El periódico Hoy, de Mérida, capital de la comunidad autónoma de Extremadura, anuncia en un breve comunicado que 4 ediles de la Comunidad se han reunido para llenar de dignidad a toda España.

En efecto, 118 años después de la firma del Tratado de París por parte de España y los Estados Unidos, los cuatro ediles reclaman que se haga justicia con los ciudadanos españoles de Puerto Rico. Pocos lo saben, pero aquellos españoles fueron desposeídos de su nacionalidad en virtud de aquel ominoso acuerdo, por el que España evitó que la Armada norteamericana también se quedara con las islas Canarias, o bombardeara Cádiz y los enclaves Marroquíes.

Como se sabe, el Ejército español, intacto en Cuba, hubiera podido resistir y vencer cómodamente el desembarco combinado de Teodoro Roosevelt y William Shafter, de no haber quedado España abandonada por sus ‘amigos’ europeos, en especial Inglaterra, que rompió el Pacto dinástico que los unía, precipitando con ello, el final de la Guerra de Cuba.

El problema de los descendientes de españoles de Puerto Rico y Cuba, es uno de los puntos flacos del Tratado, y como tal fue destacado por los comisionados españoles de París, en particular por Eugenio Montero Ríos, que nunca aceptó que los españoles que aquellas provincias españolas pudieran ser privados de su derecho a optar por la nacionalidad española, como era costumbre en los tratados de cesión territorial que firmaban las potencias militares en aquella época. También esa es la razón por la cual, dicho tratado NUNCA fue refrendado por las Cortes españolas, a pesar de las insistentes demandas del presidente McKinley a la Regente; como si lo hizo el Congreso de los Estados Unidos, por un estrecho margen (tan sólo un voto más de la mayoría de dos tercios necesaria). La verdad es que la gente decente en los Estados Unidos, siempre consideró, que el Tratado de París, lejos de traer la libertad a los cubanos, no hacía más que sustituir la dominación de un imperio por otro.

Lo cierto es que en los últimos años, España ha decidido hacer justicia a sus ciudadanos privados de nacionalidad por diferentes razones a través de la historia. Por un lado, ha reconocido el derecho a los judíos sefarditas a recuperar la nacionalidad española y por otro, a través de la Ley de Nietos, a una buena parte de los descendientes de españoles que tuvieron que emigrar a Hispanoamérica durante la primera mitad del siglo XX.

Como bien lo subrayan diferentes asociaciones en España, así como movimientos políticos que han surgido durante estos últimos años en Puerto Rico y Cuba, ya es hora de hacer de que los puertorriqueños y cubanos, descendientes de los españoles que fueron desposeídos de su legítima nacionalidad por aquel Tratado, también puedan, si así lo desean, recuperar la nacionalidad de sus abuelos.

Por esa razón, Los alcaldes de Mérida, Badajoz, Plasencia, Cáceres y Almendralejo, así como todos los grupos de sus Ayuntamientos, recibirán una propuesta redactada por la Asociación Española por la Reunificación de Puerto Rico con España para que insten al Gobierno de España y a las Cortes a abrir un debate. Un foro donde tratar sobre el derecho a la nacionalidad española de los portorriqueños descendientes de españoles que habitaban en la provincia española de Puerto Rico antes de la firma del Tratado de París.

Desde este portal esperamos que la iniciativa prospere y se abra un debate nacional. Ya es hora.

 

6 COMENTARIOS

  1. Solo discrepo en incluir, aunque sean entre comillando, a Inglaterra como «’amigos’ europeos»; jamás fueron amigos, y por supuesto vieron siempre la importancia de actuar juntos todos los anglos, aunque fueran gringos. Lamentablemente aún no han comprendido la fuerza que daría la unidad los hispanos.

  2. Solo discrepo en incluir, aunque sean entre comillando, a Inglaterra como «’amigos’ europeos»; jamás fueron amigos, y por supuesto vieron siempre la importancia de actuar juntos todos los anglos, aunque fueran gringos. Lamentablemente aún no han comprendido la fuerza que daría la unidad los hispanos.

  3. Creo que se abrirá camino el reconocimiento de la nacionalidad española a los puertorriqueños descendientes de quienes lo eran en 1898, no tardará mucho en reconocerse. Imagino que implicaría también a los cubanos, pues no veo cómo justificarían la discriminación legal entre puertorriqueños y cubanos; y si quizá haya muchos filipinos a quienes les afecte e interese. No obstante, imagino que habrían de justificar esa ascendencia española, y sería mediante solicitud individual.

    En cambio una reunificación con España supongo que daría la nacionalidad a todos los puertorriqueños salvo quienes la rechazaran voluntariamente, pero en ese caso ¿cuál tendrían?

  4. Creo que se abrirá camino el reconocimiento de la nacionalidad española a los puertorriqueños descendientes de quienes lo eran en 1898, no tardará mucho en reconocerse. Imagino que implicaría también a los cubanos, pues no veo cómo justificarían la discriminación legal entre puertorriqueños y cubanos; y si quizá haya muchos filipinos a quienes les afecte e interese. No obstante, imagino que habrían de justificar esa ascendencia española, y sería mediante solicitud individual.

    En cambio una reunificación con España supongo que daría la nacionalidad a todos los puertorriqueños salvo quienes la rechazaran voluntariamente, pero en ese caso ¿cuál tendrían?

Deja un comentario