Es de agradecer la presencia y esencia de wikipedia en el marco de nuestro tiempo para tomar conocimiento y referencia de muchas cosas; pero, lo que no es de recibo es que, al paso que vamos, las generaciones futuras van a estar totalmente convencidas de que el turrón, la cremallera, los condones, los sujetadores o los cinturones de castidad lo inventaron en los EE.UU de Norte América.
Hace años le indiqué y le corregí a Wikipedia, con el itinerario de navegación en la mano del experto marino asturiano español Juan Escalante de Mendoza, que el llamado en la actualidad Triangulo de las Bermudas, en su nacimiento, en su origen, dicta mucho de ser un miedo de navegantes del siglo pasado, o una mitología publicitada por periodistas o escritores gringos, que tienen la enorme suerte de que su país sea un imperio, probablemente no porque su país sea un gran país, sino porque la inmensa mayoría de los demás países del mundo (con mirar a España se comprende perfectamente) están mamoseados por un puñado de mandamases comemieldas que solo van a lo suyo; y lo suyo suele ser el robo,  la doble vida, y la falta de dignidad.
Pero como a la injerencia mundial de los Usa no se le puede negar en su favor que juega siempre la especial visión de su mundo capitalista para detectar donde está ubicado, y hay muchos, los indecentes políticos de la tierra que se venden, la inmensa mayoría, a precio de saldo por mantenerse en el poder, y, por desgracia para la crónica, la inmensa mayoría de los que se dejan vender con facilidad y dinero de por medio, hablan español sin acento de la otra orilla de la mar, españoles de rancia cepa, y aquellos, muy abundantes también, de la otra orilla de la mar oceana, con claros y cantarines acentos diferenciadores.
Dedicada a al rey Borbón del pollo frito con tomate y la tortilla francesa para cenar, el austero en el comer y amplio en el joder españoles e infieles don Felipe II, para el año de mil quinientos setenta y cinco, como cerrando un amplio buen hacer privado y particular de los marinos comerciales españoles por fuera de la iniciativa oficial cortesana, que solo estaba atenta a las publicaciones de los padres y madres santos, el excelente marino don Juan Escalante de Mendoza, escribió la obra de Náutica, que abarcando la Astronomía, Cosmografía, Pilotaje, Construcción Naval, Artillería, Meteorología, Cartografía y un largo etcétera para la mejor navegación española, superó en bastante a Martín Fernández Enciso, Alonso de Chaves, Francisco Falero, Pedro Medina, Jerónimo Chaves, Martín Cortés, Pedro Medina, etc. todos excelentes tratadistas del tema de la mar, en su inmensa mayoría, junto con muchos posteriores, grandes desconocidos para la cultura española que sigue admirando a Bill el Niño y Bonnie and Clyde fomentado su conocimiento desde el pesebre español.
El citado navegante Escalante, en su precioso y preciso Itinerario de Navegación, mucho antes de que existiera el periodismo y el capitalismo yanqui, ya advirtió a los navegantes que rumbeaban desde la Habana por el Canal de Las Bahamas en su vuelta a Europa, que tenían que tener muy en cuenta los bajos y los fondos cambiantes de la que llamó Isla del Diablo, origen de un irregular comportamiento que afectó en mucho y se tragó muchas naos por aquellos años y derroteros; y de ahí los miedos y la leyenda.
Si a la avaricia de los gringos por apoderarse de todo y de cualquier página de la historia, se le suma a su favor que en países como España, el capital que nos inunda y asfixia es especulador y sacro, y a lo más que llega es a regalar una bandera para que algún patriota de obediencia a los telediarios la cuelgue en su balcón porque se lo han dicho sus mandos. Si Wikipedia y similares en poco tiempo, sin corrección nacional por parte de los países que se llaman independientes van a utilizar sus hombres de ciencia, sus reales o no reales academias en no dejar que se publicite cualquier cosa que no espejee la verdad y solo arrime ascuas a una sardina, probablemente sea mejor que todos apréndame inglés, nos compremos una bandera gringa, y se comience a escribir una historia nueva desde los EE.UU a esta parte. Y todo lo demás, prehistoria.
Del mismo modo que en España existe una férrea censura que te trinca y te lleva al talego si escribes algo que el censor moderno entienda que atenta contra la dignidad de ciertas instituciones, tanto sueldo para lucir y dar esplendor al español, desde la Academia de la Historia, y desde cualquier Academia, con apoyo gubernamental, debería de existir una vigilancia para que la enciclopedia que se va imponiendo en los medios de comunicación, las Wikipedias y demás, no se pasen por el arco del triunfo de su  inmenso poder la verdad de lo que acaeció en beneficio y baile fatuo de los gringos.
Porque está claro que métodos modernos para evitar estos asuntos, existen y hay que ponerlos en marcha, porque uno no tiene ya gana de aprender inglés.
Ni de lucir banderas gringas en su balcón.
Salud y Felicidad. Juan Eladio Palmis.

3 COMENTARIOS

  1. La Wikipedia hay que tomarla como lo que es: un “libro” rápido de referencias, pero, si hay que hacer un trabajo en serio se debe contrastar, verificar, etc.
    No hace tanto, me dí cuenta que un detalle sobre una condecoración impuesta por el Rey Jorge VI al General Montgomery, y escribí haciéndoles ver que la condecoración debía haber sido impuesta años antes al indicado, pues para esa fecha el monarca ya había abdicado; y que, en todo caso, podía haber sido concedida antes, pero por avatares de la IIGM y otros, sido impuesta en la fecha señalada, pero por su sucesora.
    Lo corrigieron y pusieron el dato correcto: concedido en el año x por Jorge VI, e impuesta, en el año y, por Isabel II.

  2. Si, José M. Presol. Pero del mismo modo que mucha gente repite como papagayos lo que les cuentan desde la televisiones, yo he asistido a conferencias que son google, cortar y pegar. Yo corregí a Wikipedia no solo en el caso del Triángulo de las Bermudas, sino en variadas cosas con base documental; pero ellos arriman con descaro el ascua a su sardina. Si tuvieran vergüenza en Europa, ya estaría funcionando algo serio universal. Gracias. Cordiales saludos.

  3. TUVE UN PERRICO
    Por años, por largos años,
    me tuvo y tuve un perro
    negro profundo,
    amigo profundo,
    compañero profundo
    que se llamó y se llama todavía
    Tizón,
    porque lo llamo y me ladra.
    Lo llamo caminando
    mientras la zarza,
    las malvas con sus flores
    de diminuto pan verde
    me ven pasar
    y se giran para verlo
    como camina todavía
    la sombra de mi perro
    en el recuerdo.
    El tiempo,
    el tiempo relativo
    que inverna lo cierto,
    si fuese real
    haría incierto lo cierto.
    El perro que me tuvo y tuve
    los dos fuimos compañeros,
    caminantes de caminos sueltos
    y siempre los dos soñando
    sueños ciertos.
    Pero eso,
    Lo del perro que tuve y me tuvo,
    fue
    en otros tiempos,
    cuando ninguno de los dos
    llevábamos las anclas
    de los barcos
    en los que navegan
    los viejos.

Deja un comentario