10 años después, el tribunal de la Haya lo exonera por los crímenes de la guerra de Bosnia

  • No te enteraste porque no lo dijo Facebook ni ningún medio a la orden

El tribunal de crímenes de guerra de la ONU ha determinado que el difunto presidente serbio no fue responsable por los crímenes de guerra cometidos en Bosnia durante la guerra de 1992-1995. Los jueces determinaron que Slobodan Milosevic no fue parte de una “empresa criminal conjunta” para perseguir a los bosnio-musulmanes y croatas.

El Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia (TPIY) en La Haya ha determinado que el fenecido presidente serbio Slobodan Milosevic no fue responsable de los crímenes de guerra cometidos durante la guerra de Bosnia 1992-95.

En una resolución sorprendente, la sala de primera instancia que condenó al antiguo presidente serbo-bosnio Radovan Karadzic por crímenes de guerra y le sentenció a 40 años de prisión, por unanimidad concluyó que Slobodan Milosevic no fue parte de una “empresa criminal conjunta” para perseguir a musulmanes y croatas durante la guerra de Bosnia.

El 24 de marzo, el dictamen de Karadzic declara que “la sala de justicia no está no está satisfecha con que hubiera suficientes evidencias presentadas para encontrar en este caso que Slobodan Milosevic estuvo de acuerdo con un plan común” para eliminar permanente mente a los bosnio-musulmanes y bosnio-croatas del territorio serbo-bosnio reivindicado [1].

La sala de primera instancia de Karadzic encontró que “la relación entre Milosevic y el acusado se había deteriorado a principios de 1992; para 1994, ya no estaban más de acuerdo con el curso de acción para ser tomado. Es más, comenzando tan pronto como en marzo de 1992, había discordia aparente entre el acusado y Milosevic en encuentros con representantes internacionales, durante los que Milosevic y otros líderes serbios criticaron abiertamente a los líderes serbo-bosnios de cometer “crímenes contra la humanidad” y “limpieza étnica” y la guerra para sus propios propósitos” [2].

Los jueces mencionaron que Slobodan Milosevic y Radovan Karadzic favorecieron la preservación de Yugoslavia y que Milosevic fue inicialmente partidario, pero que sus puntos de vista divergieron con el paso del tiempo. La sentencia declara que “desde 1990 y hasta mediados de 1991, el objetivo político del acusado y del líder serbo-bosnio fue preservar Yugoslavia y prevenir la separación o independencia de ByH, que desembocaría en una separación de los Serbo-bosnios respecto de Serbia; la sala menciona que Slobodan Milosevic respaldó este objetivo y habló contra la independencia de ByH” [3]. (ByH = Bosnia y Herzegovina).

La sala encontró que “la declaración de soberanía por la asamblea de la República Socialista de Bosnia-Herzegovina en ausencia de delegados serbo-bosnios el 15 de octubre de 1991, intensificó la situación” [4], pero que Milosevic no estaba de acuerdo con el establecimiento de la República Srpska como respuesta. La sentencia dice que “Slobodan Milosevic estuvo intentando tomar una aproximación más prudente” [5].

La sentencia declara que en comunicaciones interceptadas con Radovan Karadzic, “Milosevic cuestionó si era sensato usar ‘un acto ilegítimo en respuesta a otro acto ilegítimo’ y cuestionó la legalidad de formar una asamblea Serbo-bosnia” [6]. Los jueces también encontraron que “Slobodan Milosevic expresó sus reservas sobre cómo una asamblea serbo-bosnia podría excluir a los musulmanes que estuvieran ‘por Yugoslavia’” [7].

La sentencia menciona que en encuentros con oficiales serbios y serbo-bosnios “Slobodan Milosevic declaró que ‘todos los miembros de otras naciones y etnicidades deben ser protegidos’ y que ‘el intereses nacional de los serbios no es la discriminación’” [8]. También que “Milosevic además declaró que el crimen necesitaba ser combatido firmemente” [9].

La sala de primera instancia menciona que “en reuniones privadas, Milosevic estuvo extremadamente enfadado con el liderazgo serbo-bosnio por rechazar el plan Vance-Owen y el maldijo al acusado” [10]. También encontraron que “Milosevic intentó razonar con los serbo-bosnios diciendo que el entendía sus preocupaciones, pero que era más importante terminar con la guerra” [11].

La sentencia declara que “Milosevic también cuestionó si el mundo aceptaría que los serbo-bosnios que solo representaban un tercio de la población de ByH obtuviera más del 50% del territorio y él alentó un acuerdo político” [12].

En una reunión del Consejo Supremo de Defensa, la sentencia dice que “Milosevic dijo a los líderes serbo-bosnios que él no tenía derecho a tener más de la mitad del territorio en ByH, declarando que: ‘¡de ningún modo es más de lo que podría pertenecernos! Porque representamos un tercio de la población. […] No tenemos derecho a excedernos a la mitad del territorio. ¡No debéis arrebatar algo que pertenece a otros! […] ¡¿Cómo podéis imaginar que dos tercios de la población sean apiñadas en el 30% del territorio, mientras que el 50% es demasiado pequeño para vosotros?! ¡¿Es esto humano, es esto justo?!’” [13].

En otras reuniones con oficiales serbios y serbo-bosnios, la sentencia apunta que Milosevic “declaró que la guerra debía terminar y que el error más grande de los serbo-bosnios fue querer la derrota completa de los bosnio-musulmanes” [14]. Debido a la desavenencia entre Milosevic y los Serbo-bosnios, los jueces mencionan que “la República Federal de Yugoslavia redujo su apoyo para la República Srpska y alentó a los serbo-bosnios para que aceptaran las propuestas de paz” [15].

La determinación del Tribunal que Slobodan Milosevic no fue parte de una empresa criminal conjunta, y que por el contrario “él condenó la limpieza étnica” [16] es de tremenda importancia porque él fue culpado por todas las matanzas en Bosnia, y fueron impuestas duras sanciones económicas sobre Serbia como resultado de ello. La acusación injusta contra Milosevic está a la altura con la invasión de Irak solamente para encontrar que allí no había ninguna arma de destrucción masiva después de todo.

Slobodan Milosevic fue vilipendiado por toda la prensa occidental y virtualmente por cada político en todos los países de la OTAN. Le denominaron como “el carnicero de los Balcanes”. Le compararon con Hitler y le acusaron de genocidio. Le demonizaron, le hicieron pasar como un monstruo sanguinario, y le usaron aquella falsa imagen para justificar no solamente las sanciones económicas contra Serbia, sino también el bombardeo de la OTAN en 1999 contra Serbia y la guerra de Kosovo.

Slobodan Milosevic había pasado los últimos 5 años de su vida en prisión defendiéndose a sí mismo y a Serbia de las falsas acusaciones de crímenes de guerra sobre una guerra que ahora ellos admiten que él estuvo intentando detener. Los cargos más graves a los que Milosevic se enfrentó, incluyendo la acusación de genocidio, fueron todos en relación a Bosnia. Ahora, 10 años después de su muerte, admiten que él no fue culpable después de todo – ups.

El TPIY no hizo nada para publicitar el hecho de que hayan despejado a Milosevic de la participación en la empresa criminal conjunta. Tranquilamente sepultaron las 1.303 páginas descubiertas, en el veredicto de 2.590 páginas de Karadzic a sabiendas de que la mayoría de la gente probablemente jamás se tomaría la molestia de leerlo.

El presidente del tribunal en el juicio de Radovan Karadzic, O-Gon Kwon de Corea del Sur, también fue uno de los jueces en el juicio de Slobodan Milosevic. La exoneración de Milosevic por la sala judicial de Karadzic puede ser una muestra de cómo la sala judicial de Milosevic habría fallado finalmente, al menos sobre las acusaciones de Bosnia, si Milosevic hubiera vivido para ver la conclusión de su propio juicio.

Vale la pena recalcar que Slobodan Milosevic murió bajo un conjunto de circunstancias muy sospechosas. Murió de un ataque al corazón justo dos semanas después de que el Tribunal denegara su petición de someterse a cirugía del corazón en Rusia [17]. Fue encontrado muerto en su celda menos de 72 horas después de que su abogado entregase una carta al ministerio de asuntos exteriores de Rusia en la que él decía que temía estar siendo envenenado [18].

El informe oficial del tribunal sobre la investigación sobre su muerte confirmó que, “había sido encontrada rifampicina en una muestra de sangre tomada del señor Milosevic el 12 de enero de 2006”. Y que “al señor Milosevic no se le comunicaron los resultados hasta el 3 de marzo de 2006 debido a la difícil posición legal en la que el Doctor Falke (jefe médico del tribunal) se encontraba por virtud de las previsiones legales holandesas concernientes a la confidencialidad médica” [19].

La presencia de rifampicina (una droga no prescrita) en la sangre de Milosevic habría contrarrestado la medicación para la alta presión en sangre que estaba tomando e incrementó su riesgo de ataque al corazón que finalmente le mató. El reconocimiento del tribunal sobre que ellos sabían sobre la rifampicina durante meses, pero no le dijeron a Milosevic los resultados de sus propias pruebas de sangre justo días antes de su muerte debido a “disposiciones legales holandesas concernientes a la confidencialidad médica” es una excusa increíblemente floja y falsa. No hay disposiciones de la ley holandesa que prohíben a un doctor decirle al paciente los resultados de su propia prueba sanguínea, lo cual sería estúpido. Por el contrario, ocultando tal información al paciente podría ser visto como mala práctica.

Todo esto hace que aumenten las sospechas bien fundadas de que poderosos intereses geopolíticos prefirieron que Milosevic muriese antes del fin de su juicio que verle absuelto y que se hubieran expuesto sus feroces mentiras. Cables del Departamento de Estado de EEUU filtrados por Wikileaks confirman que el tribunal discutió sobre la condición médica de Milosevic y sus registros médicos con personal de la embajada de EEUU en La Haya sin su consentimiento [20]. Claramente a ellos no les preocuparon las leyes de confidencialidad médica cuando ellos estuvieron cotilleando sobre sus registros médicos con la embajada americana.

Es un resultado insatisfactorio que Milosevic haya sido resarcido silenciosamente de los crímenes más serios por los que fue acusado 10 años antes de su muerte. Una mínima compensación económica debería ser pagada ahora a su viuda y a sus niños, y las reparaciones deberían ser pagadas a Serbia por los gobiernos occidentales que buscaron castigar a Serbia para hacer que Milosevic “rindiera cuentas” por los crímenes que su propio tribunal ahora admite que él no fue el responsable por ellos, y que de hecho estuvo intentando detenerlos.

Notas:

[1] ICTY, Karadzic Judgment, 24 March 2016, Para. 3460

[2] Ibid., Footnote 11027

[3] Ibid., Para. 3276

[4] Ibid., Para. 2709

[5] Ibid., Para. 2710

[6] Ibid., Para. 2685

[7] Ibid., Para. 2687

[8] Ibid., Para. 3288

[9] Ibid., Para. 3284

[10] Ibid., Para. 3289

[11] Ibid., Para. 3295

[12] Ibid., Para. 3290

[13] Ibid., Para. 3297

[14] Ibid., Para. 3293

[15] Ibid., Para. 3292

[16] Ibid., Para. 3280

[17] ICTY Case No. IT-02-54 Prosecutor v. Slobodan Milosevic, Decision on Assigned Counsel Request for Provisional Release, February 23, 2006

[18] Text of Slobodan Milosevic’s Letter to the Russian Ministry of Foreign Affairs
< >

[19] Judge Kevin Parker (Vice-President of the ICTY), Report to the President of the ICTY: Death of Slobodan Milosevic, May 2006; ¶ 31, 76

[20] U.S. State Dept. Cable , “ICTY: An Inside Look Into Milosevic’s Health and Support Network”
< >

Deja un comentario