que su padre, (o sea Jose Martí), Es natural de La Habana. Por supuesto es de esperar que Martí tenía ciudadanía española al haber nacido de padres españoles y en una colonia de España. Pero veo bien difícil que haya nacido en España. La realidad puede ser más rica que la historia escrita, pero hacen falta pruebas para decir que es cierto!! Suerte con la búsqueda!

        • El busto de Cirilo Villaverde está hace ya años, pero la estatua de Cecilia es reciente, creo que unos cuatro o cinco años; fue una iniciativa de la Oficina del Historiador de La Habana, antes que Habanaguex pasase a formar parte de GAESA.

          En algún sitio he leido que, aunque la estatua es de “tamaño natural”, quedó algo bajita y tuvieron que recurrir a algún tipo de “truco de escultor” para hacerla crecer unos 5 ó 6 centímetros.

          No tiene que dar las gracias, aquí se trata de intercambiar información, cosa que siempre puede ser útil.

          Estoy mirando, pero no la encuentro en Internet, la posibilidad de “leer” el acta matrimonial de José Martí, en México, donde también puede que venga el dato del nacimiento. Esa acta existe pues hace poco los Estados Unidos Mexicanos regalaron a la República de Cuba dos reproducciones de la misma; una está en la Embajada de Cuba en México D.F. y la otra le fue entregada directamente a Raúl Castro.

  5. El disléxico de este escribano de renglón al salto de mata, solo trata, por el momento, que no es poco, saber dónde coño puede estar “Un escrito mediante el cual el Gobernador Militar de Cuba pide a la Diócesis de Sevilla la partida de nacimiento de José Martí”, sin entrar en más caballerías. En la diócesis de Sevilla no está (o por lo menos no está para manejo del público). Intento hacerme con él, CON EL ESCRITO. Gracias a todos por leerme. Cordiales saludos. Juan

    • He estado mirando sobre esa partida de nacimiento que busca. Si nos atenemos a lo que figura en el libro “Leonor y Mario, padres de Martí”, de Olivia América Cano Castro, pag 146 y 147 al llegar a Valencia, poco después de la muerte de Martí la noticia de ese suceso de organizó cierto revuelo, pues Martí era un desconocido, incluso para miembros de su familia no allegada.

      Se publicaron algunas noticias infundadas, entre ellas que desde Cádiz se había remitido al Gobierno Militar de Cuba la partida de nacimiento de un tal José Martí, nacido en Sevilla.

      Posiblemente aquellos erroneos rumores y noticias han llegado hasta nuestros días y a usted.

      Espero que la información le sea útil.

  6. Estimado José M. Presol. Agradecerte, sinceramente, tu interés en el asunto. La primera vez que tuve conocimiento del asunto, fue en la noticia dada por un periódico editado en La Habana, y me resultó del todo raro, que estando en vida la madre de José Martí y su familia afincada en la ciudad habanera, el gobierno militar enviara tal escrito a Sevilla. En Sevilla, en el archivo del obispado y en el de la catedral, no aparece el nombre de José Martí por ninguna parte. En el archivo de Indias, tampoco. En cuanto disponga de tiempo iré al archivo militar de Segovia. El problema es que en España hay paro laboral en índices de vergüenza, pero los archivos, salvo en aquellas páginas épicas para el sistema, para todo lo demás, no existe la tecnología moderna de la computadora. con enorme gratitud de tu amigo Juan Eladio Palmis.

  7. EL GUARDIA NACIONAL (Barcelona) 18 de Noviembre de 1838 P7
    Cuba, 28 de Junio de 1838
    Sitges.
    Sr. Comandante del batallón 3º de línea del partido de Villafranca del Panades.
    Muy Sr. nuestro:
    Terminada nuestra honrosa comisión para el donativo voluntario a favor de vestuario para los beneméritos nacionales más necesitados de las tres compañías de nuestra patria Sitges que forman parte del batallón arriba indicado, tenemos la gloriosa satisfacción de remitir 935 pesos 2 reales de América que se han colectado en esta de Cuba, Bayamo y Manzanillo con sus correspondientes listas, bien especificadas con sus nombres y apellidos, pueblos de naturaleza y cantidades que cada individuo ha contribuído, siendo la voluntad general se le de publicidad por medio de la imprenta para satisfacción de los mismos y mengua de algunos patricios que, pudiendo contribuir, algunos se han excusado y otros abiertamente negado. Y que si bien no han salido del todo correspondidas nuestras esperanzas conforme esperábamos, a lo menos nos queda el consuelo y satisfacción de que no se han omitido diligencias, que se han practicado con empeño y fervor sin omisión alguna.
    Si con esta pequeña demostración que nos ha animado en bien de nuestra desventurada PATRIA quedan satisfechos los deseos de usted y demás nuestros compañeros, no ambicionan otra recompensa sus afectuosos amigos y S.S.

    En Manzanillo
    Sebastián Romagosa de Sitges 10 Duros
    José Llopis Montané “ 8
    José Plá y Puig “ 8
    Agustin Carbonell y Plá “ 4
    Jaime Robert “ 4
    Joaquín Plá “ 6
    Bartolomé Masó “ 8
    Juan Comas y Catasús “ 6
    Carlos Morex y Plá “ 6
    José Casañus “ 4
    Francisco Coll y Morera “ 8
    Juan Milá “ 2
    Magin Plá “ 6
    Luis Sariol “ 4
    Peregrín Totasaus “ 2
    José Baque “ 3
    Francisco Comas y Catasús “ 2
    Lorenzo Nirabent “ 10
    José Montané “ 4
    Buenaventura Devesa y Carbonell Barcelona 6
    Juan Pons Mataró 4
    Miguel Ramón Mallorca 4
    Francisco Riera Mas Non 3
    Elias de los Rios Montañés 2
    Ramón Sto. Domingo Sta. Marta 10
    Pedro Mártir Venecia Mataró 8
    Pedro Murty Barcelona 6
    José Bartunica “ 4
    Juan Camps Arcuys 6
    Carlos Segrera “ 6
    Juan García Nápoles Manzanillo 4
    Antonio Samada Tosa 2
    Domingo Segrera Sta. Marta 2
    Prudencio Martínez García Castilla la vieja 2
    Manuel Codina Trinidad 2
    Marco Palau Mallorca 3
    Bernardo Caimarí “ 2

    En Cuba 461 Ds.
    En Bayamo 293 Ds. 2 r.
    En Manzanillo 181 Ds.

    En total 935 Ds. 2rs.

  8. Sr. D. Juan Eladio;
    El mensaje anterior ha sido un error.
    Quería enviarle esta nota que aparece en La Epoca en esos días:

    LA EPOCA (Madrid 1849) Viernes 31/5/1895 No. 16170 Año XLVII Pag.1 Col. 5
    Ultimos telegramas y noticias de la tarde.
    Movimiento separatista en Cuba.
    La partida de bautismo de Martí.
    Telegrafían de Sevilla que se ha copiado y se enviará a Cuba, por el correo que saldrá de Cádiz hoy, a instancias del gobernador militar de la Habana, la partida de bautismo de José Martí, que nació en Sevilla y fue bautizado en la parroquia de Santa Ana (Triana).
    Martí volvió a Sevilla deportado durante la pasada guerra separatista y vivió con otros expatriados en la calle de Bailén frente al cuartel de la Guardia civil.
    En la Facultad de Medicina cursó los primeros años.
    Sus amigos y compañeros le llamaban el Pollo.

    Respecto al mensaje anterior de alguien negando importancia al asunto del nacimiento de Martí, déjeme decirle que sí es importante. Tengo un problema conque Martí se considere cubano aun cuando haya nacido en Cuba. Mis dos nietecitas son hijas de cubanos por ambas partes; no sólo su información genética es cubana sino su cultura es básicamente lo que han percibido en su entorno, así como su lenguaje y sus gustos: dos cubanitas nacidas en USA. Estoy seguro de que Don Mariano pensaba como yo, o como la inmensa mayoría de mis amigos.

    He estado investigando la historia de Manzanillo en la prensa española por años.
    Si está interesado en contactarme, este es mi e-mail:
    palomino.mike@yahoo.com
    Saludos

    • Estimado Sr. Palomino,

      Le ruego me permita responder por alusiones.

      Primero, sigo manteniendo que nada aporta a la interpretación, favorable o desfavorable, de la figura de José Martí, cual es su lugar de nacimiento.

      Segundo, si usted tiene otra opinión, le ruego me la explique y le aseguro que atentamente la estudiaré y, la comentaré. Siempre desde un punto de vista respetuoso.

      Tercero, sobre su noticia del Diario La Epoca, ruego vea la información que, poco más arriba, facilito al Sr. Palmis, donde menciono el libro “Leonor y Mario, padres de Martí”, donde hago referencia a noticias, entre las que, posiblemente, se encuentre la suya infundadas sobre la partida de nacimiento de Martí.

      Estoy llegando a la conclusión, que, por supuesto, no puedo probar documentalmente, pues no tengo mi medios ni tiempo para ello, que se habla de dos José Martí, quizás familiares en no se que grado.

      Existen varios documentos, entre ellos el acta matrimonial, donde se menciona a José Martí (el Apostol) como nacido en La Habana. Documentos de fecha en la que estaba en el exilio y donde era muy difícil “falsificar” datos para favorecer una leyenda.

      • También soy abuelo, en mi caso de dos nietos.

        Permítame comentarle algo: eduque y forme a sus nietecitas en “La Rosa Blanca”. Ahí encontrarán cual es la esencia y la profundidas de Martí

        Cuando sean mayores y tomen sus propias decisiones; si son mujeres criadas a la “luz” de la Rosa, seguramente ellas sabran escoger si recordar a Martí cada vez que oigan y bailen Guantanamera o recordarlo profundizando en su pensamiento o intentando averiguar cual es la verdad es estos “puntos oscuros”.

  9. Sr. Presol;
    He entendido absolutamente todo lo que ha dicho. Tampoco pienso que Martí haya nacido en España, sólo quería aportar un comentario documental.
    No creo haber negado a priori algo de eso.
    Saludos.

  10. EL HERALDO DE MADRID 1/6/1895 P2
    La Tarde Política.
    Tiene interés en estos momentos rectificar algunas noticias que sobre el cabecilla Martí han circulado en estos días.
    Le supusieron primero catalán, después sevillano, al extremo de haber pedido a Sevilla la fe de bautismo.
    Pues bien, según consta en el album del periódico separatista de Nueva York El Porvenir, firmado por E. Trujillo, Martí nació en la Habana el 28 de enero de 1853.
    Se recibió de abogado y terminó la carrera de Filosofía y Letras en Zaragoza el año 1873; en ese año se fue a Nueva York y de allí a México.
    Volvió a la Habana en 1878 y con motivo del levantamiento de Agosto de 1877, vino deportado por el general Blanco a la Península.
    Se escapó del confinamiento y se fue a Nueva York, de allí marchó a las repúblicas sudamericanas y en 1890 era cónsul de la Argentina en Nueva York.

Deja un comentario