El tema del preso político más antiguo del planeta perturba la elección norteamericana

“El señor López Rivera no debería esperar ni un día más para que se revise su caso, si el presidente Obama no lo hace, prometo que evaluaré su caso cuando yo sea presidenta”.

 

 

WASHINGTON.- La campaña de Bernie Sanders considera que Hillary Clinton ofende cuando ahora dice estar dispuesta solo a evaluar la petición de clemencia del prisionero político puertorriqueño Oscar López Rivera, quien cumple hoy 35 años en prisiones de EE.UU.

“Venir a estas alturas a decir que ‘a lo mejor’ evaluaría el caso de Oscar López si alguna vez ganara la presidencia de Estados Unidos es una ofensa, porque mientras estuvo en el gobierno (como primera dama ocho años y Secretaria de Estado por cuatro años) no movió un dedo por la causa de este preso político”, indicó Betsy Franceschini, portavoz del comité electoral del senador por Vermont.

Para Franceschini, “sus declaraciones son el consejo de algún asesor, porque a ella el tema le tiene sin cuidado. Ahí está su récord público”.

“Veamos ahora el contraste con Bernie Sanders, quien apoya la causa de Oscar públicamente y lo dijo aquí mismo en Puerto Rico, prometiendo liberarlo si Obama no lo hace. Sin vericuetos, Bernie habló claro a Puerto Rico. Eso lo tienen que evaluar los electores puertorriqueños al emitir su voto el próximo domingo, 5 de junio”, agregó la portavoz de Sanders.

Franceschini considera que Clinton es también inconsistente en el debate sobre la junta federal de control fiscal, la cual propone crear el proyecto 5278, con fuertes poderes sobre el gobierno de Puerto Rico y con la idea de reestructurar la deuda pública de la Isla.

Clinton ha cuestionado los poderes que tendrían los siete miembros de esa nueva autoridad federal para pasar por encima de decisiones fiscales del gobierno de Puerto Rico, pero la misma vez quiere que la medida siga hacia delante.

“Desde el Senado federal, ya Bernie Sanders está apoyando sólidamente opciones justas para Puerto Rico, porque él no le responde a los buitres de Wall Street. Para Bernie, primero van las escuelas y hospitales de Puerto Rico. Personalmente estuvimos con él en Centro Médico y examinó las condiciones reales de la instalación. Bernie Sanders viene a defender los derechos de las familias trabajadoras, niños, envejecientes y jóvenes de Puerto Rico”, sostuvo Franceschini.

Diecisiete años después de haberse opuesto a la excarcelación de López Rivera y la de otros prisioneros políticos puertorriqueños, Clinton – quien se enfrenta el próximo domingo a Sanders en las primarias demócratas de Puerto Rico-, todavía no está comprometida a apoyar su liberación.

“Si el presidente Obama no lo hace, prometo que evaluaré su caso cuando yo sea presidenta”, indicó Clinton, exsecretaria de Estado, en una declaración escrita, en respuesta a preguntas que le envió recientemente El Nuevo Día.

En 1999, cuando era candidata demócrata al Senado por Nueva York, Clinton se opuso a la decisión de su marido, el entonces presidente Bill Clinton, de ofrecerle clemencia a una docena de prisioneros políticos puertorriqueños vinculados a los grupos Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN) y Los Macheteros.

En aquel momento, el presidente Bill Clinton propuso a López Rivera un indulto condicionado a que cumpliera otros 10 años en prisión, lo que le hubiese permitido ser excarcelado en 2009.

López Rivera rechazó la oferta, principalmente porque la clemencia no incluyó a dos de sus compañeros, Haydee Beltrán y Carlos Alberto Torres, ya liberados.

Hoy, cuando López Rivera cumple 35 años en prisiones estadounidenses, tras ser convicto de sedición y otros delitos, por sus vínculos con la FALN, el reclamo a favor de su excarcelación tiene amplio consenso en Puerto Rico, en la comunidad internacional y en Estados Unidos.

En San Juan, hace dos semanas, el oponente de Clinton en las primarias presidenciales, el senador Bernie Sanders, exhortó al presidente Obama a liberar ya a López Rivera y prometió hacerlo si es elegido presidente de EE.UU.

“Respeto a los líderes políticos de todos los partidos que han hecho un llamado por la liberación de Oscar López Rivera. Sé que Oscar ha servido durante 35 años y el resto de las personas que estaban encarceladas con él han sido liberadas o han fallecido. Por esto, insto al presidente Obama a evaluar diligentemente el caso de Oscar López”, indicó Clinton.

Aunque considera que “el señor López Rivera no debería esperar ni un día más para que se revise su caso, si el presidente Obama no lo hace, prometo que evaluaré su caso cuando yo sea presidenta”.

Hispanista revivido.