Biella, Italia.
Biella, Italia.

París, 31 de julio de 2016.

Querida Ofelia:

Te envío  este artículo que me mandó desde Miami Doña Marta Requeiro Dueñas. Estoy seguro de que te va a gustar.

“En todos los pueblos chicos del mundo los que siempre tienen trabajo seguro y, por ende, una vida estable aunque no sea con mucho dinero; son los que practican tres principales oficios: partera, enterrador, barbero o peluquera.

Tengo un amigo italiano con título universitario, y que además habla varios idiomas. Vino a Estados Unidos ayudado por un amigo a trabajar.

La situación en su país natal se recrudece cada vez más, como en muchos países de Europa, y lo que era próspero se marchita.

El pueblo del que proviene tiene cerca de 46 000 habitantes, se llama Biella. Pertenece a la provincia del mismo nombre, en el distrito de Piamonte, al noroeste del país por donde se halla la frontera con Suiza y Francia, a casi dos horas en auto de Milán y hora y media de Turín.

Se estima que el nombre de Biella se origina a partir de la combinación de dos términos: Biel -dios de la vegetación- y el sonido de la pronunciación bhag que en la antigua lengua indo-europea significa barrio. Haya: árbol que se propaga por sus campos, colinas y que además está presente en el escudo de la ciudad.

Es un lugar no contaminado, dedicado a la producción textil – principalmente de lana de alta calidad- además de la artesanía y la elaboración de vinos.

Hace algún tiempo, una de sus fábricas textiles destinadas a la elaboración de prendas de vestir, empleaba a cerca de tres mil trabajadores; ahora no superan los 300.

El desempleo ha ido en aumento y la situación que se vive en el país se hace sentir con fuerza en localidades como ésta, alejadas de ciudades de mayor importancia, tratando de surgir a pesar de estar rodeadas de belleza y recursos naturales.

Es una tierra de herencia espiritual. Alberga el Santuario Mariano de Oropa, uno de los más importantes del continente. En la parte meridional todavía pueden apreciarse, a lo largo de la vía Francigena camino de peregrinaje que conecta a los creyentes del norte con Roma, restos de antiguas parroquias e iglesias medievales, entre las que se destaca el Ricetto di Candelo, único en Europa.

Todas estas cosas me contaba, mientras yo preparaba el café que le había invitado a degustar. Que además, la juventud de allí abandona el lugar y emigra cuando tiene una posibilidad, en busca de mejores oportunidades, trayendo como consecuencia que la población siga envejeciendo. Las casas han perdido su valor inmobiliario permaneciendo vacías por mucho tiempo o rentadas a extranjeros -marroquíes en su mayoría- que llegan a desempeñar labores por un bajo salario, prefiriendo esa vida a la que llevan en su país.

Su tía, una señora de edad avanzada, modista y ama de casa; va mensualmente a la peluquería a arreglarse o cortarse el pelo. Prefiere el peluquero del barrio -aunque siempre esté ocupado y atareado con su doble trabajo de embellecer a las lugareñas y escucharles sus charlas mientras las aconseja con aires de psicólogo frustrado- que moverse a otro sitio. A menos que decida hacerse un cambio de look, y manejar por casi media hora hasta la localidad más cercana, para ponerse en manos de un estilista experto en nuevos cortes; dejando a todos en la casa preocupados, ya que no cuenta con la misma excelente vista de antaño para maniobrar el timón.

Yo agregaba entonces -mientras daba unos sorbos al café que ya había servido- que la travesía no sólo era peligrosa para ella, sino para toda persona o animal que se le cruzara en la vía. Imaginándola echada hacia adelante tratando de distinguir con claridad el camino y sus contrastes.

Así entre conversaciones serias y jocosas continuamos tomándonos la cafetera de café expreso con capacidad para seis tazas.

Fantaseé cada situación que me contaba -ocurren en su pequeño pueblo- matizadas con humor. Agregó, además, que el viejo barbero, acostumbrado a no recibir quejas por su trabajo y ver que los usuarios se marchan “contentos” con el resultado, muchas veces -sobre todo si no hay mucho pelo que cortar- el experto se vale de unas simples tijeras, bastándole unos cuantos schick, schick, por acá y otros schick, schick, por allá. Sin estropear, si quiera, el gel que tenga untado el cliente en el cabello.

¡Por suerte!, y por los detalles que me brindaba sabía que el añejo fígaro no padecía de Párkinson, pues hubiese sido arriesgado someterse a un rasurado con navaja sin poner en riesgo la vida tras el supuesto caso de un corte limpio de la yugular.

Me expresaba, que los asiduos clientes de los bares suelen hablar de todo, novedoso o no: del último muerto, del recién nacido, del que fue infiel o al que engañaron, del que se graduó y se fue en busca de un mejor futuro, del desempleo, del clima, del desempeño del equipo local de fútbol, etc. Que además, como en cualquier bar de cualquier pueblo chico, muchas veces hacen determinadas críticas a espaldas de sus protagonistas, pero si por casualidad éstos aparecen, son recibidos con una amplia sonrisa e invitados a tomar un trago como si no se hubiera dicho nada de él.

Me instruye, además, que en dicha localidad cada vez hay menos pobladores. Los jóvenes emigran por lo que ya he explicado, y los viejos van muriendo. A los funerales de estos asisten los mismos amigos inseparables que acompañaron al difunto durante toda su vida, y al momento de retirarse a casa se va uno menos: el muerto, claro está, que se queda en su morada eterna. Todas las noticias “relevantes” se conocen y propagan con rapidez.

Los domingos son los días ideales para asistir al cementerio, a la iglesia, al cine, o simplemente estar en familia. El periódico local anuncia con exhaustivo lujo la más mínima noticia.

Su casa –detalla- es de dos pisos, grande, espaciosa, sólida y de buena arquitectura. Cuenta con extensiones de tierra donde antiguamente existió un productivo viñedo, hoy hay escasas plantas de vid que se usan en el consumo hogareño.

A pesar de que me deja la sensación de que Biella se  está quedando sola, que sus recursos naturales no están siendo bien administrados, saco en limpio que es una hermosa zona italiana con lugares interesantes por visitar: los pintorescos relieves de los Alpes de Biella, sus montes, valles y la ribera del Lago Viverone con una excelente reputación turística.

Sus áreas protegidas y de reservas naturales ofrecen toda una variedad de paisajes de gran belleza. Ente ellos la Reserva Natural Orientata de Baragge, Parque Natural de la Burcina que en primavera se llena de flores y colores.

También despierta la sospecha de encontrar allí una exquisita gastronomía y unos excelentes vinos, motivos más que suficientes para aceptar la invitación de mi amigo a visitar su casa y conocer personalmente a Biella. De la que hoy, y gracias a él, pude tener un pedacito acompañando el café.” Marta Requeiro Dueñas.

Doña Marta Requeiro Dueñas creó dos blogs donde manifiesta su trabajo, narrativo y poético a los que se accede entrando a:

martarequeiro.blogspot.com   y www.facebook.com/martarequeiro

Un  gran abrazo desde La Ciudad Luz,

Félix José Hernández.

Deja un comentario