La batalla silenciosa que libran el pueblo y los trabajadores cubanos contra el Estado explotador se ha tornado abierta con la crisis del transporte de alquiler privado en La Habana, creada artificialmente por políticas burocráticas y voluntaristas que amenazan con paralizar la capital, con todas sus imprevisibles consecuencias.

Sin ponerse de acuerdo, sin organizarse ni utilizar internet, los llamados “boteros” habaneros se han visto obligados a reaccionar contra las absurdas decisiones del Gobierno provincial de topar los precios de los viajes.

Deja un comentario