Un público en pie arropa a Serrat en su reaparición en Valencia

El cantante actuó ayer en el Palau de les Arts tras la suspensión de su gira por una afonía

 

Las notas de Cançó de bressol le sirvieron para abrir el recital. La canción señala los puntos cardinales de este intérprete: mestizaje, fidelidad, compromiso y tributo para aquellos hombres y mujeres de la Nova Cançó que hace más de cincuenta años iniciaron un nuevo camino en la canción popular en Cataluña y en España. Un público puesto de pie que había agotado desde hace meses las localidades del Palau de les Arts le recibió y arropó en una noche que se presentaba cargada de emociones en medio de la jornada de reflexión. El cantante reapareció después de haber suspendido los recitales programados, entre ellos, los que deberían haberse celebrado en Madrid, a causa de una afonía que ha interrumpido la gira que inició hace medio año por tierras sudamericanas.

La sensación de fragilidad voló y ascendió en esos primeros momentos del concierto por el escenario operístico del Palau de les Arts mientras la voz de Serrat se iba afirmando en un repertorio donde se alternaban los grandes temas del songbook serratiano en catalán y en castellano. Todo parecía señalar que la fortaleza del cantante acabaría siendo más robusta que la cubierta del auditorio que muestra todavía sus heridas de la última guerra arquitectónica. Los versos de Miguel Hernández suenan más vigorosos que nunca: “Aún tengo la vida…”.

 

Hispanista revivido.