La Reserva Federal (Fed)  dejó los tipos de interés de referencia entre el 0.25 % y el 0.50%

La Reserva Federal (Fed) optó hoy por la “cautela” a la hora de proseguir con la senda de ajuste monetario, al dejar sin cambios los tipos de interés, a la vez que rebajó sus previsiones económicas en Estados Unidos del 2.4% al 2.2% para 2016 debido a la creciente debilidad global.
“Los acontecimientos económicos y financieros globales continúan suponiendo riesgos para EEUU”, afirmó el comunicado de la Fed, que dejó los tipos de interés de referencia entre el 0.25 % y el 0.50%.
Como consecuencia, el banco central llevó a cabo una rebaja de dos décimas en los pronósticos para EEUU en 2016, que su presidenta, Janet Yellen, calificó de “leve, no dramática”.
En este sentido, y durante su conferencia de prensa tras conocerse el comunicado de política monetaria, Yellen subrayó que “la cautela es apropiada”.
Si bien la decisión de no tocar los tipos formaba parte de lo esperado por los mercados, sí que sorprendió la notable rebaja en sus previsiones sobre el ritmo del ajuste monetario en EEUU.
En diciembre, cuando la Fed subió tipos de interés por primera vez en casi una década, los miembros del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) señalaron como posibles hasta cuatro alzas.
Hoy, sin embargo, el organismo evocó un máximo de dos subidas de tipos a lo largo de 2016.
La Fed subrayó que la buena salud de la economía estadounidense en los últimos meses, que se ha estado expandiendo “a un ritmo moderado” pese a la volatilidad financiera y económica de “los meses recientes”. En su comparecencia, Yellen realizó un rápido recorrido por la economía global.
Para la presidenta de la Fed, la ralentización en China va en línea con lo “anticipado”, mientras que los indicadores de Europa y Japón apuntan a una “debilidad” algo mayor de lo esperada.
La decisión del banco central estadounidense coincidió con la divulgación esta mañana el dato de inflación correspondiente al mes de febrero.
Aunque mostró un bajada del 0.2% en el índice general de precios al consumidor, los analistas señalaron como dato positivo la inflación subyacente, aquella que descarta energía y alimentos como componentes más volátiles, que aumentó un 0.3% el pasado mes.
La Fed, que cuenta con un doble mandato de fomento de pleno empleo y estabilidad de precios, se había mostrado preocupada por la persistente baja inflación en EEUU pese a la consolidación de la recuperación económica.
En su intervención, Yellen aseguró que se estaba empezando a observar un “repunte” de los precios e insistió en su confianza en que poco a poco se irá acercando a la meta del 2% anual.
Por lo que se refiere al mercado laboral afirmó que prevé “un mayor fortalecimiento” y destacó que la tasa de desempleo se encuentra actualmente en el 4.9%, la menor desde 2008 y en niveles cercanos al pleno empleo.
Wall Street recibió con optimismo la prudencia expresada por la Fed y cerró hoy al alza, con el Dow Jones de Industriales, su principal indicador, avanzó un 0.43%.
“La Fed espera volver a alzar los tipos este año, pero no parecen estar apurados a medida que siguen preocupándose sobre los acontecimientos globales. La probabilidad de una subida tan pronto como abril ciertamente parece baja ahora”, dijo en una nota el experto Jim OSullivan, de High Frequency Economics.
Más directo fue Steve Blitz, de ITG Investment Research, al sostener que el banco dirigido por Yellen “básicamente había pasado de la fantasía a una visión más realista de la economía de EEUU”.
La próxima reunión de la Fed está prevista para los días 26 y 27 de abril.

Deja un comentario