“Ahora mismo, hay granjas en Puerto Rico que tienen hasta cuatro mil cajas acumuladas en nevera

Miles de docenas de huevos de producción local han ido a parar a la basura en los últimos cinco meses, luego de que los principales productores del patio no lograran colocar este alimento en las cadenas de supermercados de Puerto Rico.

Así lo revelaron a Metro tres avicultores puertorriqueños que previnieron una posible desaparición de esta industria local el próximo año si continúan los precios extremadamente bajos de los huevos importados.

Ayer, Metro pudo identificar precios tan bajos como 48 centavos la docena de huevos americanos en una cadena de supermercados del país. El dato contrastó con una oferta de tres docenas por $5 de huevos del país que ofrecían otras tiendas.

“Llevamos así desde abril. Esperábamos que con comedores escolares ahora en agosto se iba a nivelar [la situación], pero ha sido para peor. La industria perece. En este negocio, las gallinas comen todos los días y te vas desangrando poco a poco. Muchos compañeros han decidido sacar gallinas antes, lo que afecta las proyecciones del negocio”, expresó Yanice Deynes, de la Granja Avícola Pujols Corp. en San Sebastián.

En su caso, ha tenido que recurrir a decomisar miles de huevos que han sobrepasado los 45 días que duran refrigerados, aunque acepta ha logrado donar ciertas cantidades antes de que expiraran. En un video suministrado en exclusiva a este periódico, Deynes ilustró el proceso cómo descarta el producto.

Según las imágenes, la avicultora recurre a una excavadora para enterrar miles de huevos pasados de fecha en un hueco dentro de sus terrenos.

“Ahora mismo, hay granjas en Puerto Rico que tienen hasta cuatro mil cajas acumuladas en nevera y que han tenido que alquilar furgones refrigerados”, sostuvo.

Ese es el caso de Néstor Reyes, de Néstor Reyes Farm —productores de Huevos Coquí— en Río Grande, quien ha tenido que recurrir al alquiler de tres furgones refrigerados, para darle más vida a sus productos. El problema, dijo, es que “tenemos que incurrir en otros gastos que no teníamos previsto”.

El avicultor también ha tenido que botar huevos en excedente e, incluso, ha tenido que despedir empleados para poder lograr algún retorno de inversión.

“De los nueve [avicultores] que quedamos activos, por lo menos la mitad han ido reduciendo su producción que de por sí, era pequeña”, acotó.

A la denuncia se unió Juan De la Vega, de la finca avícola de Morovis, quien explicó que el problema también radica es que la industria no cuenta con un andamiaje alterno que permita exportar o darle un segundo uso a los huevos del país que no llegan a los supermercados.

“Aquí no hay un mercado de exportación o un mercado secundario de procesamiento, como el que había hace 30 años que se hacía huevo batido. Nuestra solicitud a la secretaria de Agricultura [Myrna Comas] siempre ha sido que se protejan los pocos productos locales de la canasta básica. A mí no me molesta que traigan uvas o manzanas,  pero por qué traer productos que se trabajan aquí”, sentenció.

De hecho, según el presidente de la Asociación de Agricultores, Héctor Piñero, en Puerto Rico solo 12 % de los huevos que se consumen son producidos en la isla.

Cordero comparó la situación de los huevos locales con el mismo contexto que ocurrió con la industria de pollos del país entre  1980 y 1990. En ese entonces, el  incremento de la importación de pollos extranjeros obligó a la desaparición de las empresas Pollos Picú y Campo Alegre.

En efecto, De la Vega reconoció que los consumidores tienen el bolsillo apretado y, aunque prefieran el huevo local, van a optar por la oferta que pongan las cadenas locales.

Siempre va a haber una acogida al producto de aquí. Lo que sucede es que si usted va a un supermercado cuando hacen sus promociones, lo primero que hacen es poner todos los huevos del especial en la góndola. No participamos ni siquiera a un precio que nos puedan comprar”, comentó.

Si bien el reclamo de los avicultores lleva meses y al principio recibieron el apoyo de algunas cadenas de supermercados locales y foráneas, estos indicaron que luego de algunas semanas de “aguaje” nuevamente se dejó a un lado a los huevos del patio.

Metro buscó una reacción de la secretaria de Agricultura, Myrna Comas, sobre esta polémica. Sin embargo, al cierre de esta edición, no hubo respuestas.

Deja un comentario