El subsecretario del Ministerio del Interior, Luis Aguilera Ruiz, compareció ante ante la Comisión Constitucional del Congreso para la reforma de la Ley Electoral (Loreg) el pasado 18 de octubre.

Luis Aguilera Ruiz explicó que en la pasada legislatura desde la Dirección General de Política Interior, en colaboración con la Oficina del Censo Electoral (OCE) y el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, se elaboró un borrador de real decreto que trataba de mitigar en la medida de lo posible las “disfunciones” de la actual normativa sin modificarla.

Aguilera explicó que una de las cuestiones que se analizó fue la posibilidad de que la solicitud expresa de los electores de su voluntad para votar, es decir, lo que comúnmente se conoce como ‘el ruego del voto’, tuviese una duración de más de un periodo electoral.

Esta posibilidad, que fue muy bien acogida por el representante del Partido Popular, Francisco Martínez Vázquez, fue descartada inicialmente porque el Consejo de Estado indicó que una modificación así necesitaría previamente la de la Ley Orgánica de Régimen Electoral General (Loreg). Sin embargo, resaltó que el cambio que se probó de la Loreg para no hacer coincidir las elecciones generales de 2016 con las fechas navideñas introdujo la posibilidad de que la solicitud del voto fuese válida para diferentes elecciones. Cabe recordar que en dicha modificación se establecía que los inscritos en el CERA que hubiesen solicitado el voto en las elecciones generales inmediatamente anteriores no tenían la obligación de volver a hacerlo, siempre y cuando siguiesen inscritos en el CERA vigente para las nuevas elecciones.

Otra posibilidad, señaló Luis Aguilera, sería que los electores conservasen el código de tramitación telemática (CTT) que remite la OCE a los ciudadanos en su primera comunicación. Con este CTT se acredita la identidad del elector en el escrito de solicitud de la documentación para votar y podría tener un carácter permanente. Los electores conservarían la clave y podrían realizar la solicitud desde el mismo día de la convocatoria, se ganaría algo de tiempo.

Otras propuestas presentadas por el subsecretario fueron las siguientes:

-Que los electores pudiesen votar sin necesidad de esperar a recibir la documentación electoral mediante la descarga de la documentación necesaria de diversa forma, por ejemplo, el certificado de inscripción podría ser descargable desde la sede electrónica de la OCE.

-Permitir el envío de solicitudes de la documentación para votar no solamente por fax -como ya se viene haciendo y es aceptado por la JEC- sino también por correo electrónico cuando ello sea posible, así como utilizar las oficinas consulares para realizar estos envíos evitándose los envíos postales o al menos agilizándolos.

-Que el plazo de remisión de las solicitudes pudiera adelantarse al primer trimestre del año en que corresponda realizar el proceso electoral y en caso de adelanto electoral que dicho envío se realizase en cuanto se tuviese conocimiento de la fecha.

-Las papeletas también podrían descargarse desde una sede electrónica de la administración convocante, aunque en este caso el inconveniente de esta solución es que ello solo sería válido para aquellos electores que dispusieran de conexión a Internet, por tanto, sería necesario mantener el sistema actual y permitir al elector que pudiera optar por uno u otro.

-En cuanto a los envíos de documentación a España, los funcionarios consulares podrían preparar la documentación agrupada por Junta Electoral Provincial, lo que permitiría un traslado inmediato cuando esta se recibiera en España.

-Que no fuera necesario meter en la urna los votos recibidos por correo en los consulados, que es una medida que, teniendo en cuenta el enorme volumen de votos que se reciben por correo en oposición a los depositados en urna, permitiría también reducir el número de urnas necesarias.

-También que los electores temporalmente en el extranjero (ERTA)puedan solicitar el voto de manera no presencial.

El subsecretario explicó que “la complejidad de algunas de las soluciones propuestas que afectaban también a otros departamentos ministeriales dificultó su tramitación e impidió su aprobación antes de finalizar la legislatura”. Al iniciarse la actual legislatura se retomaron los trabajos, pero se detuvieron al constituirse la subcomisión del Congreso para la reforma electoral al entenderse que carece de sentido aprobar el desarrollo de un precepto que posiblemente pueda ser modificado en este mandato.

En cuanto al voto electrónico, Luis Aguilera se mostró cauto por los problemas de seguridad que este procedimiento puede tener.

Deja un comentario