Todo se derrumbó

La historia de Edel Izquierdo Fernández, propietario del Restaurante 1800 en Camagüey expone la realidad que atraviesan los cuentapropistas de la isla

Fuente: Cubanos por el mundo

Izquierdo fue detenido hace aproximadamente 14 días. Autoridades del régimen se presentaron en el restaurante en una “supuesta inspección” y luego de hacerle un exhaustivo registro de las instalaciones y del inventario, detuvieron al cuentapropista bajo la complicidad de la oscuridad de la noche.

Una fuente cercana reveló a Cubanos por el mundo, que al Restaurante 1800 le fueron decomisadas todas las bebidas, inclusive botellas extranjeras que habían sido otorgadas como un “souvenir” por visitantes.

El Restaruante 1800 es uno de los paladares preferidos por los turistas que visitan la isla. Durante dos años consecutivos se logró el premio a la excelencia de Trip Advisor.

Engrosando la lista 

En la actualidad, los tres dueños de los paladares más famosos de la isla se encuentran privados de su libertad. Además de Edel Izquierdo, dueño del Restaurante 1800, se encuentran detenidos los propietarios de los paladres ‘Mi Hacienda’  y ‘La Herradura de Papito Rizo’.

Todos en Cerámica, prisión de seguridad menor en Camagüey. Durante una semana permanecieron aislados en el departamento de instrucción de una unidad policial de la provincia, sin derecho a “ningún tipo de visita”.

Los bienes de ‘Mi Hacienda’ fueron decomisados. En la ejecución de la inspección justificaron la apropiación de los bienes por incurrir en “ilícitos” esto en relación a la supuesta adquisición de mercancías en el mercado negro como enlatados y vegetales, que el régimen no oferta.

Asfixiando al emprendimiento 

 La persecución, el amedrentamiento y el abuso de autoridad se respalda además en aritificios legales que hacen aún más complejo el desarrollo comercial. El régimen pretende controlar inclusive la cantidad de clientes a atender por patente de restaurante.

“Se inventaron una capacidad de 50 personas por patente de restaurante. En todos los casos hay mas de esa cifra pues como comprenderá para mantener un negocio de esa magnitud hay q tener clientela.” reveló una fuente  a CPEM que pidió no ser identificada, por represalias en su contra. 

Aunque la figura del cuentapropismo se ha ido abriendo paso en los últimos años, el carácter antidemocrático continúa entorpeciendo la libertad de trabajo en la isla.

Mientras se persigue a los propietarios de instalaciones privadas, se atenta también en contra de la nómina de estos paladares, padres de familia que habían conseguido en el cuentapropismo, un respiro en la oferta laboral cubana.

Luis Ulacia en nuestro restaurante — with Luis Ulacia and Edel Izquierdo
Edel Izquierdo y Luis Ulacia de visita en Restaurante 1800 —

En interior del restaurante 1800 en Camaguey

Hispanista revivido.