Un español preso en Cuba desde noviembre: silencio en Exteriores

Se encuentra detenido, acusado de Enriquecimiento Ilícito, su familia denuncia su incomunicación, así como la falta de acceso a sus abogados.

Le desactivaron el negocio en un dos por tres. Parquearon un camión con trailer al cruzar la acera y cargaron con todo lo que había adentro de la casona reconvertida en night club desde 2013. Mesas, sillas, sofás, copas, platos, equipos de audio, equipos de humo, luces. Todo. En detalle y con precisión.

Poco antes, Norkis Díaz, co-propietario de “Bolabana” hasta ese 15 de noviembre, había sido arrestado y conducido a una mazmorra de 100 y Aldabó, en La Habana. Permaneció incomunicado por un tiempo que quien ofreció estos datos en exclusiva a CiberCuba no puede precisar con exactitud.

Norkis Díaz es natural de Sandino, en Pinar del Río, pero hizo toda su vida adulta en La Habana. Algunos de sus familiares y amigos, residentes hoy fuera de Cuba, lo describen como un hombre extremadamente arriesgado, emprendedor, creativo.

“Se le ocurrió montar un negocio de billar en La Habana, y de ahí surgió el nombre de Bolabana”, nos cuenta uno de esos allegados. Todos prefirieron ofrecernos datos bajo condición de anonimato.

Norkis tenía ciudadanía española. Gracias a ella logró salir varias veces de Cuba y recorrer Europa y Estados Unidos.

En uno de esos viajes compró varias mesas de billar con el objetivo de inaugurar su “Bolabana”. En la aduana habanera, las mesas no pasaron de la primera inspección.

“Le dijeron que no podían entrarse a Cuba mesas originales. Que solo tenían permiso ciertos hoteles, y que los ciudadanos solo podían tener mesas rústicas, hechas en el país”.

Así que a falta de billar, club nocturno. “Bolabana” abrió sus puertas en 2013 en una antigua casona familiar de la calle 39, entre 41 y 50, en Playa. Dos años después, era seleccionado entre los 5 mejores clubes privados de La Habana según TripAdvisor.

La decoración de Bolabana era “Miami-style”, con predominio del cuero rojo y blanco, salones VIP en el segundo piso, equipos de luces, audio y humo importados, y una farándula musical que acogía a todos los artistas cubanos del momento.

Debido al reducido espacio y la enorme demanda de clientes, “Bolabana” debió implantar una polémica política de admisión: entraban los que decidía la casa. El secreto a voces era que entraban los que lucían que podían gastar.

La bonanza de “Bolabana” llegó a su fin el pasado 15 de noviembre, pero había estado bajo la lupa de las autoridades desde mucho antes. Vecinos habían sido entrevistados por agentes misteriosos desde septiembre de este año.

El 15 de noviembre, Norkis Díaz fue arrestado en su casa del reparto Kohly. Un familiar nos confirma que se recuperaba de una infección con el virus Zika. Según testigos, lo llevaron en una caravana policial hasta el night-club del que era propietario junto con Karel Suárez Prieto, y lo interrogaron directamente allí, antes de trasladarlo a “100 y Aldabó”.

Desde entonces se encuentra detenido, acusado de Enriquecimiento Ilícito, y con escaso acceso a abogados y familiares. Del otro co-propietario, Karel Suárez Prieto, los familiares de Norkis Díaz no saben nada.

“Bolabana” permanece cerrado desde entonces.

Extraoficialmente sus familiares han sabido que el Estado planea convertirlo en un círculo infantil, incluso antes de que concluya el proceso judicial contra los propietarios del lugar.

Hispanista revivido.