Termina 4° encuentro de la Comisión Bilateral con una nota positiva

Cuba y Estados Unidos dieron en esta capital pasos para mejorar la cooperación en temas de interés mutuo, durante la celebración del cuarto encuentro de su Comisión Bilateral

 

Encabezadas por la directora general de Estados Unidos de la Cancillería cubana, Josefina Vidal, y la secretaria adjunta en funciones del Departamento de Estado para el Hemisferio Occidental, Mari Carmen Aponte, las partes definieron la víspera las acciones que ejecutarán en el trimestre octubre-diciembre.

Según Vidal, se prevén siete visitas de alto nivel en ambas direcciones, una docena de reuniones técnicas y la adopción, de ser posible, de seis nuevos convenios de cooperación.

Los acuerdos se materializarían en los sectores de la aplicación y el cumplimiento de la ley, el monitoreo sísmico, el intercambio de información meteorológica, las áreas marinas protegidas, la búsqueda y salvamento, y la respuesta a derrames de hidrocarburos en el Golfo de México y el Estrecho de La Florida.

Estos instrumentos se agregarían a los 12 ya alcanzados en los últimos meses, destinados a impulsar la colaboración en materia de protección ambiental, vuelos regulares, seguridad marítima, lucha antidrogas, salud y agricultura, entre otros.

Vidal adelantó además que el quinto encuentro de la Comisión Bilateral, un mecanismo activado el año pasado para mejorar las relaciones, será en diciembre en La Habana.

Tanto la Cancillería cubana como el Departamento de Estado manifestaron el deseo de avanzar todo lo posible este año, el último de la administración del presidente Barack Obama, quien en diciembre de 2014 anunció junto al líder de la isla, Raúl Castro, el comienzo de un proceso hacia la normalización de los vínculos.

A propósito de ese objetivo, la delegación de la mayor de las Antillas reiteró aquí su llamado a la parte anfitriona a eliminar las posturas que obstaculizan el acercamiento.

En ese sentido, mencionó el vigente por más de medio siglo bloqueo económico, comercial y financiero, la ocupación de una parte del territorio cubano (la Base Naval de Guantánamo), las políticas que estimulan la emigración ilegal y el robo de cerebros y la ejecución de programas dirigidos a la desestabilización y el cambio de régimen.

Asimismo, recordó que Obama tiene aún prerrogativas que pudiera utilizar para establecer un mejor escenario bilateral, entre ellas la normalización de las relaciones bancarias, la autorización de más exportaciones de productos norteamericanos y de importaciones desde Cuba y las inversiones estadounidenses.

El mandatario ha aprobado varios paquetes de medidas para flexibilizar el bloqueo, acciones que La Habana reconoce, pero afirma que puede ir más allá, aún cuando el levantamiento del cerco corresponde al Congreso, tras convertirse en ley en 1996.

Hispanista revivido.