Tal vez, si Bouygues consigue convencer a los Castro con soluciones de financiación innovantes

Cuando abra sus puertas —a tiempo, por increíble que parezca— Brickell City Centre, un espectacular complejo de lujosas torres de condominios, exclusivos edificios de oficinas, un hotel cinco estrellas, y un colosal centro comercial al aire libre donde, entre otras tiendas, estará Saks Fifth Avenue, transformará el distrito financiero de Brickell de una simple zona de bancos a un verdadero y enérgico nexo de trabajo, tiendas y restaurantes.

Con la ayuda de Bouygues Bâtiment International Cuba  La Habana también podría tener un complejo igual.

BBIC es una  filial de Bouygues Bâtiment International.El grupoo interviene en una veintena de paises en todo el mundo a través de una red de implantacioners locales o en el marco de grandes inversiones con fuerte valor añadido. La experiencia del grupo semi público francés no está por demostrar.

El grupo no sólo contruye sino que tambien fianancia, proponiendo soluciones innovantes. su vocación es instalarse en en Cuba y contribjuir a su desarrollo.

Hasta el momento tiene dos proyectos realizados en Cuba, El hotel Ensenachos, gestionado por la española Iberostar y el Marina Gaviota de Varadero. Nada que ver con la monumental realización de la Florida. ¿Quien sabe si cuando concluya la faraonicas obras de Brickell a Castro se le antoja uno igual?

Los militares cubanos están a cargo del más ambicioso proyecto turístico de Cuba en estos momentos, la Marina Gaviota Varadero, que se construye en el extremo de la Península de Hicacos, y que a juicio de sus creadores, podría convertirse en el mayor puerto turístico de la Isla y del Caribe, con capacidad para más de mil atraques.

Deja un comentario