“Estoy en mi país, en mi casa ¿quién eres tú para decirme eso?

 

 

En una manifestación a favor del Estado Islámico en el mes de enero de este año permitida por las autoridades francesas. Una chica vestida con el tradicional niqab se acerca con malos modos al camarógrafo y le suelta “¿Ves esta bandera? Mírala bien porque pronto va a ondear en el Elíseo.”

Mientras que otro de los pacíficos manifestates le increpaba, ¿qué estás haciendo aquí? ¡lárgate!

Pero el otro no se amedrentó, “Estoy en mi país, en mi casa ¿quién eres tú para decirme eso?

Francia puede sumirse en un conflicto civil aún más grave que el de Ucrania, según Guillaume “El Normando”, un voluntario francés que lucha en Donbás junto a las milicias desde el verano pasado.
 “Antes o después nos enfrentaremos a una guerra civil, aún más violenta que en Donbás”, dijo Guillaume, miembro de un movimiento nacionalista francés, en una entrevista al diario digital Gazeta.Ru.

Denunció que en Francia hay “muchísimos conflictos: étnicos, culturales, religiosos, sociales, a lo que se suma la estratificación social, el desempleo, la inmigración masiva; son demasiados problemas para un país”.

Se tratará de una guerra de “todos contra todos”, advirtió.

La gente común y corriente, según él, se verá entre la espada y la pared: “Por una parte estará el Gobierno, que usará al Ejército y la Policía contra los activistas, y por otra parte los islamistas, que quieren despojarnos de nuestras casas y tierras”.

“El Gobierno no quiere que seamos libres y tengamos nuestro propio punto de vista, quiere que sigamos siendo esclavos”, afirmó.

Guillaume recordó que él, como la mayoría de los nacionalistas en Francia, está convencido de que el Gobierno es corrupto, mientras que la Unión Europea y la OTAN desestabilizan al país.

“Para nosotros es normal apoyar a países como Rusia, los miembros de los BRICS (Brasil, Rusia, la India y China) o Siria, que hacen frente a esas fuerzas”, dijo explicando su decisión de ir a Donbás.Guillaume, que conoce personalmente a los ocho españoles que participaron en el conflicto de Ucrania con las milicias y fueron detenidos al regresar a su país, no descarta que los voluntarios galos también se enfrenten a este tipo de problemas.

El joven francés dice que es imposible decir el número concreto de sus compatriotas que luchan en el bando de los milicianos, porque unos llegan y otros se van, pero indicó que en general se trata de entre 10 y 15 personas.

 

Deja un comentario